Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2009

Gracias

No escribí porque me siento cansada, ¿cansada de luchar? y si puede ser, y creo que es de humano s cansarse. A veces no doy más. Pero sé que del otro lado del mundo hay gente que sufre mucho más, y no se dan por vencidos así que, yo no puedo caerme.
Sigo adelante con las fuerzas de Dios. Gracias Juan, Clara, Ceci, Suegra, Diana, Diana y Chone, Dr. Aziz, Fundación Argentina de Transplante Hepático, CFA, CEPB, gracias. Ayer Dios me volvió a sorprender una vez más. Estuvimos en Buenos Aires la semana pasada. Volvimos el lunes porque estábamos esperando un turno del Hospital Argerich. La doctora Laura es la amiga de Lucas, que permite que le se haga un centellograma con galio 67, allí, porque el del Gutiérrez, no funciona. Como había que esperar más de una semana vinimos Asunción, porque acá estamos mejor, en nuestra casa. La verdad, es que para mi estar allá ya es casi insoportable. No teníamos más dinero, para volver, ni para nada. Pinté y pinté, hasta agotar mis lienzos. No sé como transc…

Se puede

Hay tantas cosas que no quiero decir.
Pero puedo acordarme de lo que tengo en vez de pensar en la inseguridad de lo que no tengo.
Puedo pensar que no importan los pronósticos, o lo que pueda suceder, Lucas sigue haciendo lío, y está sonriente.
Puedo pensar que hoy no nos faltó para comer u abrigarnos, y que tengo a mis cuatro hijos conmigo.
Puedo agradecer a Dios por el dibujito que me regaló Sol, por que pude ver bailar en el colegio a mi Ana, y porque Lucía me cantó una canción.
Puedo agradecerle a Dios por los amigos que tengo. Que están pendientes de mis necesidades, y por la inmensa cantidad de gente que me cuenta que levantan una oración por mi familia y por Lucas cada día.
Tengo mucho que agradecer. Me toco vivir en la parte del mundo, donde hay agua potable, Internet, espacio, aire puro, PAZ.
Y además, pase lo que pase tengo donde golpear puertas, tengo puentes, y formas de encontrar recursos para hacer de todo para que Lucas esté bien.
A veces me siento muy cansada, pero lo mejor es…

Algo anormal

Pero dice algo así. Todo es hermoso en el tiempo de Dios. Y somos eternos como Lucas, sin que Elda entienda porque suceden algunas cosas desde de el principio hasta el final de mis días, se que todo lo que Dios hace es para siempre, y no hay nada de más ni falta nada en su obra. Y Dios lo hace para que sepamos que el es Dios. Esa es mi interpretación y me consuela en el dolor. Y espero que a ustedes también.
Un amigo, dos amigos, tres amigos. Hoy estaba muy triste, todo es muy confuso, no saben que pasa con Lucas, pero en medio de tanta tensión, vuelvo a sentir, que no estoy sola. Dios sigue apareciéndose con cara de gente, se disfraza de Juanes, de Psicóloga, de Cecilia, de Anita, de Anne, de doctor, de Lucas, pero me habla y me consuela.
Esta canción me la envió un amigazo, y dice.
Él es capaz de transformar en plena luz la oscuridad,y realizar algo sin igual; el puede ver tu interior y poner paz donde hay dolor cerrando así las heridas que alguien causó.Tú decides caminar, en lo seco…

Sin entenderlo

Stella "La Negra" yHernán Luna son para mi, más que un par de amigos. Ellos no se imaginan lo que son para mí. Y voy a usar el mensaje que Hernán predicó el domingo porque me impactó. Dice Eclesiastés 3:11 al 15 (léanlo) Pero dice algo así. Todo es hermoso en el tiempo de Dios. Y somos eternos como Lucas, sin que Elda entienda porque suceden algunas cosas desde de el principio hasta el final de mis días, se que todo lo que Dios hace es para siempre, y no hay nada de más ni falta nada en su obra. Y Dios lo hace para que sepamos que el es Dios. Esa es mi interpretación y me consuela en el dolor. Y espero que a ustedes también.

Hoy

En el avión de vuelta por casualidad viajaba un empresario que asiste a nuestra iglesia, otro buen samaritano, que al vernos se nos acercó en pleno vuelo y después de preguntarme sobre el estado de Lucas me preguntó si necesitaba algo. Le conté que quería tener conmigo a mis nenas en las vacaciones de mi esposo en enero.
Y me preguntó qué me faltaba. Le expliqué que necesitaba pasajes, y él me los regaló.
Fue así como Dios me dio esos quince días con mis nenas. Un milagro más.
Hace unas semanas Lucas está con tos. Para los que siguen mi blog saben lo que eso significa. Así que hace un semana viajamos a Buenos Aires y aquí estamos en la Fundación esperando resultados. El panorama no es muy alentador. Y aunque me puse un poco mal, mi compromiso es no dejarme caer. No importa el 'panorama'.

Navidad

Lucas hacía cinco días de quimioterapia, de 8 horas cada sesión. De Lunes a viernes. Después del sí de los doctores, empezábamos con la colocación de la vía. Esas 8 horas eran eternas.  Lucas preguntaba cada 20 minutos cuando terminábamos. Gracias a Dios en la sala de Hospital de Día del Gutiérrez, hay televisores con cable, y los chicos pueden ver dibujitos y de alguna manera se distraen, pero cuesta. Allí compartía mis días con las otras madres que sentadas inmóviles al lado de sus sillones de quimioterapia, ni siquiera podíamos leer o hacer algo para distraernos. Por alguna razón ninguna madre podía concentrarse en esas actividades de ''peluquería''. Yo pensé que era la única que no podía leer, pero era una constante, ninguna mamá leía, o hacía otra cosa que no fuera estar pendiente de su hijo. -Pásame ese juguete o ese libro o pone más fuerte la tele-, estábamos al absoluto servicio de nuestros chiquitos. A veces, si tenía crédito en mi celular podía chatear, con quien…