martes, 28 de julio de 2009

Magi y Oti

Cuando Lucas estaba en medio de quimioterapias y mas quimioterapias el tiempo se hacia largo e interminable. En la FATH (Fundación Argentina de Trasplante Hepático) vivían otras familias, con otras historias.
Con ellos compartíamos los días, las mismas esperanzas de que todo termine para volver a nuestras casas, a nuestra cuidad de origen. Pasábamos meses, y había gente que llevaba allí años.
Con Magi, me identifiqué, teníamos historias muy parecidas.
Ella es docente, y tenia 4 hijos igual que yo. En la fundación vivía con Bruno, su hijo mayor con quien se turnaba para cuidar en el hospital Garrahan a Oti, que se había transplantado de medula, y que después de muchos meses no salía de alta por las complicaciones. Bruno tenia 16 años y era muy amigo de Lucas, le prestaba su celular y jugaba a la ajedrez con él.
Ella, había dejado en Tucumán, al cuidado de sus parientes y del que fuera su esposo a sus dos pequeñas hijas de 2 y 5 años. Cuando las niñas estuvieron de visita por la fundación en Buenos Aires, yo me pegué a ellas, porque me recordaban a mis nenas. A esas nenas les faltaba mamá, a mi me faltaban mis nenas.
Oti (Octavio) tenía la edad de Lucas, siete. Magi vivía casi mi misma historia. Había dejado todo, para estar en Buenos Aires, por su hijo. Estaba batallando con Oti. A veces la veía llorar sola en la terraza, y sabia perfectamente lo que sentía.
Un lunes me contó que viajaba a Tucumán porque sus nenas lloraban por ella. Entonces vino el papá de Oti, y ella se fue, pero antes de irse me dijo que tenia miedo que mientras ella no esté le pase algo a Oti. Así con el corazón partido, se fue. El jueves la mandaron llamar de urgencia. El viernes llego a las 9 de la mañana, y tres horas después Oti murió en sus brazos. La esperó. Raras veces lloro cuando escribo el blog, pero este recuerdo me hace llorar. Me abrazó y lloró, y me dijo que Dios no existía, y si existía era muy malo. Yo simplemente me quede sin palabras. Me dijo que Oti le pidió conocer el mar, y nunca lo llevó. Me hizo prometer que llevaría Lucas a conocer el mar. -‘Que no te pase lo que a mi, hace lo que sea,  pero llévalo’-
Vi como juntaba sus cosas, la habitación que durante meses fue su casa, para regresar sin Oti.
Fue ese día cuando yo me di cuenta que nunca había pensado en la posibilidad de volver a Paraguay sin Lucas. Literalmente estaba en su piel, fue insoportable, me destrozó.
Hoy le dedico mi entrada a Magi, una luchadora como yo, que nunca voy a olvidar, y a la memoria de Octavio, quien después de mucho dolor al fin descansó.

domingo, 26 de julio de 2009

R2




Cuando tenía 18 años conocí a este hombre que ven acá. Como era muy chica e inmadura creí que era el príncipe azul (no sabia que los príncipes azules destiñen al primer lavado). La verdad es que conocí mejores tipos, (aparentemente)  pero todos tenían un defecto, no eran el. No se como hizo, pero se adueñó de mi mente y de mi corazón. Tan fuerte fue el hechizo, que en dos años me casé con el. Lo que más admiro de él es su nobleza e inteligencia, es un cerebro de perfil bajo, no le gusta que la gente conozca sus superpoderes. Es paraguayo con sangre italiana, y habla y lee muy bien inglés. Casi nadie sabe que también sabe portugués, y que tiene un titulo de mecánico de autos. Adora los bebes, sabe cambiar pañales a las nenas (misión imposible para muchos). No hay computadora o equipo de audio que se le resista. Cuando ambos éramos jóvenes  lo vi llorar muchas veces. Si el normal de los seres humanos tenemos dos oídos y una boca para escuchar mas que hablar, el debe tener cuatro oídos, porque es su mayor habilidad, tanto como persona, como en lo profesional,  sabe escuchar. El es la única persona en el mundo que siente lo mismo que yo es este asunto. Les presento al papá de Lucas. Lucas es su clon, son físicamente iguales. También como yo jamás se imaginó que le podía pasar esto. Nadie esta preparado. Se los aseguro. Estos últimos dos años, sí, lo vi llorar. Ama tanto a Lucas como yo. Fue tan golpeado en el alma como yo, y vive todo desde la óptica de los hombres, que por cierto es bastante diferente. Nunca pensó que perderíamos a Lucas. Siempre le hablo y le transmitió que esta enfermedad se va terminar y un día (como hoy) va estar sano. Nunca se resignó, aún en el peor día. Y en eso estuvimos iguales, de acuerdo sin hablarlo. Muchas veces fue difícil decidir, y pasamos por situaciones de mucha tensión, stres, y nervios. Este ultimo mes estuvo allá, solo con Lucas, y hizo el trabajo de andar por el hospital sacar turnos, levantarse temprano, estar lejos, entender a los doctores. Lucas tiene muchos motivos para estar orgulloso de su papá. A él, le dedico mi entrada de hoy. Porque él es la persona mas importante en Mi hijo y yo en la lucha contra el cáncer.

miércoles, 22 de julio de 2009

Es mejor dar que recibir

El otro día charlaba con una amiga, Gladys y le decía que había entendido en carne propia lo que significa esta afirmación bíblica. ¿Saben porque es mejor dar que recibir?, porque estar del lado del recibe significa necesitar algo, sin embargo quien da, es porque tiene los recursos para dar, no que le sobre, pero sí, que puede hacerlo. Recibí muchas bendiciones de amigos que me ayudan, pero quisiera poder estar del otro lado. Si sos de los que podes dar, disfruta de eso, aunque sea pequeño aquello que podes dar, porque es mejor dar que recibir. Si doy abrazos es porque tengo amor y cariño, si doy aliento es porque tengo para dar palabras de fe, si doy dinero es porque tengo para dar. Espero un día poder ayudar a otras madres como a mí me ayudaron, es mi anhelo. Y les agradezco infinita mente a todos mis amigos en este mes de la amistad, ellos saben, no me alcanza toda la WWW para nombralos y contar lo que me ayudaron. Solo les puedo decir gracias, los quiero mucho, y como siempre digo, son las manos de Dios en mi vida. Lucas esta bien, hoy le hicieron un estudio que le salio muy bien, y probablemente el fin de semana ya esta conmigo otra vez. Gracias por sus oraciones.

jueves, 9 de julio de 2009

Inalcanzable

Hoy tengo a flor de piel un dolor que me agobia. Y no tiene nada que ver con Lucas.
Por más que una se esfuerce por ser lo mejor que una puede, no puede.
Solo eso, para mí ser lo que ellos esperan de mi, es inalcanzable hoy.
Lo único bueno que les puedo decir es que, Dios me sigue queriendo igual, así como soy.
Y cualquiera que en este momento me este leyendo le aseguro que también, aunque tu familia te desprecie,( injustamente o porque realmente seas despreciable). Dios te ama.
Alguien me quiso tanto que no miro mis defectos y se entrego, por mi.
Por El sigo, porque o si no la tristeza me consumiría hoy mismo, y no tendría más ganas.
Lucas esta bien, sigue con estudios, pero hasta ahora no hay recaída parece. Ya lo extraño mucho, necesito que alguien rompa de un pelotazo mi nuevo florero.

Gracias por compartirlo

Mis libros son de

Atención

Si encuentran alguna explicación médica, es únicamente lo que yo como mamá, en el proceso, entendí.

Nada de lo que esta escrito debe ser usado como referencia de diagnostico o síntoma.

Hoy Lucas esta en remisión, y vive normalmente.