Esas cosas lindas que uno no se espera

Es así esto de la Web. Insisto que nunca pensé que tanta gente se haría un solo corazón conmigo cuando empece a contar mi Odisea con Lucas.
No fue fácil. Ahora nos reímos. Pero cuando a esta su servidora madre de cuatro hijos, cobarde, con mil y un complejos de inferioridad, a esta argentina devenida en paraguaya y viceversa, le dijeron que su hijo de seis años tenia cáncer, se convirtió en lo que es hoy.  Solo yo se como cuando mas creía caerme a pedazos de dolor, mas fuerzas encontraba en Dios.
Mi Dios, que puso a médicos acá y allá, a amigos que me ayudaron con lo económico, a las fundaciones a los hospitales y aun sin numero de gente que oró por nosotros.


El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra. No vive en templos construidos por hombres, ni se deja servir por manos humanas, como si necesitara de algo. Por el contrario, él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas.
Hechos 17:25 
Y el que nos sigue dando aliento para seguir.
Gracias una vez a los que nos ayudan todavía, a los que nos honran con su lectura siempre, y a los que luchan con fe para salir de su propia pelea diaria. Y a los que son parte de esa iglesia que no tiene dirección en una calle o un mapa, esa iglesia esparcida por todo el mundo que no tiene un nombre ni un símbolo.
Entre estos que me leen esta Guillermo Carega, un diseñador paraguayo (un orgullo), que trabaja en los estudios de Dream Works, le trajo a Lucas, este poster firmado por los que trabajaron para que este lista su próxima película. Gracias!!! Todo lo que hacen por alguno de mis hijos lo hacen por mi.



1 comentario:

Miguel Ramírez dijo...

Que lindo y noble gesto!
Bendiciones!!

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...