Gracias David Wilkerson

Como no rendirle un homenaje. Corría el año 2008. Me sentía sola como lo revela el titulo de mi blog. A pesar de haber tenido mucha ayuda, me faltaba un largo camino por recorrer. Apenas había pasado un año de que me habían dicho : -"tu hijo tiene cáncer"-.
Todavía dudaba, todavía temblaba de miedo. Todavía pensaba que si la gente dejaba de ayudarme no iba poder seguir peleando mi batalla. Aunque sabía, que si Dios no me daba el sí, y su promesa de guardar la vida de Lucas como un tesoro, no se cumplía, no había ayuda de hombres, ni reinos ni poder que me devolvieran a mi hijo.  A veces parecía que mis oraciones no eran contestadas.
Entonces una amiga me recomendó un libro. Aunque soy creyente y la Biblia siempre es y será mi primera fuente, conocer la vida de David Wilkerson, marcó mi existencia.
Tenemos Hambre de Cristo, pasó a ser mi libro de cabecera. Me identifique con él. Me enseño a ordenar mis ideas, a creer sin límites.
Me di cuenta que los hombres de fe, como cuentan los libros el Antiguo Testamento o Los Hechos de los Apóstoles, no habían quedado en el pasado. Que en pleno siglo XX y cruzando al XXI había gente que le creía al Dios de la Biblia sin topes, barreras o trabas.

David fue un hombre que escuchaba a Dios hablar. Su esposa y su nieta batallaron contra el cáncer. A pesar que Jesús hizo cientos de milagros delante de sus ojos, no lo hizo con sus propias luchas. Pero eso lo llevó a ese nivel de fe, de los que amamos y confiamos en Dios aun cuando no entendemos sus designios. 
Leí mil veces el mismo libro. Lo tengo entre mis manos, como si fuera lo que David me dejo al partir. Nunca lo vi personalmente. Pero marcó mi vida, a punto de que anoche y hoy derrame lagrimas por él. Sé que esta con El, se que vio el rostro que un día yo también voy a mirar cara a cara. Pero nos deja un vacío a todos los que esperábamos más palabras de fe. 
Ahora nos compromete. A no dejar a este mundo sin la fe que el desparramaba. 
Jesús gracias por la vida de David Wilkerson, que nos inspiró tanto a no dejar de creerte.

Conozcan su vida, y su historia, lo vale. 



No hay comentarios.:

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...