No me quiero ir

Como verán, la rutina no va conmigo. No me gusta ver siempre lo mismo. Ningún diseño me satisface, así que lo cambio a cada rato. Hoy Lucas se fue de excursión a una granja.Todo sigue bien. La vida normal después de todo el drama, es un paraíso que pocos tienen la oportunidad de valorar.
Mi vida normal con todos los problemas normales de una familia, es una fiesta continua para mi.
A mi me deberían preocupar mil cosas. ¿Pero para que ? ¿si yo no puedo cambiar nada? Mejor me tranquilizo bien. Y espero.
La verdad es que no tengo ni un poco de ganas de viajar a Buenos Aires. De repente me puse a calcular que tengo  que volver a estar lejos de mis nenas como dos semanas. No me confirmaron lugar en la Fundación. No tengo para los pasajes ni estadía. (que es lo de menos, de verdad no me preocupa). De todos modos no me quiero ir.
Estamos tan bien, fueron casi ocho meses sin pisar el hospital de Niños, sin doctores, sin pinchazos.Con toda la familia junta. Me gustaría llevar a todos conmigo. Me acostumbré a la buena vida. Ya me empezaba a pasar que cuando hablo del trasplante de médula o del cáncer, no estoy hablando de algo que me haya pasado a mi.
Pero cuando llegan estas situaciones, me acuerdo que la que escribe el blog soy yo, la mamá de Lucas.
Dios me de coraje porque hoy porque no lo tengo. Insisto. No quiero ir.
Acá en Asunción no hace frío.. acá se está mucho mejor.

1 comentario:

VaneRV dijo...

Animo profe! tomalo como un paseo con Lucas, caminen en las plazas bien abrigados y hagan el control de rutina que hay que hacer! Dios proveerá para todo :) Bendiciones!

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...