Ir al contenido principal

Como si estuviera viendo al Invisible

En el Paraguay, país donde vivo, pasaron muchas cosas feas.  Entre tantas cosas que pasan mi vida reflejada  en este espacio virtual continúa.
Llegó julio, llegaron las vacaciones de invierno, llegó la fecha de un control más.  Me distrajo bastante estudiar periodismo, me divierto mucho en clase. Mis neuronas ocupadas con Historia de la Comunicación o Lenguaje, no hacían tiempo para recordar el motivo de mi blog, de la beca ganada, la razón por la cual llegué a este mundo del Social Media.
Ocuparme de otras mamás, me ponía en el lugar de espectadora, pero no en el de protagonista. Pero entonces cuando me dispongo a buscar papeles a ir al COPACO ( cabina de teléfono público) a  realizar llamadas internacionales para pedir turnos, y pensar en lo que todo eso significa, me volví a situar, allí donde todo comenzó. Cuatro años de luchas y victorias.
Cuatro años creyendo al Invisible, cuatro años viendo como Dios genera vida de la nada.
Me viene una imagen a la mente. Como si yo estuviera corriendo con Lucas a upa, y al costado otras mamas se van quedando sin nada en las manos. Y yo sigo. Pero no es una carrera de velocidad es una carrera de resistencia, y no impide detenerme para ayudar a las que de repente parecen no poder seguir más, y ellas a mi de igual manera.
Quiero contarles que una vez más Dios me dijo Hola , acá estoy. Como si no fuera poco tener que estar en zozobra por el resultado de los estudios o las consecuencias de la enfermedad superada, hay que estar pendiente de los costos de los pasajes, y de conseguir estudios complejos que acá son impagables y el seguro no cubre.  Entonces Dios, y les doy permiso para no creer si quieren, (cosa difícil para mí), vuelve a hacerse presente.
Desde que los viajes a Argentina comenzaron, una amiga me vendía los pasajes.  Dios fue pagando pasajes durante todo este tiempo, y siempre de manera milagrosa valiéndose de gente solidaria y a veces de un papá no menos héroe que yo, que cuando no tenia se metía en deudas. (El papá de Lucas). Quien tiene que dar la cara a los acreedores y no pocas veces ha quedado como un sin-vergüenza. (No todos saben su lucha, nosotros somos “famosos”, él no.) Alquiler, tarjetas de crédito, cuotas, mensualidades, que quedan en lo más atrás de la lista de jerarquía cuando aparecen los gastos de Lucas. Eso poca gente lo sabe. Y pocas veces escribo acá su lado de la historia. Ser el papá en esto no es fácil. Te echaran de tu casa, pero con la conciencia en alto. Un día cuando nuestros hijos  pregunten por qué no tenemos casa propia, tendremos que decirles que  nos tenemos nosotros y eso es mucho más caro que diez casas propias.
Pero hace unos días, recibí un regalo del cielo.  Alguien anónimo le dijo a mi amiga vendedora de pasajes que me avise que…. Lucas tiene los vuelos pagados de POR VIDA.  Si, nunca más voy a preocuparme por pasajes para el tratamiento. ¿Se imaginan todo lo que eso significa?
No tengo forma de agradecerle a esta persona, no sé quién es. Es Dios, que quiere que sepa que sigue ahí presente sin cambiar. Fiel. Solo puedo decirles que es una preocupación menos, y que quisiera que esas mamás que corren a mi lado, tuvieran la misma tranquilidad.
 Ahora solo me tengo que ocupar de creer que Dios va proveer salud como provee los medios para mantenerla.
Acá les dejo una foto de la hermosa vida que Dios va seguir manteniendo cerca de él y lejos del cáncer. Y no se olviden que el mismo Papá Dios que nosotros tenemos está disponible para ustedes, créanme.


Por la fe, cuando Abrahán fue puesto a prueba, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía a su único hijo, a pesar de que Dios le había dicho: «Por medio de Isaac te vendrá descendencia». Y es que Abrahán sabía que Dios tiene poder incluso para levantar a los muertos; y en sentido figurado, de entre los muertos lo volvió a recibir. Por la fe, Isaac bendijo a Jacob y a Esaú acerca de las cosas venideras. Por la fe, cuando Jacob murió, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado en la punta de su bastón. Por la fe, cuando José murió, anunció la salida de los hijos de Israel y dio instrucciones en cuanto a qué hacer con sus restos mortales.
 Por la fe, cuando Moisés nació, sus padres lo escondieron durante tres meses, pues al ver que era un niño muy hermoso no tuvieron miedo del decreto del rey. Por la fe, cuando Moisés ya era adulto, rehusó llamarse hijo de la hija del faraón, y prefirió ser maltratado junto con el pueblo de Dios, antes que gozar de los deleites temporales del pecado, pues consideró que sufrir el oprobio de Cristo era una riqueza mayor que los tesoros de los egipcios. Y es que su mirada estaba fija en la recompensa. Por la fe salió de Egipto, sin temor a la ira del rey, y se mantuvo firme, como si estuviera viendo al Invisible. 

Comentarios

¡Qué alegría! ¡me llena de gozo este milagro de pasajes pagados!
¡Qué alegría! Me llena de gozo este milagro de pasajes pagados! Y de inspiración la lucha que llevan...
gusbar dijo…
Hola Elda, amiga de lucha.

Dios si que esta, y como esta.
Cuando yo tuve la necesidad de viajar detras de la vieja, tambien aparecieron heroes anonimos.
Lo que si para un viaje, teniamos 8 pasajes, para mi y para ella, regalos de dios, y de esos heroes anonimos y no tanto, parientes y amigos, que cuando la soga aprieta, ahi estan.

viajen tranquilos y con Fe, que Lucas, al igual que mi mami, estan bendecidos.

Fuerza y vamos por un estudio de rutina mas.

te admiro. un abrazo de amigo de lucha
Qué bueno Elda que puedas pensar sólo en seguir adelante sin pensar en los costos, sólo preocuparte en venir a ver a las médicas que siguen sosteniendo a tu lado el milagro de Lucas.
Un beso re grande
Caro
Jungle Mom dijo…
Gloria a Dios por sus bendiciones y gracias por compartir todo con nosotoros.
Nadya dijo…
Que excelente Elda... Ojala algun dia podamos decir o hacer lo mismo por todas esas Eldas y por todos esos Lucas que dia a dia estan luchando. Es el sueño de mi vida poder ser parte de esos heroes anonimos que ayudan.

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…