Ir al contenido principal

Una guerra, muchas batallas

Quimioterapia tras quimioterapia, pasaban las semanas. No tengo otro registro en mi mente de esa época, sólo que el jueves teníamos quimioterapia, y que Susana y Rosana eran las mujeres que amorosamente desviaban sus caminos y venían en su auto para llevarnos a Lucas y a mi al hospital.
Qué amigas me gané, con el tiempo y nuestras rutinas de madre, ya casi nos las veo, Rosana es funcionaria de un banco y vive ocupadísima, viajando, y tiene tres hijos, (que fortaleza tenemos las mujeres para hacerlo todo). Rosana es un ejemplo y además se mantiene preciosa. Ella compartió conmigo momentos que me marcaron, y supongo que a ella también. Quedó en mi corazón. Amiga.
 Y Susana, una empresaria, que tiene una lucha muy parecida a  la mía y siempre anda con la porte de una victoriosa, me enseñó muchas cosas y compartimos muchos sentimientos. Tener un hijo especial como los que tenemos nosotras es un privilegio solo entregado a valientes mujeres.
Hijo especial= Madre especial
Susana y Rosana son la mujer de la que habla la Biblia en el libro de los proverbios capitulo 31
10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
 Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

Una noche, Dios le dijo algo a mi hija, la más grande. No me pregunten como. Solo sé, que ella sabe que Dios le habló:-''Mami, Dios me dijo que va sanar a Lucas pero, usando a los médicos''- Clarito. Dios también decide como lo va hacer. Por eso es Dios.
Iba a ser largo. Pero teníamos una promesa de Dios, no sólo de que llegaríamos al final, si no también, de que él nos acompañaría.
En la Biblia un pasaje muy utilizado para recordar la protección de Dios en lo que emprendemos es Josué 1:9
Dice así:
 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.  
 Pero nunca le presté atención al detalle. No temas ni desmayes. Dios le estaba diciendo a Josué: -''Lo que te espera es tan difícil que a veces vas a sentirte desmayar, te van a temblar las piernas, vas a tener miedo, vas a sentirte impotente, pero debes ser valiente y fuerte para resistir, porque no importa lo que veas, YO ESTOY CONTIGO''
¿Algunas vez sintieron esa clase de miedo, del que Dios le anunciaba a Josué que iba sentir?
Seguramente que sí.
Si Dios quería podría hacer que Josué no pase por tanto esfuerzo. Josué tenía que conquistar un territorio habitado por otros pueblos, que Dios le dijo que le entregaba, esa era la ''Tierra Prometida''. Pero yo me pregunto, en vez de pelear pueblo por pueblo y tener que conquistar de a poco. ¿Por qué Dios no mató a todos de un terremoto o algo así como sólo el Dios de los Israelitas puede, y ya esta? Por qué no envió una gran peste y los liquidó de una buena vez y luego le decía a Josué. Ya los maté, anda limpia y ocupa tu tierra. No.
Así fue conmigo. No va haber milagro instantáneo. Vas a pelear, quimioterapia tras quimioterapia batalla tras batalla. Como Josué, vas a temblar de miedo. Vas a sentir impotencia ante la posibilidad de la pérdida. Pero cuando estés allí apunto de desmayar, me vas a ver a mi, porque YO ESTOY CONTIGO. Así se aprende a depender de Dios y confiar a pesar de todo. ¿Saben lo que le pasaba a Josué cuando no obedecía las órdenes de Dios? Perdía las batallas. Y algunas ordenes no eran muy lógicas, le pedía que camine al rededor de una ciudad fortificada, 7 veces, y sin usar armas, y así conquistó la famosa Jericó.
Por eso a cualquiera que lea este blog, quiero que sepa ese mismo Dios que me ayuda a mi, es para todos y se puede tener una relación con él fácilmente. Es muy accesible. Yo lo conocí desde chica. Solo una dulce oración, sincera entregándole todo lo que uno es. Y después seguir este consejo que también lo recibió Josué...
Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá   bien.  
Josué 1:8
Habla de la Biblia...
A mi me funcionó. Y Lucas lo sabe. Estos meses fueron 12 sesiones de quimioterapia, cientos de pinchazos, punciones, mareos, dolor de panza y de cabeza, no sentir el gusto de la comida por meses, uñas desfiguradas, sin pelo, pero hay que seguir, no temas ni desmayes....
Mañana sí, continuo...

Comentarios

Ceci dijo…
Elda! cada día mejor... en serio, cuando termines, que te parece escribir un libro? dar un paso mas alla?
Sos una bendicion realmente...
lenchi dijo…
Leerte me fortalece, me bendice! No dejes de escribir que para quienes la peleamos nos sirve de aliento las victorias y tropiezos de otros guerreros! Te mando un abrazo!
Es un honor para mi Lenchi, toda una profesional del periodismo que me leas y te bendiga!!gracias!!!!!!!!
Ada Asucena dijo…
hola ELDA, hoy me entero de toda esta experiencia de BENDICIONES, DE MILAGROS, DE LUCHAS Y DE UNA FE FIRME!!!!! por Dios Hija preciosa,,, cuanto te haz fortalecido.... aun no puedo asimilar todo asi de un golpe. Víctor me lo contó hoy.... y aqui estoy a estas horas leyendo cada página que escribiste... SOLO TE DIGO QUE AQUI ESTAMOS... mas soldados para SEGUIR!!! lo mejor se viene ELDA, nuestro PAPÁ es sabio en todo... y despues de grandes batallas.... SOLO TU PODRAS DISFRUTAR CON LUCAS Y CON TUS QUERIDOS MAS CERCANOS!!! la inexorable forma en que PAPÁ nos cuida y nos mima... Te quiero... te envio un abrazote...
soy Ada (1985*by Panambi-retá)... hablamos en breve... T.K.M.

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…