Cobarde y si...

La fe en Dios, no es la certeza absoluta de que Dios va hacer lo que nosotros le pedimos. Parece ilógico pero no tener la seguridad absoluta nos hace tener fe. Si yo tuviera la seguridad total no tendría a fe. Yo no necesito tener fe para que amanezca, tengo la certidumbre de que va amanecer. La incertidumbre nos obliga a confiar. La confianza se gana con el tiempo. La confianza es el fundamento principal, de toda relación. 
Hoy no estoy muy bien de ánimo. Las cosas no salen como yo quisiera. Y hoy no es mi lucha contra el cáncer, es mi lucha contra las cosas comunes de la vida. Esas cosas que uno dice ..bah que pavada, después de haber pasado por tanto que se va caer por poca cosa.
Pero yo también me desanimo. Confío en que el Todopoderoso tiene un propósito con cada situación, así no necesito insistir mucho con un tema, ya se lo dije, ya le pedí, ya lo sabe. Solo me queda esperar una respuesta, mientras tanto confío. Y no es fácil.
Me desanimo un poco el hecho de estar tan expuesta. Ya me lo avisaron, esto de ser pública, trae cola.
Por otro lado, las deudas te hacen pasar muy malos ratos. Y las palabras hirientes…-¿No era que tenías  tanta fe?-
Tengo fe para estar acá escribiendo y diciendo que Dios se ha ocupado de mí, y lo seguirá haciendo. Pero no puedo convertir las piedras en pan (por suerte).
Y cuando me faltan las cosas o las estrategias o tal vez la astucia o la sabiduría para convertir la nada en dinero como los buenos negociantes, me quedo así.
Es que definitivamente no sé hacer negocios, se los juro. Escucho todo el día como mis amigas hicieron fortunas del humo. Y yo no puedo. Compran, venden, negocian, ganan..y yo ni un cuadro se vender. Si, se pintar pero  solo eso, se escribir y solo eso. Los números no son para mí. Que lindo escribís me dice la gente...y de que me sirve.
No quiero que desanimen conmigo. Dios no nos deja nunca. Pero si estén seguros de que soy normal, como cualquiera, que tengo imposibles sin solucionar con muchos ceros, y que cuando la gente ‘especial’  me trata mal también me hace mal.
En fin esta mama de cuatro soles, les deja este mensaje hoy. Gracias por estar allí, y gracias por escribirme, esta semana me dije varias veces –Elda basta de Blog- ponete a hacer algo productivo bastantes problemas ya te trajo-
Pero recibí unas cartas, y me llamaron para pedirme guía para el tratamiento de  un señor con cáncer y bueh, no puedo. Tengo que seguir. Y miren lo que encontré en la Biblia..
Recuerden aquellos días pasados cuando ustedes, después de haber sido iluminados, sostuvieron una dura lucha y soportaron mucho sufrimiento. Unas veces se vieron expuestos públicamente al insulto y a la persecución; otras veces se solidarizaron con los que eran tratados de igual manera. También se compadecieron de los encarcelados, y cuando a ustedes les confiscaron sus bienes, lo aceptaron con alegría, conscientes de que tenían un patrimonio mejor y más permanente.
Así que no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido. Pues dentro de muy poco tiempo,  «el que ha de venir vendrá, y no tardará.
Pero el  justo
vivirá por la fe.
Y si se vuelve atrás,
 no será de mi agrado.»

Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida. Hebreos 10:32 al 38 en la Biblia. 

No hay comentarios.:

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...