Ir al contenido principal

Batman

Como siempre, tendré que aclarar, que no voy a generalizar para que no piensen que doy formulas mágicas o espirituales para resolver problemas. Insisto en que lo que les voy acontar es una experiencia personal.
Pero tal vez, le sirva la receta a otra persona.
Cualquier semejanza con otros matrimonios es pura coincidencia.


Acabo de descubrir (mas vale tarde que nunca), que a pesar de que estoy enamorada de el increíble Hulk desde que tengo tres años...me case con Batman.
En mi entrada anterior les hable de una duda, mis miedos,  y de que mi marido, huyó, de una situación insoportable, para el.
Y descubrí, hace poquito nomas, que , cuando tiene problemas que no puede resolver, se mete en una cueva.
Emocionalmente hablando, las mujeres cuando tenemos problemas, sencillos o terribles, tendemos a compartirlos. Los hombres no. Ellos se aíslan, a su cueva, intentando en soledad, solucionar sus problemas.
Eso para las mujeres es traducido en un definitivo, no me quiere mas. No le importa, perdió la sensibilidad, etc.
Porque comprendí esto, pude recuperarme de ciertos ´´supuestos´´ abandonos de mi esposo.
En su momento provoco en mi una herida, pero hoy viéndolo de una manera mas fría, comprendo lo que le pasaba, porque ahora le pasa lo mismo con otras situaciones que no puede resolver.
En es momento yo necesitaba su apoyo, pero también El, necesitaba ayuda. Todos estábamos en crisis. 
El se alejó de todo, pero no se alejo de nosotros, solo intentaba sobrevivir.


Y la cueva de Batman, es un recurso masculino ante tanto dolor e impotencia
Yo pataleé, corrí atropelle, pedí, oré y lloré. 
Lo que si se es que ahora cada vez que Batman, se esconde en la cueva, ya no pienso que no me quiere.
Solo se que necesita esconderse allí para solucionar con sus innumerables inventos, su problema, ya que como sabrán , Batman carece de superpoderes. Si señores. Batman no tiene un solo superpoder. Batman es un humilde mortal, que inventa cosas para combatir su problema.
El error que a veces cometemos las mujeres es que en vez de llamar con el teléfono rojo... armamos un escándalo o un incendio o robamos un banco para que Batman aparezca.
Mi esposo huyó, porque podía.Yo también muchas veces quise salir corriendo de mi propia vida.
Batman, no podía soportar que su hijo, que es su propia cara, este al borde de la muerte.
Hoy no puede soportar que la plata no le alcance. Como a muchos hombres que no soportan que a pesar de que trabajan y trabajan no pueden darle a sus hijos y su mujer lo que ellos se merecen.
Tratemos de comprender a los hombre-murciélago que tenemos en nuestras vidas....
Nunca dejó de amarnos, nunca nos traicionó, solo huía, para protegerse. Para no enloquecer.
Y como es un hombre especial, a pesar de la carga insoportable, no se refugio en cosas que pudieran dañarnos o dañar lo a el mismo. 
Si tuviera que volver a elegir, lo volvería a elegir a el.


La biblia dice:
 ...siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor. Efesios 4:2


Palabra clave en el matrimonio y cualquier relación humana..tolerancia...


Comentarios

mari canaria dijo…
Otra vez por aquí, jeje. Hay muchos Batman por ahí y es cierto lo que dices. Pero eso no quiere decir que sean malas personas y que no sufran, al contrario. Lo que pasa que el aprendizaje de la lucha y de enfrentar las frustraciones no lo tienen, pero es cuestión de aprender. Los hombres tienen el rol de solucionar, tu les cuentas un problema y enseguida piensan en cómo solucionar y no en compartir sentimientos como nosotras. Y cuando no ven salida se meten como dices tú en su cueva, que puede ser deprimirse, huir lejos el alcohol o las drogas. Es la realidad, pero tan solo es problema de aprendizaje. Hay que por lo tanto enseñarles a afrontar con cara al frente. Cuando fuimos creados Jehová le dijo a Adán te he hecho una ayudante como complemento, y a veces las mujeres intentamos llenar el vacío que debería llenar el hombre, pero eso no los ayuda, bueno es lo que pienso.... Perdona por lo extenso. Besitos

Entradas más populares de este blog

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

Soy experta

Hoy estaba en el supermercado seleccionando verduras y en ese contexto llegó este post a mi cabeza. Repollo, tomates a diez mil guaraníes el kilo, olores y colores, ese fue el detonante inspirador.  Todo comenzó cuando estiré del rollo ese de donde se desprenden las bolsas de polietileno. La corté de un solo tiro. Eso no es fácil, son años. Después encontré papel higiénico de oferta, mientras calculaba los ingredientes que me faltaban y hacía las cuentas mentales para no comprar lo que estoy segura es más económico en otros comercios. Al salir de ahí fui a dos lugares más, un distribuidor de lácteos y otro supermercado. Casi todos los días hago eso, si no lo hago yo, envío a alguno de mis hijos teniendo en mi mente cada góndola y precio, cada vendedor callejero y sus horarios. Además, manejo los “metadatos” (información de la información) Y un diagrama de flujo mental que me dice en segundos las posibilidades de cambiar o no la característica del producto o no según presupuesto o exist…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…