Ir al contenido principal

José

Entre mis divagues sobre el machismo y demás yerbas, a veces llego a conclusiones erradas.
A veces las mujeres tal vez decepcionadas por algún hombre que no hizo bien las cosas, creemos que podemos solas. Y no niego que muchas por no decir la mayoría en Latinoamérica, se las han tenido que arreglar solas.Terminamos pensando bah! quien necesita un hombre! Dios me cuida y ya. Con mi fe me alcanza.Y aveces es la única que nos queda.
Pero los planes de Dios son otros. Esta famosa familia que esta representada en esta linda pintura que encontré en la web, tiene varios episodios en su vida que quiero comentar. Acaba de pasar la navidad y me quede pensando en José. Investigando sobre la fe, me acordé de el. Y recordé mis conclusiones feministas.
A José le costo un poquito mas entender los designios de Dios. No fue tan dócil como María. Todos conocemos la reacción de María. -Ah! un bebé y soy virgen, Ok, Dios hacé tu voluntad-
Sin embargo José pensó, "un hijo? este... mi novia y yo no...y lo tengo que creer así nomas? eh..nooo, la quiero,no se que le pasó, pero no le voy armar ningún escándalo, mejor me borro y ya, acá no pasó nada.

Cobarde y encima como siempre no entiende las cosas espirituales. Falso.
Dios eligió bien al padre adoptivo. José era un hombre valiente y no solo eso, era un hombre de una gran fe en Dios.
Un ángel le avisó, y creo que era justo que alguien mas se lo explique, ¿mínimo un ángel no?
Pero a lo yo quería llegar es a que , si fuera cierto que no necesitamos un hombre, eso podría decirlo mas que nadie ella, María.
Tenia todo, Dios la eligió, la llamó, confió en ella, la consideraba entrañablemente valiosa. Dios la cuidaba, llevaba en su vientre al verbo hecho carne. Caramba! no necesitaba un hombre ¿acaso Dios no la cuidaba? Para que necesitaba a José con ella? si después de todo no le creyó.
Pues que equivocación. Esta mujer de Dios que tenia una centena de ángeles a su exclusivo servicio, reyes que la buscaban para darle regalitos a su bebé, una estrella para su parto, y mil profecías, necesitaba un hombre de carne y hueso que la proteja. Y Dios hecho carne , necesitaba un papá de carne y hueso.
José era un hombre obediente y además de creer no esperaba que le caigan las cosas del cielo.
Vivir por fe no es tenerlo todo. Dios le aviso que debían huir a Egipto porque un magnicida, quería matar al bebé. Dios no los teletrasportó. Le dijo a José que deje su casa, su trabajo, y se vaya. No era fácil ni corto el camino por el desierto con un bebé. Me imagino que confió tanto en Dios, que no solo creyó que el bebé era de Dios, si no que ademas lo cuidó, y protegió a su mamá. Y los amó.
Dios no quería que María se quede sola. Por mas Dios que estuviera a su lado.

Conclusión: Una familia necesita un hombre como José, que sea obediente, valiente y de fe.
Sé que no todas tenemos ese privilegio, hay mujeres que por diversos motivos hoy no tienen un José que las proteja, pero así si , hay un Dios Padre que las cuida.
Pero aquellos que tienen uno, hoy bendigan a sus Josés, aunque de buenas a primeras a veces parece que no entienda las cosas. :)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…