Ir al contenido principal

Ángeles que se ven

Junio es un mes importante para mi. Hace cuatro años por estos días, mas exactamente un 19 de junio de 2007 , me comunicaban que la biopsia de mi nene de 6 años, dejaba el resultado mas cruel, cáncer.
Alli comenzó esta lucha. En mis primeros años de blog, la lucha parecía girar solo en torno a Lucas. Porque sobre el arado se hacen bueyes. Pero no solo fui creciendo en la confianza en Dios que nunca nos dejó solos, y a quien le doy toda la gloria. 
También se fue abriendo mi mente o mejor dicho mis ojos. 
Los ojos del corazón o sea de los que ven las necesidades de los demás. 
Hoy cuatro años después, viendo sonreír a Lucas, gracias en parte a esa gente que Dios nos envió, (porque los ángeles existen, pero uno ve gente de carne y hueso). 
Quiero agradecer a Vivían (sin apellido porque ella no quiere), Raúl, Paola, y al Centro Familiar de Adoración  y otros muchos, que nos apadrinaron, y no dejaron que a Lucas le falten cosas.
Hoy esta lucha comienza a tomar otros rumbos, ya no es Lucas solamente. Ahora están Rocío, Larissa , Nancy y mas niños que tienen que viajar, usan medicamentos, y necesitan mil cosas, que sus papás ya no pueden darles porque han invertido cada centavo y cada minuto en salvarles la vida. 
Tomo las palabras de Edith, presidenta de Fundación Flexer 
-“Cuando perdés a un hijo tenés como una valentía distinta, ya no te importa lo que piensen los demás de vos”, -
Yo digo:  cuando tu hijo se enferma de cáncer, no tenes vergüenza de pedir o golpear puertas, como bien me han dicho- "lo máximo que vas a escuchar es un NO"-. Y eso ya no  me hace nada.
Así que si algún empresario me lee, tengo muchísimo que pueden hacer, para acumular riquezas en el cielo. Donde los intereses son tan altos como el dueño del Banco Celestial.
Necesitamos pasajes, para Rocío que tiene que viajar desde Paraguay hasta Buenos Aires, cada quince días porque una mielodisplacia  (algo parecido a la Leucemia) le puso una meta difícil: vivir. 


Gracias Señor por mantener bien a mi hijo, y si permitiste que el se enferme para que pueda ver tu cuidado ,abrir los ojos y ayudar a otros, gracias también
Después de todo, es tu hijo y vos me lo prestaste. Por lo tanto lo cuidas vos, no yo.

"Estoy seguro de que Cristo les ha dado a ustedes poder para animar a los demás. El amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros, y sé que todos tienen el mismo Espíritu y son compasivos. Por eso les pido a todos ustedes que me hagan totalmente feliz, viviendo en armonía y amándose unos a otros. Pónganse de acuerdo en lo que piensan, deseen las mismas cosas y no hagan nada por orgullo o sólo por pelear. Al contrario, hagan todo con humildad y vean a los demás como mejores a ustedes mismos. Nadie busque el bien sólo para sí mismo, sino para todos. Tengan la misma manera de pensar que tuvo Jesucristo"
Palabras de  San Pablo, La Biblia  



Comentarios

Es reparador, leerte, y seguí con esa fuerza como ese junio en que decidieron no bajar los brazos. Muchas cosas son difíciles pero sabés que nos tienen a todos para seguir luchando dando fuerzas. Un beso grande para toda esa familia que sigue luchando y apostando a la vida
Faith dijo…
Es increíble la cantidad de gente que se cruza en tu camino en una situación como esta. Cuando lo vivimos con Mi sobrino, conseguimos tantos ángeles, que aunque fuera con medio litro de sangre nos ayudaban, la verdad no los reconocemos a veces, pero eso son, ángeles. Y esos niños que tanto sufren también son ángeles, unos ángeles poderosisimos, capaces de transformar todo lo que tocan, capaces de enseñarnos las lecciones mas valiosas, capaces de mver nuestro mundo y hacernos reaccionar y actuar. Gracias a Dios por permitir que Lucas siga contigo, que haya superado todo lo que paso, que no es nada fácil, especialmente para el. Que Dios le siga bendiciendo y a ustedes también.
Sigue con esa fuerza enorme, Dios seguirá iluminandote

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…