Hoy

En el avión de vuelta por casualidad viajaba un empresario que asiste a nuestra iglesia, otro buen samaritano, que al vernos se nos acercó en pleno vuelo y después de preguntarme sobre el estado de Lucas me preguntó si necesitaba algo. Le conté que quería tener conmigo a mis nenas en las vacaciones de mi esposo en enero.
Y me preguntó qué me faltaba. Le expliqué que necesitaba pasajes, y él me los regaló.
Fue así como Dios me dio esos quince días con mis nenas. Un milagro más.
Hace unas semanas Lucas está con tos. Para los que siguen mi blog saben lo que eso significa. Así que hace un semana viajamos a Buenos Aires y aquí estamos en la Fundación esperando resultados. El panorama no es muy alentador. Y aunque me puse un poco mal, mi compromiso es no dejarme caer. No importa el 'panorama'.

No hay comentarios.:

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...