Batman

Como siempre, tendré que aclarar, que no voy a generalizar para que no piensen que doy formulas mágicas o espirituales para resolver problemas. Insisto en que lo que les voy acontar es una experiencia personal.
Pero tal vez, le sirva la receta a otra persona.
Cualquier semejanza con otros matrimonios es pura coincidencia.


Acabo de descubrir (mas vale tarde que nunca), que a pesar de que estoy enamorada de el increíble Hulk desde que tengo tres años...me case con Batman.
En mi entrada anterior les hable de una duda, mis miedos,  y de que mi marido, huyó, de una situación insoportable, para el.
Y descubrí, hace poquito nomas, que , cuando tiene problemas que no puede resolver, se mete en una cueva.
Emocionalmente hablando, las mujeres cuando tenemos problemas, sencillos o terribles, tendemos a compartirlos. Los hombres no. Ellos se aíslan, a su cueva, intentando en soledad, solucionar sus problemas.
Eso para las mujeres es traducido en un definitivo, no me quiere mas. No le importa, perdió la sensibilidad, etc.
Porque comprendí esto, pude recuperarme de ciertos ´´supuestos´´ abandonos de mi esposo.
En su momento provoco en mi una herida, pero hoy viéndolo de una manera mas fría, comprendo lo que le pasaba, porque ahora le pasa lo mismo con otras situaciones que no puede resolver.
En es momento yo necesitaba su apoyo, pero también El, necesitaba ayuda. Todos estábamos en crisis. 
El se alejó de todo, pero no se alejo de nosotros, solo intentaba sobrevivir.


Y la cueva de Batman, es un recurso masculino ante tanto dolor e impotencia
Yo pataleé, corrí atropelle, pedí, oré y lloré. 
Lo que si se es que ahora cada vez que Batman, se esconde en la cueva, ya no pienso que no me quiere.
Solo se que necesita esconderse allí para solucionar con sus innumerables inventos, su problema, ya que como sabrán , Batman carece de superpoderes. Si señores. Batman no tiene un solo superpoder. Batman es un humilde mortal, que inventa cosas para combatir su problema.
El error que a veces cometemos las mujeres es que en vez de llamar con el teléfono rojo... armamos un escándalo o un incendio o robamos un banco para que Batman aparezca.
Mi esposo huyó, porque podía.Yo también muchas veces quise salir corriendo de mi propia vida.
Batman, no podía soportar que su hijo, que es su propia cara, este al borde de la muerte.
Hoy no puede soportar que la plata no le alcance. Como a muchos hombres que no soportan que a pesar de que trabajan y trabajan no pueden darle a sus hijos y su mujer lo que ellos se merecen.
Tratemos de comprender a los hombre-murciélago que tenemos en nuestras vidas....
Nunca dejó de amarnos, nunca nos traicionó, solo huía, para protegerse. Para no enloquecer.
Y como es un hombre especial, a pesar de la carga insoportable, no se refugio en cosas que pudieran dañarnos o dañar lo a el mismo. 
Si tuviera que volver a elegir, lo volvería a elegir a el.


La biblia dice:
 ...siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor. Efesios 4:2


Palabra clave en el matrimonio y cualquier relación humana..tolerancia...


Hoy

Después de haber terminado tres meses de quimioterapia, los médicos me dijeron que como consolidación, Lucas necesitaba un trasplante autologo de células madre en la médula.Es un proceso laaargoo. El Dr. Guillermo Drelichman, fue el encargado de dirigir este complicado proceso en el que se le administra una dosis de quimioterapia suficiente para matar  a todas las posibles células malignas que queden por ahí escondidas, pero que como consecuencia, destruye por completo la médula osea. A ver si me explico, destruye un montón de cosas del cuerpo pero todas ellas ''reviven'' como el pelo, después de finalizar la quimio. Pero la médula no puede.Entonces si el trasplante no se realiza , simplemente la médula no se regenera. Las complicaciones probables son innumerables.En el mejor de los casos, durante 21 días aproximadamente, Lucas viviría dependiendo de los tubos y las maquinas que alimentarían su cuerpo sin médula.Totalmente aislado.La preparacion para la estraccion de celulas madre y despues el transplante duro como un mes.Esos 21 días son los que tarda la médula en ''prender''.
Lucas tenia que estar totalmente sano. Eso significa, sin mocos, sin caries, sin granitos, nada, nada, nada.
Parecía que llego el día. Un mes de espera, un mes de cuidados, todos los días le hacían un análisis de sangre para saber si había suficientes células madre en torrente sanguíneo para la extracción.
Ese dia, 15 de mayo, los  análisis dieron positivo, era el día y  nos fuimos directo al Favaloro.
 Mientras nosotros nos internábamos para el trasplante. Dios no me dejo sola, como siempre mando un representante. Diana ,estaba conmigo.Ella me pagó el remise desde el Gutierrez hasta el Favaloro. Se quedo con Lucas mientras yo firmaba papeles. A a las 12:30 yo estaba internando a Lucas, quinto piso, y mientras su papa se subía a un micro para irse.Tal vez huía..Eso fue muy triste para mi, yo no lo podia entender.
Nos dijeron cuando firmábamos las autorizaciones, que habia 50 % de chance de que salga vivo del trasplante, pero si no lo hacíamos, el 100% de probabilidades de que la bomba de tiempo que tenia en le pecho, se active y chau esperanzas. Asi que no teniamos opción.
Cuando los pediatras lo revisaron parecía estar todo bien, pero había algo que yo había visto esa mañana cuando lo bañe, tenia un pequeñísimo granito en el pecho.
Mis esperanzas de volver pronto a mi casa con Lucas sano, se esfumaron. Lucas tenia varicela.
Un solo granito. Pero el análisis dio herpes soster.Sus defensas no funcionaban. Se suspendió todo por un mes.En un mes empezariamos todo de nuevo.  Un mes mas en Buenos Aires, lejos, un mes mas sin ver a mis hijas. Un dolor que se agregaba. No sabia que pasaba ya con mi relación matrimonial. Una duda sobre una mujer que se habia ganado la amistad de mi esposo, que estaba alejado en todo sentido de mi. Solo una duda, pero el miedo me carcomía el alma. No eran simplemente celos paranoicos.Era miedo a seguir en el camino de la posibilidad de perder aun mas. Una  inseguridad absoluta.
Todos esos dolores fueron creciendo. Y una prueba mas llegaba a mi vida. Lucas tenia varicela, con lo cual, no podíamos volver a nuestra segunda casa, la Fundación. Alli no podiamos ir a desparramar entre gente inmunosupriminda nuestro virus. Así que esa noche nos fuimos al departamento de Diana mi amiga.
Pero ella no vivía sola. Y al segundo día de estar allí, la otra persona decidió que no podíamos quedarnos allí mas tiempo.
Abre derramado tantas lagrimas, que me sequé.
Llore desconsoladamente. Era sábado. No tenia dinero para un hotel, ja! no tenia dinero para nada.
No podía pedir ayuda en la fundación porque era sábado, la oficina no funcionaba.
Dije basta. Ya habían pasado tres días de mi esposo se había ido y no se volvió a comunicar. Me sentí muy sola, muy deprimida. De repente mi esposo se conectó al mesenger. Y le dije mándame los pasajes en lo que sea me voy. Ya no doy mas, siento que soy una carga para todos, para vos, porque necesito que me envíes dinero y te molesto  a cada rato, a los demás porque me tiene que socorrer, este capricho de mantener vivo a Lucas es mio. Fue mi idea. No doy mas, esto se termino. me vuelvo  a Paraguay y que pase lo que tenga que pasar. Era el día de la madre en Paraguay.
Llame a alguien para felicitarla, no era mi mama.Solo se que entre las palabras que me dijo, esta frase me destruyo. Estaba muy sensible.
``Lucas es un pozo sin fondo´´, estaba hablando del dinero. Lo que quería decirme es que todo el dinero que se destine a mi utopico objetivo, era como tirar dinero en un pozo sin fondo.
Esos fueron días de mucho dolor.
Hoy miro para atrás. Hoy veo a Lucas jugando con sus hermanas, con el pelo largo, en el piso. Se va solo al almacén de la esquina. Come, corre, fuimos  a la iglesia ayer. Me fui anoche al concierto de Jan Luis Guerra.
Bailé de felicidad. Tal vez tenga muchas cicatrices.Pero las cicatrices no me pueden quitar la felicidad presente. Dios restauró la médula de Lucas, nuestra vida, mi familia. Valió la pena, aguantar un poco mas.

No hay nada mas lindo que saber que cada paso que di, aun en la mas onda tristeza, tenia el cuidado de Dios.
Se que mucha gente oraba por Lucas, y por mi familia. Yo se que Dios puede hacer milagros. Los viví.
Se que sana al cuerpo y se que sana el alma.
Y anoche mientras bailaba al ritmo de las percusiones de Juan Luis Guerra, recordé lo que dice en el Salmo 30...

Tu cambiaste mi lamento en baile.

Miedo

Hay días en que leo yo misma lo que escribí, y no lo puedo creer.
Cuando pasa el tiempo uno intenta, tal vez, en defensa de su propia psiquis, olvidarlo todo.
Lucas esta tan bien , que parece que esto es un cuento. Que nunca sucedió.
Pero no quiero olvidar esa vehemencia, con la te creía, Dios.
Necesito un par nuevo de alas, las que tenia se me gastaron.
Tantas voces diciéndome que eran falsas..que tal vez no volaba que solo me arrebataba el viento.
Que no me diste nada, que todo fue suerte.
Que ya no piense, que ya no recuerde, este episodio negro de mi vida.
Pero no puedo.
No se ni como sobreviví a ciertas cosas.
De hecho hay cosas que no sobrevivieron en mi.
Necesito que me des fuerzas nuevas, necesito levantarme, como lo hacia cuando su vida estaba en peligro.
Hoy no le tengo miedo al cáncer.
Hoy le tengo miedo a todo lo demás. Al maltrato. A que no me quieran.
Hoy tengo miedo a la soledad.
Tengo a Lucas tengo a mis nenas, pero cuanto de mi, quedó sano?
Sálvame porque no se porque no tengo fuerzas.
Ahora necesito salud en el alma, y a veces pienso que es mas difícil de curar.

El Pelo de Lucas





Hay personas que queriendo consolar o minimizar la cuestión, me decían -no te preocupes ya le va crecer-
Eso no tiene importancia. Le queda  lindo. Es nene.  
No se imaginan el dolor que significa para toda la familia eso. Es como una marca, no se puede ocultar, por la cual, todo el mundo sabe que tiene cáncer. Es lo que hace que la gente extraña te mire con lástima.
Sus miradas de compasión, para mi eran amenazantes. Quería gritarles ¿que miran?, ¡no se me va morir!, yo voy a estar acá para que eso no suceda. Dios me lo prometió. Y creer que lo que decía yo misma lo tenía que creer.
No es una cuestión simplemente estética, es mucho mas.

Es lo que nos sucede a las madres que tenemos un niño con algo especial. Y que aquello especial no se puede ocultar. Y menos si la gente se encarga de hacer notar que nuestro niño no refleja la felicidad de este mundo. No es un héroe de Disney. No es Harry Potter, nadie quiere ser como él. 
Para una madre nada más importante que su hijo. No importa lo lejos o cerca que este de terminar sus días o de lo difícil que aparentemente se les hizo vivir. Para una madre su hijo es su hijo. Y estos niños, a los que la vida se les hizo más difícil, son el verdadero ejemplo de éxito. Eso es pelear. Eso es tener garra.
Los ´adultos´ tiramos la toalla, solo por que estamos depre, porque nuestros amigos no nos llaman, o porque la gente no nos aplaude. 
He visto gente deprimirse y podían caminar, trabajar, comer y dormir en paz. 
He visto niños jugar, con sonda naso gástrica.
Matías y Samara, jugaban al te mientras hacían quimioterapia. Lautaro, tomaba la teta, mientras se hacia quimioterapia.

Y nosotros nos deprimimos por que la plata no nos alcanza.
Santiago me envía sms desde su cama con respirador artificial. Ellos quieren vivir.
Mi mal consejo: si creen  que tienen problemas, váyanse un rato a visitar a un niño con alguna enfermedad terminal, ellos y sus padres les van a enseñar que es vivir. 
El pelo de Lucas esta largo, es precioso. Pasó, se fue la pelada. Se fue el estigma.
Hoy es normal, pero aprendimos que la vida de los anormales es solo para valientes. 



Un dia mas

Lucas hoy estuvo con mis queridos amigos Stella y Hernan Luna. Digamos que la misión de estos dos agentes secretos de Dios, fue y seguirá siendo, hacer que mis días sean mas llevaderos en la Soledad.
Hoy llevaron a Arturo y a Lucas a Puerto Madero, a pasar el día.
El otro día, alguien, me dijo que haberlos encontrado fue cuestión de suerte.
Yo estaba sola, con Lucas, en mis días de hospital y fundación, y no tenía nadie con quien compartir, que no fuera alguien por ahí de la fundación. Así que le pedí a Dios que me de una amiga. Pero la pedí con detalles. Le dije a Dios que quería una mujer sabia, que crea como yo, y que tenga una familia como la mía, solo alguien así podría entenderme. Ademas, debería estar a mano, o sea a mi alcance.
Y según un amigo mio, fue un golpe de suerte.
Un día vino a visitarme a la fundación. Un amigo en común, Guillermo, le dijo que había una señora que estaba con su nene enfermo y tal vez una visita le haría bien.
Ese día conocí a la Negra. Fue como si nos conociéramos de siempre. Encontré un lugar donde tomar mate con una amiga. Saben, vive a una cuadra, de la Fundación. Tiene tres hijos, y es una mujer sabia.
Le gusta tanto Michael Smith como Phil Collins...como a mi.
Le gusta David Wilkerson, y a mi también.
Lloré muchas veces en sus hombros.
Lucas jugó con Tincho.
Y mancho mil veces con chocolate su mantel...
El lunes vamos a saber los resultados de la tomografía de Lucas. Pero mientras tanto, hoy tuvo un día feliz, jugó en la arena mojada en Puerto Madero, porque Hernan los llevó a pasar el día allí.Y le hizo compañía a mi esposo.
Gracias amigos!
Cuanta suerte tengo!!

Control

  Lucas está en Buenos Aires, nos costó bastante conseguir los pasajes, esta vez no fue fácil. Pero lo importante es que ya está allí. Se fue en colectivo, con su papá. No es un paseo, y el lo sabe. La última vez que viajamos, el me dijo -mami, no me quiero ir-. Yo tampoco, le dije, pero tenemos que ir. Hay mucha diferencia entre un paseo, y un viaje de control. No importa la forma de viajar, avión o colectivo, remise o bus, la cuestión es el objetivo. Ir al hospital nunca es grato para nadie. Hoy se hizo una tomografía a las 5 de la tarde. Hablé muchas veces por teléfono con su papá, a pesar de los costos. Vendí un cuadro y les pude enviar dinero, porque se le terminaba. Podría decirse que justo a tiempo. Mañana tiene que verlo un neumólogo. Así como vamos, están los resultados listos el viernes, y el lunes consulta con su doctora. Así, pasajes mediante, el martes vuelven.
Hay días como hoy, que me da la impresión de que esta maldita enfermedad ya esta muy lejos de Lucas, ahora solo es cuestión de que dejar que Dios de a poco sane las secuelas psicológicas,  económicas  y familiares que esto nos dejó.  A veces como hoy pienso que Lucas ya esta sanito, pero nosotros todavía estamos haciendo el esfuerzo de poder recuperarnos, no es fácil.

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...