Ir al contenido principal

Vivir!!


Una tarde, mi esposo vio a un médico sentado junto a Lucas, parecía estar dormido junto a su cama. No puedo olvidar su nombre, Dr. Rodrigo Quevedo.
Pero el Dr. Rodrigo ese día no estaba durmiendo. Entre sus manos tenía un rosario. Tocando las cuentas entre sus manos, levantaba sus rezos a favor de mi hijo. No sólo hacía su trabajo, no sólo lo que aprendió en la facultad, él estaba utilizando todos los recursos que tenía para salvar a un niño.
No sé donde estarás hoy Dr. Rodrigo, pero tus oraciones llegaron al cielo. ¡Gracias!
Cuantos niños internados necesitan un jueguito. Muchos no pueden moverse, las vías en las manos y brazos le impiden escribir dibujar o levantarse, un jueguito electrónico les ayuda a pasar las largas horas. Días. Meses. Esperando liberarse de los tubos y volver a correr por un patio.
A Lucas le regalaron un jueguito electrónico de esos de mano. Mis alumnos, se despegaron de sus apreciados juguetes, para que Lucas no se aburra. A él le gusta Mario Bross. Y removieron cielo y tierra, pequeños héroes, hasta conseguir el casett de Mario para él.
Antes de que llegaran los jueguitos, doctores como Rodrigo les prestaban sus celulares. Cuando se cansaba del jueguito del mío.
Cuando salió de alta, su tío Gustavo, le regaló un Play Station, para jugar en casa. Qué feliz me puso. A casi todas las mamás nos molesta que nuestros hijos estén horas en la play, pero para mi la play era una bendición, mantenía a Lucas quieto, lejos de lastimaduras o golpes peligrosos. El tío Gustavo, también le regaló un montón de cosas más, para que no nos falten en el hospital. Y por meses compró la costosa leche que toma Lucas. Nadie le mencionó nunca que Lucas necesitaba esa leche. El había perdido a su padre en la misma condición, y conocía las necesidades de la gente que hace quimioterapia. Sólo llegaba a casa cada semana con dos latas, de la importantísima leche. ¡Gracias Gustavo!
Un día la abuela de Lucas se quedó con él en el hospital. De repente se escucharon gritos y llantos de gente grande. No eran niños los que lloraban. Entonces mi suegra dijo-’’ ¿qué es eso?''- A lo que Lucas respondió sin levantar la mirada del jueguito: ''seguramente alguien murió, acá todos los días alguien se muere''-…
Hoy estoy tremendamente agradecida porque lo tengo acá corriendo y haciendo lío detrás de mí. A veces suelo decaer por problemas menores, económicos o de la vida en general. Pero recordar que hace un año lo único que yo anhelaba no se podía comprar ni con todo el oro del mundo, me hace recapacitar. Cuán feliz soy. Tengo vida. Esa vida sobre la que nosotros no tenemos ingerencia alguna. Ese futuro que no tenemos comprado. No porque estemos sanos hoy, sabemos que tendremos vida mañana. Por eso vivo agradecida. Y creo que no hay problema más grave que creer que ya no hay solución. Quien tiene fe en Dios, tiene la solución. Quien tiene vida, tiene la obligación de seguir luchando por ella.

Salmos 116


Ya puedo dormir tranquilo

1 Yo amo a mi Dios porque él escucha mis ruegos.
2 Toda mi vida oraré a él porque me escucha.
3 La muerte me tenía atrapado; me dominaba el miedo de morir. ¡Sentí una angustia terrible!
4 Entonces le rogué a Dios que me salvara la vida.
5 Mi Dios es justo y compasivo; es un Dios tierno y cariñoso
6 que protege a los indefensos.Yo no tenía quien me defendiera, y él vino en mi ayuda.
7 Dios mío, tú has sido bueno conmigo; ya puedo dormir tranquilo.
8 Me libraste de la muerte, me secaste las lágrimas, y no me dejaste caer.
9-10 Mientras tenga yo vida, siempre te obedeceré. Creo en ti, mi Dios, aunque reconozco que estoy muy afligido. 11 Demasiado pronto he dicho que no hay nadie en quien confiar.
12 ¿Cómo podré, mi Dios, pagarte todas tus bondades?
13 Mostrándome agradecido y orando en tu nombre,
14 y cumpliéndote mis promesas en presencia de tu pueblo.
15-16 Dios nuestro, a ti te duele ver morir a la gente que te ama. ¡Líbrame de la muerte, pues estoy a tu servicio!
17 Llevaré hasta tu altar una ofrenda de gratitud, y oraré en tu nombre.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…