Gracias, por dar lo que les costó

Hace unos días, conversando con mi esposo e hija, ellos recordaron y nombraron a personas que donaron sangre para Lucas. Nunca lo había tenido en cuenta, pedimos donantes, y mucha gente fue a donar sangre sin que nosotros lleguemos a saberlo. Esto fue acá en Paraguay, en Buenos Aires una amiga donó plaquetas.
Y ni sé quienes fueron los donantes de seis bolsas de plaquetas que impidieron que mi niño de desangre.
Donar es un acto voluntario. Quizás muchas veces recordé a aquellos que me ayudaron con dinero.
Pero la sangre, no tiene precio. Y ahora me doy cuenta. 
Los órganos tampoco. Es dar de uno mismo. Cuando renové mi DNI, me hice donante de órganos.
Se que si uno no pasa por esto no entiende la importancia de un poco de sangre. 
En Paraguay hay muy poca cultura en esta área. Es hora de empezar a cambiar este asunto. 
La Biblia cuenta un episodio en al vida del rey David, cuando debía construir un lugar de adoración para Dios. Cuando llego al lugar indicado, y quiso comprar las tierras, el dueño quiso agraciarse con el y le ofreció todo por lo que el decidiera.
Tipo ofrenda al rey. 
Pero David dijo una frase que les transcribo:

No voy a ofrecer al Señor mi Dios holocaustos que nada me cuesten.
2 Samuel 24:24

Por ende, ofrecer en ofrenda sangre u órganos,  es algo que no se porque pero cuesta.
Y no tiene valor, quien la necesita no la va poder comprar ni con todo el oro del mundo.
Medula,  sangre y plaquetas que podemos renovar ¡¡porque estamos sanos!! y todo lo que uno no va usar muerto.
Si donamos los jeans que ya no usamos ¿porque no donamos el corazón el hígado y todo lo demás que ya no aprovecharemos?

Creo firmemente que la vida es así. Hay que dar lo que cuesta o dar no tiene mucho valor, es solo tirar la basura en otro recipiente. Es como cuando me donaron (me pasó), ropa muy destruida, de marca, pero muy estropeada.
Duele recibir esas cosas, ninguna mamá por mas pobre que sea quiere ponerle cosas feas a sus niños.  
Y cuando hablo de ofrendas y sacrificios, hablo de todo eso que podemos dar al prójimo. No de otra cosa. No se puede comprar a Dios con grandes ofrendas. Los milagros no se compran. La Vida no se compra. Sangre y plaquetas es lo mas valioso que Lucas recibió. 
Y los montos de dinero mas bajos son los que mas le costó a la gente que me ayudó. Es así de simple como la viuda pobre del templo.

El mundo esta al revés del Reino de Dios. No se confundan. He dicho

No hay comentarios.:

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...