Ir al contenido principal

En Buenos Aires

La odisea comenzó el lunes cuando me avisa Stellita que hablo con la doctoral de Cámara gamma del Argerich (ángeles las dos) y le dijo que nos esperaba el martes a las 11, entonces empecé a movilizarme para conseguir pasajes. Era lunes eh. Unos amigos cercanos ( a veces pienso que pensaran..uh otra vez Elda pero bueno). Ellos empezaron a poner un poquito cada uno. Aun no complete el dinero, pero estoy acostumbrada a saber que mi Padre no llega tarde. Por cierto estaba hablando con El de Arriba como le dice un amigo, y no le gusta que le diga Dios a secas. Prefiere le nombre de papa. Dios es como llamar a un pariente por su cargo, si tu papa es ingeniero no le vas a andar diciendo hola Ingeniero ¿no? Les doy la data por ahí ustedes se animan y dejan de llamar a su padre del cielo por su rango. Fíjense que Jesús no le decía Dios, Lo llamaba Padre. Y yo ahora me vengo a dar cuenta. Ese lunes Clara me invito a tomar café en una confitería linda de Asunción como despedida capuhino y torta. Además me regalo su propia cartera para notebook, porque yo no tenía en que trasportar mi flamante compu. Su esposo me regalo dinero para que me compre unos zapatos, me compre un ‘champion’ (Paraguay) zapatillas (Argentina) y tenis en México. No sé que traducción mas dar, zapatos deportivos en fin. A eso lindos zapatos le debo dos ampollas que ahora carcomen mis deditos :S
Bueno, con la ayuda de una agencia de viajes que creyó que le voy a pagar, vinimos. Me acosté a las dos de la madrugada haciendo valijas, y me levante a las tres y 40.Volamos, desde aeroparque un remisero me quiso cobrar 60 pesos hasta La Boca, le dije no, es mucho, me voy en taxi. Pague 35 pesos. Las valijas eran muy pesadas. Llegue a la fundación. Nuestra segunda casa. Ya les conté una vez que no quería venir. Pero ese sentimiento tan abrumador venia de mi Papa de nuevo. Si yo venía no iba poder asistir a la premiación de UH10 blogs, y perdía el premio. Con razón sentía que no era el momento de venir. Ahora si me anime, ahora tenía paz, eso significa que era lo correcto, lo que mi Padre quería, si no, no iba estar tranquila.. Hace un año que no venía a la Fundación. Nos recibió amablemente Anita la recepcionista, y Eleonora nos dijo cual era la habitación. Estamos en la 106, ya estuve acá, Lucas ya no se acuerda. En esta habitación la pase mal. Hace dos años y unos y meses, ya no soportaba estar acá. Quería que mi esposo venga y me reemplace empecé a tener problemas de salud, pero no hubo caso. El tenía que trabajar. Entre otras cosas menos gratas para mí, que no me quiero acordar porque ya le dije a mi papa que perdone. Nos acomodamos en la habitación que nada tiene que envidiarle a un hotel. Y nos fuimos al chino, versión argentina del coreano, en Paraguay. En realidad son coreanos pero mis compatriotas nunca supieron diferenciar entre japonés chino y coreano. Mal, mal, argentinos, para ellos es medio ofensivo que los confundamos, es como si nos confundieran a nosotros con brasileros.
Bueno ya me fui para los tomates.
En el chino (estoy en Argentina) compre cosas de aseo personal, leche y unos capuchinos que descubrí. Soy adicta la capuchino. Después de haber gastado un dineral, me entregan una bolsa, que el papa de Lucas dejo cuando salió de acá, para mí. Hubiera sido más fácil si me lo contaba no? Ahí había todo lo que acaba de comprar. Llegamos a las 9, a las 11 fuimos al Argerich, y la doc nos esperaba para mañana así que nos fuimos a ver a Nilton que está internado ahí. Estaba con quimio, pero me atendió su mama. Nilton es un chico de 16 años. A su papa le pidieron en Asunción 35 mil dólares para iniciar una quimio mas. Le hable a su papa y vinimos. Acá no fue fácil, no le dieron lugar en la Fundación así que se hospedaron en un hotel, y no los podían atender en el Gutierrez por que la semana del bicentenario colapso a oncología del Gutiérrez. Entonces empezaron la búsqueda de hospital, a Nilton le dolía mucho la rodilla. Fernandez, Roffo, Garraham, ninguno confiaba en los tacos de biopsia paraguayos. Primero querían volver a analizarlos para ver si el diagnostico estaba bien. Remise de aquí para allá con Nilton dolorido y los días pasaban. Hasta que no pudieron mas y lo llevaron al Hospital Alemán (privado) y pagaron . Ahí le dieron unos medicamentos para el dolor y le inyectaron algo, para que aguante hasta encontrar un hospital que lo atienda. En la embajada alguien le dijo Argerich, ahí atienden bien sin dar muchas vueltas. Llego al Argerich, ahí se ocuparon de Nilton. Ayer me decía su mama -tenias razón que diferente es la atención, la comida, todo es gratis. Le terminan la quimio y le van hacer el trasplante. Valió la pena sufrir la primera semana sin encontrar hospital. En Paraguay no hubiéramos tenido esto. Siguen pagando hotel pero no les parece caro comparado a lo que le pedían en Paraguay por un tratamiento incierto. Me puse contenta, misión cumplida un nene más en buenas manos. Gracias Padre. Gracias por Argentina y su salud.
Salimos de ahí entramos en una rotisería con wi fi y a pedido de Lucas que quería comer surubí, comimos milanesas de merluza (el mozo le explico que son primos y lo convenció)
Apenas pude poner al día mi estado de Facebook ya me encontré el talk con mi amiga Marijo y le conté que estaba en la Boca. Quedamos en vernos hoy. De ahí salimos para acá y vinimos a la Fundación donde nos quedamos profundamente dormidos. No era para menos. Estábamos corriendo desde las 4 de la mañana. A la tarde comenzó mi frustración por conseguir señal de internet. No hay caso. El paquete de datos de Personal, no me funciona. Su sistema está con problemas, pero me cobraron 49 pesos para tener una semana de internet que aun sigo esperando que comience. No quiero quejarme no importa si no tengo internet, lo importante que es que tengo médicos como la Doctora Laura del Argerich que atiende a Lucas como si estuviera atendiendo a una celebridad. El anda por ese hospital como “Pancho por su casa”. Le tienen una paciencia de santos, no dejo de admirarla a ella y a su equipo. Son ángeles. Lucas no es un tipo fácil de pinchar. Apenas vio la aguja ayer empezó a temblar y lagrimear, no llora mas, ya es grande, esta todo un señor me dijeron todos. Pero no lo puede evitar. Le tuvieron paciencia hasta que por una vena bastante encallada entro el bendito Galio 67, reactivo que metido dos días en el cuerpo mostrara en la maquina del centellograma que no hay cáncer en los huesos de Lucas. Después nos fuimos a retirar los resultados de la tomografía en el Gutiérrez, ventanilla en la cual Lucas tampoco necesita identificarse, lo conocen por lo gritón cuando lo inyectan. Y bueno que se le va hacer. De ahí nos fuimos a Personal (sigo frustrada) y después a Mac Donald. Mac Donald del Alto Palermo, me atendieron mal y estaba con Lucas y Esther, me hicieron esperar una eternidad y nadie me sonrió con sonrisa Mac Donal. Estábamos muy cansados y se me acabo la plata así que compramos lo justo y volvimos en el 29. Cuando llegue en el comedor me di cuenta que esta vuelta habían como 5 paraguayos. Y empecé a escuchar historias de Odiseas de salvar a los hijos. Mañana les cuento. Iván está bien, ya lo atienden como un príncipe en el Garraham.
Lo que escuche de los papas parece ciencia ficción lástima que yo no escribo fantasías. Ojala hubiera sido fruto de mi imaginación.
Me voy a desayunar. Gracias por seguir atentos a nuestra lucha. Gracias por las cartas y las palabras de aliento.



Son las seis de la mañana. Escribo mientras duermen porque después Lucas me apura con la compu. Ayer a las cuatro de la mañana viajamos para BS AS, estamos una vez más en La Boca, en la FATH. Hoy le inyectan a Lucas el Galio para hacerle el jueves el centellograma. El reactivo se lo inyectan en el Argerich y el estudio se lo hacen en el Alvarez, que aun no me tome le tiempo de saber donde queda.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…