martes, 29 de junio de 2010

Vida para seguir festejando mas mundiales...

En plena fiebre mundialera. El domingo jugó Argentina, hoy juega Paraguay. Y no dejo de agradecerle a Dios porque no tengo que fabricar tapabocas (barbijos) de colores para combinar con la remera. Supongo  que las madres que tienen chicos en la lucha si lo harán. O tal vez el mundial para algunas no exista. 
Oro por los muchos chicos que hoy van a ver el partido desde la habitación de aislamiento, desde Hospital de Día, o desde su casa, pero sin poder salir. 
Oro por esos niños que hoy, mientras pueblos enteros anhelan ganar un partido, ellos anhelan encontrar una médula compatible. Y por aquellos que saben que perder la lucha contra el cáncer, no es opción.
Vencer o morir.  
Gracias al Señor  tenemos unos cuantos partidos ganados.
Este julio se cumplen dos años del trasplante. Dos años de salud.

El marcador dice:

Lucas 2  Cáncer 0!!

martes, 8 de junio de 2010

Esperanza

Casi sin sacarme los guantes de goma con que limpio mi casa, empecé a tipear porque me vienen las ideas y me vienen, y no si es por el mareo del olor a lavandina o por el polvo que levanto cuando limpio. Pero mi casa esta quedando linda por unas horas hasta que los chicos lleguen de la escuela y hagan historia de mi orden. Mientras limpio y ordeno, hablo con Dios. Tengo mucho que decirle. El me escucha toda la mañana sin reproches. Sin sacarme en cara que ayer no tuve tiempo suficiente para honrarlo como se lo merece. Hablamos, sin dudar que me escucha y se lo aclaré.  Sé que me escuchas. No se si estas de acuerdo con mis ideas. Pero mi conversación llego a clamor que sin dar muchas vueltas es nada mas que obstinación e insistencia. Quiero vivir lo que predico. Cuesta horrores en lo que a cumplir con lo que Dios quiere de mi se refiere. Pero se que eso no es obstáculo para que el me escuche. Y tampoco para que me responda. Tampoco para que me perdone. Gracias por perdonarme. Aunque le gente a la que he ofendido, quizás ya no lo haga nunca. Como a mi me cuesta perdonar así, igualito. Pero la cosa hoy es que estoy en un clamor especial.Tengo muchísimas cosas, que si El me diera hoy podría contarles mañana, que me respondió. Pero hay algo especial que hoy me quita el sueño. Es un amigo. Hace un año depende de un respirador artificial. Cuando pienso en el, el resto de mis peticiones quedan en nada. Podría o no solucionar mis problemas , pero hoy mis cuatro hijos mi esposo, y yo respiramos solos. El no. Hace un año le estoy pidiendo a Dios que lo sane. Y anoche se lo dije otra vez, no importa si todavía no me respondiste, yo sigo creyendo que lo podes hacer. Según lo que leí en mi biblia, también queres. Pero sos Dios para hacer como y cuando lo desees. Esta bien, yo te adoro igual. Tal vez yo ya recibí muchas muestras de tu poder, pero ahora quiero un milagro para otra persona. Esta escrito. Sigo esperando, dale paciencia a el, para seguir vivo emocionalmente. No le quites la movilidad de los dedos para que pueda seguir pidiendo oración con su celular. Dios querido, sigo esperando tu respuesta.
Y ahora sigo limpiando porque ya tengo que cocinar el almuerzo.

Gracias por compartirlo

Mis libros son de

Atención

Si encuentran alguna explicación médica, es únicamente lo que yo como mamá, en el proceso, entendí.

Nada de lo que esta escrito debe ser usado como referencia de diagnostico o síntoma.

Hoy Lucas esta en remisión, y vive normalmente.