Ir al contenido principal

Estar quieta

Ayer tuve como una sensación de no estar haciendo nada. Y me dio, cierto sentimiento de culpa. Pero para eso viví lo que viví,  para que esto no me vuelva a pasar.
Les explico.
Cuando Lucas se enfermo, alla por el 2007, yo no me quedaba quieta. Desde que me acuerdo , cuando termine la facultad ya estaba trabajando en dos colegios. Y al mismo tiempo tenia 3 hijos. Y un marido que tambien conlleva una inversion de tiempo. Cuando estaba embarazada de mi ultima nena, trabaje hasta los 9 meses. Corria del colegio a mi casa. Estaba agotada.  No se puede trabajar todo el dia,  llevar un embarazo, tres hijos pequeños y ser una loba de noche. Una termina destruida, pero parece que jamas me hubiera dado cuenta, de que el sueldo no podia compenzar ciertas cosas, hasta que tuve que frenar de golpe, y sin air-bag.
De repente todo se volvio nada. No podia trabajar, no veia mas a mis nenas, chau marido, lo unico que podia hacer era esperar que los dias pasen.Viajamos a Buenos Aires a buscar esperanzas y allí estaba sola con Lucas.
De el año y medio que duro todo esto, solo fueron aproximadamente tres meses de internacion, y mas o menos 50 dias de quimioterapia. Habia semanas, que solo podia esperar que llegue el viernes para ir al hospital a hacerle un hemograma a Lucas. Esa era toda mi agenda. De lunes a jueves, nada, pero nada. Solo acompañar y cuidar a Lucas. No me gustaba ver la tele. No me gusta leer. Solo me gusta hablar. Y no tenia con quien, si bien Dios me habia regalado unas amigas, ellas tenian sus vidas ''normales''. Y por telefono no podia porque no tenia dinero para llamadas internacionales. No tenia computadora, ni internet.
No podiamos salir a pasear, Lucas no estaba en condiciones ni de ir conmigo al almacen.
Fue alli donde el unico que podria escucharme interminablemente era Dios.
Y ayer despues de recordar eso, pensé, claro que estoy haciendo algo!!!
Estoy en mi casa, dormi en mi cama, mande a estudiar a mi hija de 12 años, bañe a mi nena de tres, abrace a mi nena de seis y cocine para ellos. No vieron ningun programa de tv, que yo no sepa de que se trata. No abrieron ninguna pagina de internet, sin que yo tuviera control. Las preguntas que se les presentaron, las conteste YO. Ya no trabajo, pero ahora no cambio esto por nada. Aprendí que estar quieta tambien es hacer algo. Sobre todo cuando no podemos cambiar nada, solo esperar que Dios haga lo suyo.

Estad quietos, y conoced que yo soy Dios
(Salmo 46.10)

Comentarios

Vanessa dijo…
Fabuloso. Me encantó.
Bruno Valenzano dijo…
Algo semejante me pasó el año pasado. Viví esa absorción indeseable y casi irresistible del activismo y la rutina. Pasaba poco tiempo con mi familia, con mi novia, en mi facultad, con mis discipulos y hasta con Dios. Hasta que por medio de un mensaje (DVD de Cash Luna) entendí que: No puedo reemplazar por dinero aquello que no se puede comprar con el mismo. Ejemplo: No puedo reemplazar el tiempo con mi familia por quedarme más horas en el trabajo porque ese dinero que gano no puede comprar ese tiempo perdido.
Gracias Elda por compartir siempre tus vivencias y lecciones de vida!
BLANCA PARODI dijo…
ELDA, MI AMADA AMIGA, SIEMPRE DIGO, ERES UNA SUPER MADRE, UNA MADRE FUERTE QUE VA A HACER LO IMPOSIBLE POR SU FAMILIA, ESO SI ES HACER ALGO!!! Y CUANTO!!! TQM.
CADA DIA DIOS TE LLENE DE SABIDURIA PARA SEGUIR CAMINANDO DE SU MANO. CARIÑOS A TODA TU FAMILIA.
Marijo dijo…
¡Como siempre tan genial! Sos un poco la voz de la conciencia de todas las que te leemos.
Besos y adelante (ya regresé al mundo) jajaj
Anónimo dijo…
LO QUE ESCRIBES ES TAN CIERTO, CREO QUE EL FAMILIAR MAS CERCANO AL PACIENTE SIENTE LO MISMO....
SENTIR QUE LO QUE HACES NO ES SUFICIENTE, CAMBIAR TU ESTILO DE VIDA POR COMPLETO, SOLO CONTAR LOS DIAS EN EL CALENDARIO; PERO A FINAL DE CUENTAS, DESCUBRES LO CERCA QUE ESTAS DE LOS QUE MAS QUIERES Y QUE QUIZA ANTES NO LO HABIAS ESTADO.....
Y TE DAS CUENTA DE QUE HUBO COSAS QUE CAMBIARON, Y HA SIDO PARA BIEN, APRENDES MUCHAS COSAS AL VIVIR TODO ESTO...

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…