Pasó el susto

Hace unos días me asusté. Encontré visitantes en las cabezas de mis niños. (Piojos, si) hasta a la madre mas dedicada se les aparecen estas pestes. Corrí al Mercado 4 (Si quieren conocer el Mercado 4, un lugar muy tradicional de Asunción, que no deberían dejar de conocer si alguna vez vienen al Paraguay)
Me fui  a buscar un desconocido "ungüento de soldado" que vino recomendado de mi abuela. El bendito ungüento es infalible. Me costó un Perú encontrarlo porque ya casi no se fabrica. No es veneno, es vaselina con no se que, que impide que los piojos puedan picar porque patinan y no pueden poner sus huevos porque la grasa no les permite que se peguen,  Eliminó los visitors de una. Ah sí, me pase la semana lavando, revisando, y peinando dementemente cuatro cabezas.
Pero eso no fue lo que me asustó. No. Los piojos no son ningún drama. Solo dan mucho trabajo.
Mientras peinaba a Lucas, le dije (era mas practico) si podía cortarle el pelo bien cortito. Y me dijo ni loco, mejor los piojos…Y bueno después de haber estado dos años pelado, los piojos son un privilegio de los que andamos con melenas.  El problema fue cuando peinándolo con el peinecito ese de metal encontré que detrás de la oreja “algo” le dolía. Era una pelotita. Y me asusto mucho. No les miento, me bajó la presión. Le hable a mi marido y cuando llegó lo revisó. Lucas no quería ni que lo toquen. Rápido, mire en la web si en ese lugar del cuerpo había ganglios linfáticos. Y que creen si, los hay.
Eso me puso peor. Lo primero que pensé fue llevarlo a Buenos Aires de inmediato (1800 km). ¿Un ganglio? Eso bien podría significar tantas pero tantas cosas. ¿Podría Dios permitir que mi mundo se caiga de nuevo?  Si ya sé que todos los niños tienen ganglios y que podría ser cualquier cosa pero en un niño con un antecedente de linfoma como él, no.  No, no es fácil. Mi cable a tierra (esposo) me dijo que espere que no me preocupe, vamos a darle unos días a ver si no es un golpe o algo así. Y bueno, pasó en dos días la pelotita desapareció y respiré. Ya no le duele nada.
La vida es parecida, nos parece una catástrofe un piojo, hasta que recordamos que hay cosas que si, ameritan preocupación. La circunstancias son lo “terrible” que nos permitamos que sean. Con todo lo que Dios me acompaño hasta aquí, todavía me doy el lujo de dudar y tener miedo.
En unos minutos  “ni plaga tocara tu morada” (salmo 91:10)  no era promesa de Dios cumplida, porque un piojo me miraba y se me  reía en la cara.
Pero cuando veo a mi hijo sano, corriendo y con pelo y cuando puedo descansar pensando que si era un ganglio, mi mundo no se va caer, porque El que me da fuerzas y recursos y siempre estuvo allí, sin cambiar o dejarme sola, porque no duerme. Entonces yo me rio del piojo. Al piojo, yo lo puedo eliminar, si, con mucho trabajo, pero lo eliminé. Elda puede contra los piojos, como cualquier madre. Si uno se da cuenta que a veces las catástrofes de la vida son cosas que tal vez lleven mucho esfuerzo, pero se pueden superar.
Sin embargo hay situaciones en la vida con las que uno no podría. Entonces tomemos la vida con soda. ¿Yo puedo? Lo hago. Listo,  a  trabajar. ¿Yo no puedo? Listo, a orar. El tiene todo bajo su control. Y la respuesta la tiene El, aunque la situación no cambie. Todos tenemos imposibles. Pero para todos está esto:
Salmos 91 -Morando bajo la sombra del Omnipotente-

1 El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.
2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.
3 El te librará del lazo del cazador,
De la peste destructora.
4 Con sus plumas te cubrirá,
Y debajo de sus alas estarás seguro;
Escudo y adarga es su verdad.
5 No temerás el terror nocturno,
Ni saeta que vuele de día,
6 Ni pestilencia que ande en oscuridad,
Ni mortandad que en medio del día destruya.
7 Caerán a tu lado mil,
Y diez mil a tu diestra;
Mas a ti no llegará.
8 Ciertamente con tus ojos mirarás
Y verás la recompensa de los impíos.
9 Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,
Al Altísimo por tu habitación,
10 No te sobrevendrá mal,
Ni plaga tocará tu morada.
11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
Que te guarden en todos tus caminos.
12 En las manos te llevarán,
Para que tu pie no tropiece en piedra.
13 Sobre el león y el áspid pisarás;
Hollarás al cachorro del león y al dragón.
14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;
Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
15 Me invocará, y yo le responderé;
Con él estaré yo en la angustia;
Lo libraré y le glorificaré.
16 Lo saciaré de larga vida,
Y le mostraré mi salvación.



6 comentarios:

Rev. Jorge Flores dijo...

Gracias por compartir! Cuando leí el twitt levante una oración. Ahora pienso que habré ayudado a eliminar a los invasores...

VaneRV dijo...

Si te digo que me reí? de los piojos, no de la pelotita.

Los piojos son uno de esos males tipo tabú. Guau le atacaban a niños sucios (en mi infancia esa era la versión) pero después me enteré que si andaba más mugrosa, no les iba a gustar mi cabeza. Imaginate, hasta colegios de elite tienen chicos piojosos... ese es un clásico.

Mirá que se suelen formar tipo granitos y después desaparecen... sé que los fantasmas son muy fuertes pero no dejes que te superen. Besos.

Elda Cecilia dijo...

Gracias Jorge, no no eran los invasores era el ganglio lo que si me asusto. Gracias por tu oración, la necesitaba. Y Vane, esa era la idea que se rian! y cuesta no ver fantasmas, cuesta.

Paula y Carolina dijo...

Elda: cuesta espantar a los fantasmas pero con tu fuerza lo vas a lograr y con el espíritu de Lucas que te da energías. Me encantó la renovación del blog, siempre hay un lugarcito para el Joaco. Gracias por tenerlo presente.
Un beso grande

Elda Cecilia dijo...

Siempre habrá en mi corazón un lugar para Joaco, fijate que hay un pestaña de Blogs amigos, pero Joaco, no es amigo es mucho mas, parte de mi corazón y el de Lucas.

Anónimo dijo...

fuerza!

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...