Mi sueño

Esta semana me llamaron dos personas, para que les hable de mi experiencia. No saben que hacer están shockeados. Un nene de cuatro años con un tumor de Wilms, (cáncer del riñón) cuyos padres ya fueron avisados por los médicos -"si esta droga no funciona, ya no sabemos que hacer"- les dije con todo mi corazón, -en Argentina seguro hay mas posibilidades-. El amigo de una abogada, de 33 años cuyo diagnostico de leucemia aguda, le cambió la vida de ser una mujer que no se quedaba quieta, hoy esta sola en una sala de terapia, mirando el techo. También le dije a su amigo, llévenla. Hace un mes llevé yo a un chico de 16 años y a su mamá al Gutiérrez, no lo aceptaron pero esta haciendo tratamiento en el Argerich,  parezco un poco fanática. Pero se los dije sinceramente. 
Acá en Paraguay, se van a quedar  pobres. El estado no cuenta con cobertura para los que padecen cáncer. Tratar un cáncer largo en un sanatorio privado es igual a perderlo todo. Y cuando digo mucho dinero es mucho dinero. Si yo hubiese tenido que pagar por el trasplante de células madres de Lucas, hoy no tendría Lucas y no existiría este blog. Argentina me regaló a mi hijo. Aunque yo sea una argentina un poco trucha. Hija, madre y esposa de paraguayos, mi argentinidad queda un poco en mi infancia y adolescencia. No quiero hablar mal de ningún país. Porque no todos los argentinos son  Kirchner y no todos los paraguayos son Lugo. Tengo muchos amigos que no pierden la oportunidad de hablar mal de los argentinos. Y así también no escatiman en hablar mal de su propio gobierno como si uno no fuese responsable del gobierno del país en que habita. (por lo menos en democracia)
Bueno me fui por la tangente. O quizás no. 
Alguien tal vez escuchará mi reclamo, si no un hombre, seguro me  escucha Dios. 
Es mi sueño poder ayudar a la gente que sufre esta maldita enfermedad, y deja a la familia destruida económicamente. Son muchos. Cada vez mas se me acercan porque conocen mi experiencia. Y me duele horrores, solo poder ayudarlos con información y fe. 
Me gustaría poder poner recursos en sus manos. Como algunas personas lo hicieron conmigo y lo siguen haciendo. 
Algún día tendré mi fundación. Algún día van a leer que ya la tengo. Ahora no se ni por donde empezar. Solo me queda orar, y un día de estos me bajare del barco a caminar sobre el agua. Necesito un lugar en Bs As para hospedar niños y padres, necesito transporte aéreo gratuito, necesito psicólogos, necesito barbijos gratis, funciones de cine exclusivas para chicos sin defensas, necesito voluntarios, payasos, empresarios, gente de fe. Gente que crea que todos ellos se pueden sanar.
Porque se puede. Si no yo no estaría escribiendo, estaría llevando flores a la tumba de mi hijo. Así de simple. Quiero que haya mas mamás de Lucas. Mas milagros corriendo por sus casas.
Algún día lo voy a ver.


“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, 
a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos.” Amén.

Efesios 3:20-21









1 comentario:

Sara dijo...

Hola Elda, mi esposo tuvo una izquemia cereblal( muerte de celulas cerebrales) q lo dejaron hemiplejico,eso le sucedió con solo 33 años, cuando viviamos en la Argentina( él es argentino)Ellos le cubrieron todo el tratamiento, Dios toco sus corazones, ahora lo jubilaron, por q no puede trabajar, y mi hijo tambien se hace tratar en la Argentina.Ese pais para mi es una bendición de Diosssss

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...