Ir al contenido principal

Mi carta de presentación

Una asidua lectora me dejo unas palabras que me hicieron pensar en "Mi carta de Presentación".

Ella decía que la carta de presentación de una mujer es su familia. Si tu familia no es ejemplar, es tu culpa , vos destruis o construis tu casa, según tu sabiduría, según proverbios.
Entonces me puse a pensar en cuantas mujeres, no tienen una buena "Carta de presentación", o cuantas de un día para el otro podrían dejar de tenerla.
¿A que me refiero?
Conozco un sin numero de mujeres, que a pesar de su buen trabajo como madres, parejas, amigas , suegras, tías, profesionales, o cual sea el rol que le ha tocado vivir, no tienen una familia de la que puedan enorgullecerse. No puedo evitar recordar a aquella madre que a pesar de haber enseñado un valor moral a sus hijos un día se encuentra con la noticia de que sus hijos han decidido optar por un camino diferente y a veces aterrador. No puedo evitar recordar a aquella mujer que descubre que su esposo hace tiempo esta teniendo otra u otro, con quien la engaña hace años.
No puedo evitar recordar a la madre que a a pesar de su buena enseñanza y devoción, se da cuenta que tiene  un hijo borracho o drogadicto, o se convierte en abuela sin previo aviso, después de haber explicado una y mil veces a su hija los peligros de las relaciones sexuales en condiciones no ideales.

Conozco a un padre a quien no podríamos encontrarle jamas un defecto.
Perfecto.
Perfecto en sabiduría, perfecto en el trato y en la crianza. Perfecto en el amor. Perfecto en la provisión de las necesidades. Siendo su hijo, solo se podría ser rico, sano, feliz, con un crecimiento irreprochable, en absoluta protección y salud, mental y física. Solo era cuestión de ser igual que El.

Pero sus primeros dos hijos a la primera oportunidad de usar su libertad para salir de su "sobre -protección", lo hicieron.
Y así quedo el mundo. El Padre perfecto, se quedó sin una "Carta de Presentación"
Adán y Eva consiguieron el mundo que tenemos hoy lleno de guerras, dolor, un planeta destruido.
Pero El Gran Creador, no se quedó con eso.
Abrió una nueva posibilidad. Y puso a nuestra disposición la mas Sublime de las oportunidades de renovar y limpiar nuestra "Carta de Presentación".
Se llama gracia. Tanto nos amó , que el mismo en la Persona de Jesús, pagó el precio del perdón.
Eliminó para siempre el poder de la palabra "imperdonable".
Y creó una nueva "Carta de Presentación"
Ahora el Curriculum Vitae, la primera impresión, y todas esas cosas se resumen, en Cristo.
No importa cual sea la imagen que damos, no importa el pasado, no importa si soy gorda, flaca, linda fea, no importa si mi familia es o no ejemplar, si mi marido es maravilloso o no esta mas.
No suma si has tenido 3 o 5 parejas, o si tu hijo es o no, lo que esperabas que sea. O si no has podido formar una familia que sirva para una propaganda de TV.
No importa si no podes presentarte como la mujer sabia que edifica su casa.
Ahora tu carta de Presentación y la mía es la misma que presento el ladrón que murió al lado de Jesús en la cruz. Nunca hizo nada bueno. Estaba muriendo al lado de otros delincuentes. No le pidió a Jesús una señal. No le dijo si me dejas libre, voy a creer en vos. No, solo le creyó.
Ese es el único requisito necesario.
Así que hoy salgo para mis labores, sabiendo que nada de lo que tengo o gané, que ni mi hermosa familia ni los logros o premios, serán validos a la hora de entrar a la eternidad.
Mi única y suficiente carta de presentación es el sacrificio de Jesús , por el cual Dios Padre me perdona todo lo que hice, y se desvaloriza todo lo que creo que me enorgullece, bajo la Sombra del Sublime sacrificio, que vuelve a los logros insignificantes, y a lo que me avergüenza también. Si algo admiro de Dios mi Padre es su mala memoria después del perdón ,y es algo en lo que anhelo parecerme a El. Una vez perdonado el lo olvida todo.
Así que si en algo mi historia no les parece ejemplar, sepan señores lectores que este es y será siempre mi historial de Vida:

''Si Dios no guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿nos nos dará también todo  lo demás? ¿Quién se atreve a acusarnos a nosotros, a quienes Dios ha elegido para sí? Nadie, porque Dios mismo nos puso en la relación correcta con él. Entonces, ¿quien nos condenará? Nadie porque Cristo Jesús murió por nosotros y resucitó por nosotros, y está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios, e intercede por nosotros.''
                                                                                          Romanos 8:32 al 34
 Versión Biblia Vida Abundante. Nueva Traducción Viviente.

Comentarios

angela dijo…
Precioso y verdadera tu historia. me encanta, se que muchos seran impactados por ella y mas seran tocados y rescatados, Recibe bendiciones y felicitaciones desde Mazatlan, Mexico. :-)

Entradas más populares de este blog

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

Soy experta

Hoy estaba en el supermercado seleccionando verduras y en ese contexto llegó este post a mi cabeza. Repollo, tomates a diez mil guaraníes el kilo, olores y colores, ese fue el detonante inspirador.  Todo comenzó cuando estiré del rollo ese de donde se desprenden las bolsas de polietileno. La corté de un solo tiro. Eso no es fácil, son años. Después encontré papel higiénico de oferta, mientras calculaba los ingredientes que me faltaban y hacía las cuentas mentales para no comprar lo que estoy segura es más económico en otros comercios. Al salir de ahí fui a dos lugares más, un distribuidor de lácteos y otro supermercado. Casi todos los días hago eso, si no lo hago yo, envío a alguno de mis hijos teniendo en mi mente cada góndola y precio, cada vendedor callejero y sus horarios. Además, manejo los “metadatos” (información de la información) Y un diagrama de flujo mental que me dice en segundos las posibilidades de cambiar o no la característica del producto o no según presupuesto o exist…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…