Ir al contenido principal

Mis zapatos marrones

                        Ayer mientras viajaba en un 37, mi memoria tuvo un golpe de suerte. 
Digo un golpe porque últimamente me está fallando y mucho, jeje.
Me acordé de que tenía unos zapatos marrones, que me encantaban. No sé ni quien me los regaló, porque eso si me acuerdo. Suelo recibir herencias de primas de buen pasar que dejan zapatos muy lindos en buen estado. Pero estos eran especiales, marrones, mis preferidos. Eran sandalias en realidad, con tacos pero con un diseño muy original. Estas sandalias, fueron una de las tantas cosas que perdí. Antes de viajar a Bs AS con Lucas para buscar una esperanza medica, vivíamos en una casa alquilada. Al poco tiempo de que estuviéramos allá, mi esposo y mis tres hijas fueron desalojados, el ya no pudo pagar el alquiler, y se mudaron con mis suegros. Allí no había lugar para todas las cosas de mi casa, así que mi esposo les pidió prestado a unos vecinos un depósito para colocar todo, muebles, ropa, cuadros, y todo lo que se imaginen.  Cuando volvimos, diez meses después, la humedad y los bichitos habían hecho de la suyas. Entre otras cosas no se a donde fueron a parar mis zapatos marrones. Unas carteras, mi video de casamiento, ropa que guardaba de recuerdo de no sé que. Libros, bicicletas, cuadros. Las sillas y otros muebles se pudrieron. Nada era muy lindo todo era viejo, pero bueno era mi casa. Esos cuadernos de primer grado y carpetas de trabajitos de preescolar y jardín…Mis libros de Arte de la facultad. Fotos…en fin.
Cuando conseguimos un nuevo departamento, no podíamos usar esos colchones húmedos porque Lucas recién trasplantado no podía exponerse a ese ambiente. Tire una infinidad de juguetes y peluches que a él le podía hacer mal. Y las almohadas no servían tampoco.
Ayer me preguntaron si Lucas tenia bici, y eso tal vez me hizo acordar de todo lo que perdimos.
Hasta hace como tres meses, en mi casa no había sillas. Jaja, nuestros amigos lo saben bien.
Unas mamas de los ex compañeritos de Lucas, le regalaron un colchón nuevo y almohadas. Y así volvimos a empezar. No quiero que piensen que estoy sufriendo por eso.
Gracias a Dios perdí la memoria, y nunca me acuerdo que perdí realmente.
Debes en cuando me doy cuenta de que había bicicletas y que tenía unas sandalias marrones.
No sé que libros perdí, solo sé que tenía bastantes. Tal vez me duela el video de casamiento y los videos de mis bebes. Pero todo absolutamente todo era material.
Lucas tiene medula nueva, vida, y la posibilidad de subirse a una bicicleta. Eso no se compra.
Estoy inmensamente agradecida, porque no tenemos bicicletas pero tengo tres hijas y un hijo, que tienen la vida y salud para subirse a lo que sea, y disfrutarlo.
No tengo sandalias marrones, pero tengo piernas y pies para correr en alpargatas
No tengo casa pero tengo una familia, que es y serán mi hogar estemos donde estemos.
Se perdió mi video, pero mi matrimonio está mucho mejor  que cuando me case. Y después del dolor y muchas luchas, estamos como adolescentes enamorados.
Tengo tesoros acumulados en el cielo, y a veces Dios me regala algunos tesoros en la tierra también. J Como el premio, como esta notebook desde donde escribo, como mi curso de Web Master de IDT, y como mi trofeo…

Tesoros en el cielo
                No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.
El ojo es la lámpara del cuerpo. Por tanto, si tu visión es clara, todo tu ser disfrutará de la luz. Pero si tu visión está nublada, todo tu ser estará en oscuridad. Si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué densa será esa oscuridad!
Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas.
                                                                                                                                                            Mateo 16













Comentarios

Paseando por tu blog Elda; a un día antes de la noche de navidad; leyendo de a retazos, líneas de fechas en que escribiste y se me pasó leerlas; no pude seguir sin que el espíritu de Dios me ministrara tanto a travez de tus líneas y tu vida. Eres una campeona; eres una mentora para mí, eres una mujer tan completa que ni una cadena de universidades podría darte tanto, como lo que Dios verdaderamente te ha dado. Y las Gracias no solo sean para tí, sino a EL, que nos dá la victoria en nuestras circunstancias mirando tu vida reflejandose en la nuestra; con tu espíritu de luchadora afable y tierna a la vez, nos destellas...
Gracias pr esta labor, no dejes nunca de escribir.... tú me has impulsado tambien a hacerlo.
Te bendigo a tí , a Lucas y a toda tu familia.
Realmente eres una MADRE DE NACIONES!

Entradas más populares de este blog

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

Soy experta

Hoy estaba en el supermercado seleccionando verduras y en ese contexto llegó este post a mi cabeza. Repollo, tomates a diez mil guaraníes el kilo, olores y colores, ese fue el detonante inspirador.  Todo comenzó cuando estiré del rollo ese de donde se desprenden las bolsas de polietileno. La corté de un solo tiro. Eso no es fácil, son años. Después encontré papel higiénico de oferta, mientras calculaba los ingredientes que me faltaban y hacía las cuentas mentales para no comprar lo que estoy segura es más económico en otros comercios. Al salir de ahí fui a dos lugares más, un distribuidor de lácteos y otro supermercado. Casi todos los días hago eso, si no lo hago yo, envío a alguno de mis hijos teniendo en mi mente cada góndola y precio, cada vendedor callejero y sus horarios. Además, manejo los “metadatos” (información de la información) Y un diagrama de flujo mental que me dice en segundos las posibilidades de cambiar o no la característica del producto o no según presupuesto o exist…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…