Lo tengo todo!

Gracias a todos los que me leen y me siguen, es un honor, hoy llegamos a 12.000 visitas. Nada comparado a otros blogs, pero creo que ustedes son gente especial, que se han hecho parte de mis emociones. Tengo que empezar agradeciendo, a tanta gente que me escribió y decirles que de a poco estoy contestando todo. No quiero hacerlo a los apurones porque quiero sentir cada palabra que escribo. Para mí no son meros seguidores o fans, son parte de mi historia.
Más aun aquellos que me comparten sus luchas personales, muy parecidas a la mía.
Por otro lado, esta entrada en especial es para contarles que el miércoles consultamos con la doctora de Lucas y con informes de resultados en mano, recibimos la hermosa noticia de que Lucas  esta sanito. Un hemograma perfecto. Sus pulmones están impecables. Y tenemos que volver en febrero. Y los estudios complejos recién los tenemos que volver a hacer dentro de un año. Respire hondo.
 Gracias Dios. Vuelvo a mi casa. Otra vez a la vida normal. Solo quería escaparme de Buenos Aires que me torturaba con su lluvia y su viento helado.
Chau fundación. Por seis meses no abra pinchazos. Recién Lucas me mostraba los moretones que le quedaron de la semana pasada cuando para conseguir ese análisis de sangre tuvieron que pincharlo tres veces de cada brazo y no consiguieron nada. Tuvieron que llamar a una enfermera experta en encontrar venas. Y bueh, en la quinta le encontraron una vena buena.
Quise encontrarme con la Colo y María de los Ángeles, mis ex compañeras de colegio, pero no me dio el tiempo, y no me quise quedar ni un día más. Las ganas de volver eran desesperantes.
Llovía fuerte y frio. Esta vez Dios me sorprendió utilizando una amiga lectora del blog, que sin conocerme, me envió una ayuda,  Rosalba y su esposo, pudimos tomar taxis cada vez que  la lluvia y el frio nos sorprendían  al salir del hospital o de madrugada para llegar hasta a allí. Y le pude comprar otro champion (zapatillas, zapatos deportivos) a Lucas porque se hizo sopa el único que tenia. Así es Dios siempre fiel con nosotros. Una ayudita por aquí otra por acá, Dios siempre diciéndome acá estoy.
Volvimos el jueves de Buenos Aires,  llegamos a nuestro departamentito, y nos reencontramos con nuestra divina familia. El viernes almorzamos juntos comida que yo cocine, porque todos querían volver a comer rico. No es mala la comida de la fundación, ni la de mi suegra, pero la comida de la mama tiene ese no se qué, que la hace ser lo máximo. Y festejamos, con una botella de Coca, que es el lujo que nos podemos dar. Reencuentro lleno de cariño, respiro de saber que seguiremos juntos como familia, los próximos seis meses. Y por fe toda la vida.
El viernes hicimos mi esposo y yo una visita muy emotiva para contar lo que Dios hizo con nosotros en la iglesia de unos amigos, y hoy fuimos a la iglesia a recordar la última cena de Jesús comiendo pan y tomando un jugo de uva, con las otras personas que fueron a la iglesia.
Que les puedo decir, aun no pague todos los pasajes, pero sé que Dios no se olvido el ya hizo el cheque en algún lado. Tal vez es un trabajo para mi, o algún trabajo extra para mi esposo, no sé cómo, pero mejor ni me imagino porque Dios nunca lo hace igual siempre lo hace de alguna manera diferente. Para que no pensemos que tenemos la formula.
Lo impagable ya esta, Lucas sigue sano. Lo inmaterial, eso que no se compra, y que es lo más valioso que uno puede tener ya lo tengo.
Cuatro hijos sanos, y conmigo, un esposo sano y que me ama, (y me lo dice, ja) y la seguridad, de que Dios suplirá el resto de las cosas, nada más es necesario para ser feliz. Nada.

De nada sirve preocuparse
     »Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?
 »¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe? Así que no se preocupen diciendo: "¿Qué comeremos?" o "¿Qué beberemos?" o "¿Con qué nos vestiremos?" Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas. 

No hay comentarios.:

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...