Orgullo de madre

Debe ser de las satisfacciones más grandes de mi vida.  Es que acabo de entrar al dormitorio de Lucas y como Esthercita estaba cantando muy fuerte y el ya estaba ‘’durmiendo ‘’ le pedí que cante más despacio. Entonces Lucas me dijo –‘ma, no me molesta, no estaba dormido, estaba orando’- a lo que agregó..- ‘yo se que el diablo pone distracciones para que no oremos pero eso no me molesta’-
Vaya. Seguramente a los papas nos pondrá orgullosos que los chicos saquen buenas notas,  pero no es mi caso. Ya pase por ese transe. No se los digo mucho a ellos o no me agarran más un cuaderno en la vida. Pero la verdad mucho no me importa.
Tal vez nos pongamos orgullosos de que toquen algún instrumento o vuelen con la tecnología o aprendan a cultivar la tierra o a jugar algún deporte.  Queremos que logren lo que nosotros no alcanzamos, y que tengan lo que nosotros no tuvimos. Los padres que aman a sus hijos quieren ver en ellos sus sueños cumplidos.
Según el interés o la vocación del papá o la mamá, son  nuestro  orgullo ese o esos  retoños. 
Los hijos son la manifestación de la eternidad en nosotros. Somos inmortales en ellos, porque lo que les enseñemos seguirá en la tierra por las generaciones. Son lo que le dejamos al futuro de este lastimado planeta.  
Siempre quise ser rubia y tener el pelo lacio, (ya se, es tonto, pero yo pensaba que eso era lo más importante y que así me aceptarían mas), un cuerpo de muñeca Barbie, y  buena ropa.
Nunca tuve tales cosas. Pero cada vez que miro a mi muñeca Barbie de 13 años (es rubia de pelo muy lacio y preciosa,  igual al padre)  Me siento absolutamente realizada
Pero también me di cuenta de algo. Dios me regaló  una muñequita que cada día se me parece más, tiene 7 años, pelo oscuro y ojos gigantes. Saben, ahora que la miro digo.
¡Yo era lindísima!
Pero bueno, continuando con el legado. A mí se me suben los humos cuando veo a mis hijos dibujar bien, sin duda. Que orgullo.
Hoy,  vino un cuñado chillando porque su teclado no le andaba y como mi esposo no estaba Lucas le solucionó el problema a su tía por teléfono. Le dijo exactamente lo que tenía que cambiar para que su teclado funcione.
Pero lo más maravilloso del día no fue nada de eso. Lo más importante que mis hijos aprendieron para mi, es ese ´´estaba orando´´.
Todo lo demás es secundario. Si mi hijo tiene una relación personal con Dios, yo ya estoy segura de que me puedo morir tranquila. He cumplido. Mi generación está a salvo.

Este dibujo lo hizo mi adolescente en su agenda 
Se llevan lo más importante que yo alcance en la vida. Conocer a Dios y hablar con él. Con eso  sus vidas están resueltas.  Me consta. 

3 comentarios:

Mario Velázquez dijo...

Muy bueno..
Lo que para algunos es importante, para otros carece de relevancia por encontrar la verdadera importancia en una sonrisa o buena acción.

lenchi dijo...

Bello Elda! una lección de vida! aguardo ansiosa la publicación de tu libro!

SxONxIC dijo...

Guau... sinceramente te digo que soy un adolescente frió y sin sentimientos... y debo confesar que estas palabras me han llegado fuertemente y admito: se me escaparon unas lagrimas... de orgullo! orgullo por que?? no lo se... solo te digo que has hecho lo que muchas personas intentaron, muchas veces y no consiguieron "hacerme feliz"

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...