Rocío

Supónganse que ven a un hermano o una hermana que no tiene qué comer ni con qué vestirse y uno de ustedes le dice: «Adiós, que tengas un buen día; abrígate mucho y aliméntate bien», pero no le da ni alimento ni ropa. ¿Para qué le sirve? Como pueden ver, la fe por sí sola no es suficiente. A menos que produzca buenas acciones, está muerta y es inútil. La Biblia

El 24 de Julio 2009,  Gladys Rocío (hoy 15 años)  recibió un trasplante de médula.  Su enfermedad de base es: Leucemia Mieloblástica Aguda.  M7.  
Paraguaya, que mediante un acuerdo que hizo el Instituto de Previsión Social (Paraguay) con el Hospital Garraham, (Argentina), pudo recibir el vital trasplante que en Paraguay no se hace, o es imposible pagarlo.
Creo que se entiende que pagar un trasplante no es de la posibilidad económica del común de la gente de por acá. Y es una realidad conocida que si alguien tiene los recursos para pagarla acá, se va a otro país.
La cruel verdad es así: pobres a Argentina, pudientes: a EEUU, Brasil o Cuba.
Rocío y su mamá se hospedaron de manera absolutamente gratuita en la FATH, durante casi un año. (Igual que Lucas y yo). La Fundación Argentina de Trasplante Hepático, brinda hospedaje gratuito a muchos paraguayos.
En enero del 2010, a Rocío le dieron el alta para regresar a Paraguay. Ya que el acuerdo aclara que cuando esté de alta debe regresar a su país.
Pero “alta” significa, viajar para controles una vez al mes si las cosas van bien. Su mamá trabaja como enfermera en el Hospital Nacional de  Itauguá y en IPS.
Le proporcionan un permiso especial para viajar a los controles.
El problema es que estado paraguayo no contempla ningún pasaje gratis para discapacitados o enfermos graves. Con lo cual, la mamá de Rocío como yo y otros tantos, debemos pagar nuestros pasajes de control.
Otra cosa que me comentaba la mamá lamentándonos ambas, es la falta de maestras domiciliarias, y apoyo escolar para estos casos. Allá tenia escuela domiciliaria, acá asistió cuatro meses y abandonó la escuela por sus bajas defensas. Su escolaridad esta truncada por vivir acá. Si vivía en Argentina (las comparaciones son odiosas, ya lo sé) tendría maestra domiciliaria, pasaje gratis y muchas cosas más.
Hace un tiempo Rocío empezó a hacer rechazos. El rechazo es la complicación más común de la gente con trasplantes. Esas crisis la obligaron a viajar cada 15 días. Argentina no le puede dar el medicamento que necesita y Paraguay tampoco. Porque IPS tiene algo que se llama vademécum, que significa: si el medicamento no está en la lista no lo compramos. Es falso que IPS dé todos los medicamentos. No voy a tirar con piedras a la entidad, hay muchas cosas buenas que tiene, como ejemplo tomo a los muchos trasplantados de riñón que reciben sus costosos medicamentos anti rechazo de IPS. Pero creo que esos costos son ampliamente cubiertos por los que cada mes aportan a la previsional. En fin, continuo con Rocío.
Rocío debe viajar. Su vida depende de esos viajes. Exigirle al estado es muy difícil. Así que prefiero recurrir a la solidaridad, una vez mas. 
Su próximo viaje es el 2 de julio, ya tiene pasajes de ida, los de vuelta no los puede comprar porque cuando uno se va a un control nunca sabe cuando vuelve. Depende de turnos, estudios y resultados.
Así que yo no puedo quedarme callada ante esta necesidad, porque es mi realidad también. Y como Dios hace constantemente milagros para mí, la forma de pagarlo es generar milagros yo. Pero sola no puedo. Creo en los milagros, porque los vivo, pero creo que la gente solidaria es generadora de milagros también.
Rocío necesita de tu ayuda y de la mía. Yo comprobé que hay que dar para recibir. Y les aseguro que funciona. Si quieren probar esta regla que funciona como a ley de la gravedad, los invito a ayudar. Les dejo el teléfono de  Gladys la mama de Rocío, 0971 321 803
y el link de Facebook de la fundación donde pueden pedir datos sobre ellas, para confirmar que lo que les cuento no es un cuento, 43621119 Bs. As. 


Si alguien tiene fe para creer que Dios puede sanar a Rocío, también son bien recibidas las oraciones. 


No hay comentarios.:

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...