Ir al contenido principal

Una canción…

Canta, me dijo Dios. Y no tenía opción.
Leí en mi Biblia el capítulo en el que David derrotó a Goliat, y le dije a Lucas que íbamos a pelear contra muchos monstruos, pero que íbamos a ganar. Le dije que la alabanza a Dios en medio del dolor es la más pura y la que más le agrada. El dolor tendría que irse. Canta con tu mente, le dije porque todavía no podía respirar bien.
Así que comencé.
Sentado en tu Trono rodeado de Luz,
A la diestra del Padre gobierna Jesús

Con ojos de fuego con rostro de sol
Cuando abre su boca es trueno su voz…
Poderoso, en Majestad y Reino, Poderoso…
Poderoso en Potestad e Imperio, Poderoso…

Aquí la pueden escuchar.
http://www.youtube.com/watch?v=0zW7x4qy0K

El dolor se fue. Una hora sin dolor. Una hora cantando. Hasta que llegó la morfina. Pero cuando falto una hora nuevamente, Lucas ya no me dijo me duele, si no –‘’mami empezá a cantar otra vez’’-
Nunca recibí una lección de alabanza como esa. No es una fórmula, sólo fue lo que Dios me pidió a mí. Creo que cada persona tiene una experiencia diferente y personal con Dios.
El 22 de junio, su saturación llego a 99, o sea ya respiraba lo necesario, el 23 le sacaron el oxígeno. Y empezó a comer, o sea a probar juguitos en cucharita.
Pero apareció otro monstruo, una mañana se quejó de dolor de panza, y en mis anotaciones de pipi, (porque tenia que medir y anotar la hora y la cantidad de pipi, que hacía), no figuraba hacía rato, nada. El medico lo revisó, y me dijo que su vejiga estaba muy grande, no estaba orinando, había que ponerle una sonda. ¿Sonda? ¡Otro dolor!
¿Por qué? Le pregunté, y me dijo que la morfina como efecto secundario hacia eso. No, le dije que espere un ratito que Lucas iba poder hacer pis. Obviamente no me hizo caso. Él era el médico, se fue y trajo las cosas necesarias. Le dije -‘¿y si hace pis? ¿Suspende la sonda?’’- Y me dijo que sí, pero eso es muy difícil. Si esperamos más hay que pincharle la vejiga.
No puede ser, así que no esperé y oré, le pedí a Dios que Lucas haga pis YA. Entró un enfermero y me vio preocupada, le expliqué lo que pasaba y me dijo, -si lo sentamos un poquito tal vez la gravedad ayude, no perdemos nada con probar-, me ayudó a levantar a Lucas del cuello y la espalda y.
Quiero hacer ¡pis! y en un ratito hizo pis dos veces. Se suspendió la sonda.
Esa noche me puse triste, y pensé- ¿qué va pasar?
Entonces abrí mi Biblia y apareció la promesa para Lucas, el versículo que será mi lema, siempre.
Lucas:
Pero en aquel día yo te libraré, dice Jehová, y no serás entregado en manos de aquellos a quienes tú temes. Porque ciertamente te libraré, y no caerás a espada, sino que tu vida te será por botín, porque tuviste confianza en mí, dice Jehová.
En el libro de Jeremías 39:17 y 18
En una agenda, anotaba todo, ahora la tengo entre mis manos. Y ese día anoté, como seis personas, entre papás del colegio de mis hijos y gente de la iglesia, que nos visitaron y nos ayudaron económicamente. Dios seguía trayendo provisión. También me entregaron una tele para Lucas y un pequeño equipo de sonido, para escuchar música. Y un ventilador, que Roberto un amigo más, se dio cuenta que necesitábamos.
Entró a ver a Lucas y se percató de que todos transpirábamos de calor, pero nosotros no sentíamos nada ni frío ni calor, uno se vuelve indiferente a las sensaciones propias, a nada, no tiene hambre, sueño, pierde la noción del tiempo. Los que pasaron por esto lo saben y los que no, ¡disfruten de lo que tienen!



Thursday, March 26, 2009.

A song…

Sing, God told me. And I had no choice.
I read in my Bible the chapter where David defeated Goliath and I told Lucas that we are going to fight several monsters, but that we would win. I told him that the praise to God in the middle of pain is the purest and the one He delight with. The pain must go away. Sing in your mind, I said, because he could not breathe properly yet.
So I started…
Sitting on your throne surrounded by light,
On the right hand of the Father governs Jesus
With eyes of fire with the face of sun
When he open your mouth, his voice is thunder ...
Powerful, in Majesty and Kingdom, powerful ...
Powerful, in Powers and Empire, powerful ...

Here you can listen to: (Spanish version)
http://www.youtube.com/watch?v=0zW7x4qy0K

The pain was gone. An hour without pain. An hour singing. Until the morphine arrived. But when one hour was missing again, Lucas did not tell me that hurt him, but – Mum, started singing again-
I never received a lesson of praise like that. It was not a formula, just what God asked me to do. I think every person has a different and personal experience with God.
On June 22, the saturation reaches 99; it means he was breathing well. The 23rd they took him out oxygen. And he began to eat, that is to say, to taste little amount of juices with a spoon.
But there was another monster, one morning he complained about a stomached; and in my pee notes (because I had to measure and record the time and the amount of pee) did not appear anything for some time. The doctor checked him, and told me that his bladder was very large, was not peeing, a catheter will be fitted. Catheter?? Another pain!!
Why? I asked, and told me the morphine side effect do that. No, I said him to wait more Lucas will be able to pee. Obviously he did not listen. He was the doctor, went out and brought the necessary things. I said – what if he pee? – Probe suspended? – and he told me: Yes, but that is very difficult. If we wait for more time we have to prick the bladder.
This cannot be happening, so I did not wait and prayed to God that Lucas pee NOW. A male nurse came and saw me worried, I explained what happened and told me: ¨if we sit him a little may be gravity might help, we don´t lose anything trying¨, he helped me raised Lucas from neck and back, and…
¨I want to pee! ¨and in a bit peed twice. Probe was suspended.
That night I was sad, and I thought, what will happen??
Then I opened my Bible and the promise for Lucas appeared the verse that will be my motto – promise always:
Lucas:
17 But I will rescue you on that day, declares the LORD; you will not be given into the hands of those you fear. 18 I will save you; you will not fall by the sword but will escape with your life, because you trust in me, declares the LORD.’”

In the book of Jeremiah 39: 17 & 18.

In a diary, I record everything, now I have it in my hands. And that day I wrote, about six people, including children parents from my school and people from church, who visited us and helped us financially. God was still bringing supplies. I also received a TV for Lucas and a small stereo to listening to music. And a fan, that Robert a friend realized that we needed.
He came to see Lucas and realized that we all were sweating, but we did not feel neither hot nor cold. One becomes indifferent to the feelings of their own, it is nothing, is not hungry, is not sleepy, lose track of time. Those who went through this know already and those who don´t, enjoy what you have!

Comentarios

Daniel dijo…
Elda cada día que pasa me das lecciones de vida, sos una persona admirable que nunk se rindio ante los momentos + adversos de la vida, agradezco un monton al Señor por tu vida, la de lucas y la de toda tu hermosa familia.Estoy muy orgulloso de tener una amiga como vos. DaNiB
KuKu1489 dijo…
me doy cuenta que quienes pasamos por esto tenemos las mismas situaciones con diferentes casos..yo tuve cancer a los 16 años ya tengo 21 y soy feliz gracias a DIOS y a mi familia que me apoyo en todo sentido los amigos nunca me dejaron solo

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…