Ir al contenido principal

A Dios rogando y con el mazo dando

Es una frase que no esta en la Biblia. Pero no por eso, deja de ser apropiada.
Lucas debe hacerse controles cada tres meses. Entre esos controles, se encuentra uno muy caro (acá en Paraguay 1000 dólares). Llamado Centellograma Corporal Total con Galio 67.
Estos controles se los viene haciendo, con dificultades, que no vale la pena contar.
Era para es parte de la rutina de nuestra lucha contra el cáncer.
En Paraguay directamente ni te cuentan que existe porque ningún seguro medico lo cubre, ni el estado, entonces no existe. Por lo menos para las personas de escasos recursos.

Yo no me enteré de este método de diagnóstico hasta que lo llevé a Lucas a Argentina.
Allá no solo le salvaron la vida, si no que además, hasta ahora si no lo conseguía en un Hospital, el susodicho estudio, lo conseguía en otro.


Pero, esta vez, se me puso un poco más difícil que de costumbre.
Comenzando desde el vamos. No tengo mil dólares para el centellograma, más el viaje de control a Buenos Aires.
Si tuviera que hacerle los estudios de control aquí, tendría que contar aproximadamente, con dos mil dólares,  y cada tres meses.
Si, el cáncer es caro.
Ahora bien, empecé a buscar hospitales en Buenos Aires, donde pudieran hacerle gratis el centellograma.
Y entre correos, recibí uno.
Con buena onda, queriéndome ayudar, pero trayendo a colación la problemática de la que soy protagonista.
El sistema de salud argentino colapsa. Y es un grave problema ético, dejar sin asistencia a los innumerables extranjeros que encuentran esperanza de vida en Buenos Aires.
Con respecto a la salud en Paraguay, no tengo palabras.
No es mi intención usar mi blog como medio de denuncia, para eso están los otros medios. Mi objetivo es dar aliento a los que están en lo mismo o en alguna situación de vida o muerte.
No importa la gravedad del asunto hay que seguir peleando.
Yo necesito un centellograma para mediados de octubre y luego para mediados de enero y así.
Claro, sé que Dios me ayudará a conseguirlos.
Me pregunto, ¿cuantas madres de cuantos Lucas estarán como yo?
Así que, amigos si están en problemas, no importa de que índole,  a Dios rogando y con el mazo dando. La lucha no ha terminado. 

Comentarios

Federico dijo…
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Gracias Federico por tu ayuda, borre tu comentario porque no quería que se publiquen tus datos, sin tu autorización. Mil Gracias!!
Usted dice:
"...A Dios rogando y con el mazo dando...
Es una frase que no esta en la biblia. Pero no por eso no deja de ser muy apropiada."

Usted tiene razon, esa frase no esta en la Biblia, pero por favor permitame decirle que el principio si está en la Biblia y no solo es apropiado sino tambien es oportuno. Lo puede ver en el siguiente relato.


http://www.biblegateway.com/passage/?search=2%20Reyes%2013:14-19&version=RVR1960

Dios le continue bendiciendo.

<*))))><

Entradas más populares de este blog

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

Soy experta

Hoy estaba en el supermercado seleccionando verduras y en ese contexto llegó este post a mi cabeza. Repollo, tomates a diez mil guaraníes el kilo, olores y colores, ese fue el detonante inspirador.  Todo comenzó cuando estiré del rollo ese de donde se desprenden las bolsas de polietileno. La corté de un solo tiro. Eso no es fácil, son años. Después encontré papel higiénico de oferta, mientras calculaba los ingredientes que me faltaban y hacía las cuentas mentales para no comprar lo que estoy segura es más económico en otros comercios. Al salir de ahí fui a dos lugares más, un distribuidor de lácteos y otro supermercado. Casi todos los días hago eso, si no lo hago yo, envío a alguno de mis hijos teniendo en mi mente cada góndola y precio, cada vendedor callejero y sus horarios. Además, manejo los “metadatos” (información de la información) Y un diagrama de flujo mental que me dice en segundos las posibilidades de cambiar o no la característica del producto o no según presupuesto o exist…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…