Ir al contenido principal

Un propósito, un buen fin

La tos seguía y nadie me creía, yo sabía que la tos era el sonido de los ganglios apretando todo otra vez. Y volví a preguntarle a Dios qué pasaba, ¿acaso había visto tantos milagros para que él se lleve tan rápido a mi hijo?
Pero, yo ya empezaba a tener bien claro como funcionaba este feed- back entre Dios y yo. Era cuestión de entender lo que Él esperaba de mí. Dios sabe de qué material fuimos hechos. A cada uno de nosotros, él nos hizo, Él es El Artista. Porque un fabricante hace cosas en serie, Dios, no. Por eso me gusta llamarlo Artista. Como artista sé que cada cuadro que yo pinto es diferente. Aunque todos tienen características mías, también sé, que nunca un cuadro es igual a otro. Aunque haya querido pintar lo mismo. No me sale igual. Así Dios nos hace diferentes. Es por eso que no creo en las fórmulas. El camino es diferente para cada evento en la vida y para cada persona. Tal vez a otras personas Dios les regaló un gran milagro de sanidad instantánea. Y no dudo que aún lo seguirá haciendo. Pero en mi relación personal y única con Él, el proceso tenía que ser largo, así como fue. Y no sé hasta cuando. Ni cómo va seguir. Solo sé que yo aprendí la forma que Dios trata conmigo. El principio es el mismo para todos, Dios no quiere que suframos.
El modo a seguir es ''El Camino'' y eso ya estaba claro hace mucho...Yo soy el Camino, la Verdad y La Vida. Simple, esa es la respuesta, Jesús, en una relación única con cada persona, solo Él puede decirte como seguir.
Lo que pasa es que nosotros pedimos solamente soluciones temporales a nuestros problemas cotidianos, desde económicos hasta graves enfermedades, lo único que pedimos es salir de allí. Muchas veces salir del problema no era el objetivo de Dios, por eso permitió que entráramos en el problema.
El objetivo de Dios es que aprendamos a desarrollar nuestra confianza en Él, dentro del problema. Él sabe cómo nos hizo, hasta donde vamos a soportar. Pero la decisión es nuestra. Solo hay dos caminos dentro del sufrimiento. Uno, es culparnos y culpar a Dios. "Dios no existe por eso me pasan estas cosas", "Dios no me ama", "yo soy buena persona", "no le hago mal a nadie", o cualquiera sea nuestra justificación, para no merecer tal padecimiento, incluso pensar que nos lo merecemos porque somos pecadores es erróneo. Si nos convencemos de que Dios es malo, no lo buscaremos más, y no le permitiremos beneficiarnos. Simplemente nos alejaremos más y más de Él hasta la muerte espiritual. De ahí en más solo llega la amargura y el resentimiento con la vida misma. Por no haber tenido las oportunidades que tuvieron los otros cuya suerte fue mejor. Todo es absoluta mentira. Todos tenemos en la vida algún gran monstruo a quien enfrentar, y Dios nos capacitó para vencer ese obstáculo. Pero la decisión correcta es pensar que si sufrimos es porque el está queriendo que veamos cómo dentro de nuestra incapacidad humana, confiando en él, y poniéndolos en sus manos CIEGAMENTE, podemos superar ese gran monstruo. Mi monstruo se llama cáncer, se llama miedo a que les pase algo a mis hijos, y tengo unos cuantos miedos más, bien fuertes, que me desequilibran. Pero él me entregó los medios para vencer esos monstruos, me dio fe, me dio perseverancia, me hizo valiente cuando yo soy cobarde por naturaleza, me hizo rica siendo pobre, me convirtió en una guerrera de batallas que no creía jamás ni pisar. Pero lo hizo con un propósito. Y hoy cuando aparece algún monstruito, es para que ponga mi fe actuar de nuevo y lo deje a Jesús hacer milagros. Y para que pueda ayudar a otros a superar sus propios monstruos.
En la Biblia dice:

5 Pero Tomás le dijo:
    --Señor, si no sabemos a dónde vas, ¿cómo vamos a saber el camino?
6 Jesús le respondió:
    --Yo soy el camino, la verdad y la vida. Sin mí, nadie puede llegar a Dios el Padre.
7 Si ustedes me conocen a mí, también conocerán a mi Padre. Y desde ahora lo conocen, porque lo están viendo.

En el libro de Juan capitulo 14

Comentarios

cyber_ninia dijo…
y yo que pensaba que ya lucas estaba crado que ya EL nos avia hecho el milagro, pero es verdad el SR. saben como lo hace y cuando lo hace porque el es perfecto y no se equivoca.... y pensadolo bien ya vi el milagro es Lucas es ese ninio que tienes a tu lado y que te esta ense/ando mundos que no conocias, que son duros si! pero igual imprtantes que los buenos....

besos para lu y para vos
P i l i dijo…
Me conmovió tu relato, entre buscando alguna información sobre el cancer porque tengo a mi papá, a mi tia y a mi mejor amiga, enfermos. No se ni como afrontar la situación y llegue a este blog, que me hizo ver las cosas de otra manera. A ti, todas las bendiciones para que este proceso en que estas con tu hijo, salga avanti, que el camino del cielos se les abra y ese miedo que es tu reto, desaparezca ante la bondad y el amor de Dios. Que Dios los bendiga a ti y a tus hijos.

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…