Ir al contenido principal

Corriendo tras un guadapolvo

¿A dónde fue a parar el centro de Asunción? ¿El mercado 4 seguirá siendo el mejor recurso? Bueno, a veces no.

Con mil cosas por día para hacer y un dolor de cabeza que me está avisando que mi cuerpo ya no soporta tantas exigencias, frené un segundo para relajarme y escribir.  
Hoy estuve dando vueltas por todo el centro de Asunción que no en vano a dejado de ser el centro comercial del la ciudad. Recorrí  Casa Paraná, Feria Asunción, Casa Bahía, Martel, Casa Lobo y La Riojana buscando un guardapolvo blanco que no encontré. Si, un simple y común guardapolvo. Pasaron los primeros meses escolares y ya no hay un guardapolvo en venta.
Tengo que aclarar y contar que no solo buscaba un guardapolvo blanco, también necesitaba uno azul. De las cosas urgentes, era lo último que me faltaba para completar la lista de útiles de Lucas.
Y lo bueno es que en La Riojana me vendieron el guardapolvo azul con ¡70% de descuento! Si vayan, hay prendas con ese descuento. Solo pague 12.000 guaraníes por el guardapolvo, pero no conseguí el blanco "aunque usted no lo crea".
Feliz por mi hallazgo pero desilusionada, lamenté ir al centro y tomé un colectivo rumbo al infalible Mercado 4. No tenía mucho  tiempo, la mañana se me iba como agua entre las manos.
¿Qué creen?  ¡Tampoco lo encontré!  Conseguí la faja, para el traje típico de paraguayita, abalorios para hacer los collares para mis dos nenas (es parte del traje típico de paraguayita tener “alhajas de oro”. O sea seguimos en el marco del bicentenario con gastos y gastos. Los zapatos salen 45.000 mil cada par (tengo dos nenas) y el miriñaque, 80 mil, que al saber el precio descarté del traje.  No entra en mi presupuesto.
En fin, gajes del oficio. Por si alguien tiene un guardapolvo blanco talle 12 Lucas lo necesita con suma urgencia. Además manchó su pantalón del uniforme de gala con algún tipo de acrílico no lavable en partes no disimulables. Pero tampoco entraba en mi presupuesto, así que esperará un poquito más.

A la tarde recibí un mail, que el acto que estaba planificado para el jueves, se hará mañana o sea, salí corriendo al negocio de la esquina de casa a comprar el abanico que me faltaba…, la hebillitas para el pelo, y un hilo para arreglar el vestido que hoy retiramos de la modista y que nada más y nada menos tenía una manga más larga que la otra. Termino el post y me pongo a coser.
Una cosa que me puso feliz. Sé que puede sonar muy vanidoso. Pero si las mamás no presumimos de nuestros hijos  ¿Quién lo haría?
Tengo unos hijos increíblemente inteligentes. Eso incluye a Lucas. Lo de la ortografía y los NL,  solo es recuerdo del paso del cáncer por su vida. Pero es brillante. Mi nena mayor lee perfectamente desde los cuatro años.  Ya la psicóloga de la FATH me había dicho que todos eran brillantes. Pero ahora tratando de encontrarle la vuelta a los NL de Lucas lo llevé a una profesional psicopedagoga.
Con su permiso y sin conocer bien todavía los resultados, ya se perfila que mi Lucas es realmente superior. Como sus hermanas. Y como ya antes me lo habían dicho, otros profesionales psicólogas.
¿Porque les cuento esto? Porque un día van a leer, escuchar, ver, en las noticias que mis hijos, harán, descubrirán, o cambiaran algo para mejorar el mundo y la vida de su país.  Ningún cáncer se va llevar a mis hijos genios. Ninguna tristeza va menguar el potencial que hay en ellos. Esperen que crezcan, ya tendrán noticias un día.  Mientras tanto seguiré corriendo tras los detalles que hacen al normal de sus días. Como un traje típico, un uniforme de laboratorio, o imprimir por segunda vez un trabajo de guaraní  “Che la reina” en Copipunto, para exponer como trabajo de 8vo grado en el marco del Bicentenario…..
Porque me lo prometió Dios:

 »Si obedeces al Señor tu Dios en todo y cumples cuidadosamente sus mandatos que te entrego hoy, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las demás naciones del mundo. Si obedeces al Señor tu Dios, recibirás las siguientes bendiciones:
 Tus ciudades y tus campos
   serán benditos.
Tus hijos y tus cosechas
   serán benditos.
Las crías de tus rebaños y
   manadas serán benditas.
Tus canastas de fruta y tus paneras
   serán benditas.
Vayas donde vayas y en todo lo que hagas,
   serás bendito.
 »El Señor vencerá a tus enemigos cuando te ataquen. ¡Saldrán a atacarte de una sola dirección, pero se dispersarán por siete!
 »El Señor te asegurará bendición en todo lo que hagas y llenará tus depósitos con granos. El Señor  tu Dios te bendecirá en la tierra que te da.
 »Si obedeces los mandatos del Señor tu Dios y andas en sus caminos, el Señor  te confirmará como su pueblo santo, tal como juró que haría.  

Entonces todas las naciones del mundo verán que eres el pueblo elegido por el Señor  y quedarán asombradas ante ti.



Esta semana fue de locos, pero sé que estoy sembrando mis fuerzas en la formación de los que cambiaran el mundo dentro de unos años. Ya les avisé. Traten bien a mis hijos porque un día uno de ellos podrá ser vuestro jefe. jijiji








Comentarios

fantasy dijo…
nadie mas que vos presumirá por tus hijos.... Hacelo con gusto y sin verguenza!
Son la luz de tus ojos y de tus letras! Se nota =)
Analice Vera dijo…
A encontrar ese guardapolvo blanco!!

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…