Ir al contenido principal

Sabino Montanaro y Osama Bin Laden

Es muy osado de mi parte hablar del tema. 
Les explico quien fue Sabino Montanaro, porque no es tan famoso como el otro.
Quizás el esté en la lista de los hombres más viles de este planeta. En esa lista que imagino encabezan Hitler y estarán en primera fila Osama Bin Laden , Galtieri, Videla y otros. Gente que sin ningún tipo de sangre en las venas torturó, mató, violó derechos humanos y dejó  familias destrozadas por la muerte, el miedo y demás calamidades.El título se debe a que ayer falleció Montanaro, y hoy es setiembre 11, día en que Bin Laden pasó a la lista del los hombres viles más famosos de este planeta.

Lo osado va ser que intente explicarles dos tipos de justicia.
La justicia “humana”, esta que deja pasar el elefante y filtra el mosquito.
Esta justicia, representada por la ciega e imparcial mujer con la balanza, y que no funciona en la mayoría de los casos. Ni en Latinoamérica ni en el país más justo del mundo. Esta justicia que mete a ladrones a la cárcel y los devuelve a la sociedad después de unos años con un post grado en delincuencia. Entran ladrones de gallinas y salen asesinos y violadores.
Esta justicia que permitió que Galtieri muera en su casa, y que Montanaro no sea juzgado. Videla tal vez tuvo cadena perpetua,  pero eso no devolvió a las víctimas las vidas ni la paz. Para hacer corto el asunto, les dejo el link así ven ustedes que Sabino Montanaro fue un torturador más de la época de la dictadura stronista. 
A esa justicia Dios la llamó trapo de inmundicia.
Dice el Profeta Isaías en la Biblia:
"Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento"
Trapo de inmundicia: toallas para la menstruación, en el hebreo literal.
Ahora quiero hablarles de la “otra justicia”
Saulo era un asesino perseguidor de cristianos. Él, según cuenta la Biblia, apedreaba cristianos.
Junto a la  cruz donde fue juzgado Jesús, (por hablar en contra de la religión de los fariseos), moría un ladrón, un sinvergüenza que merecía morir allí. Eso sí que era justicia. Que se muera y sufra, supongo que pensaba la gente que había sido afectada por la mala vida de este tipo. Imagino a la esposa del hombre que murió en uno de sus asaltos, y a los huérfanos festejando que la justicia había llegado al fin, cuando el reo moría de asfixia en la cruz y cuando un soldado romano le rompía las piernas, para que muera más rápido. Y vuelvo al presente y trato (sé que no puedo) de meterme en el alma de las personas a las que Montanaro hizo sufrir horrores y no vieron “justicia”.
Lamento comunicarles que el asesino de cristianos: Saulo de Tarso, después se cambia de nombre y se llama San Pablo.
Lamento comunicarles que el ladrón, recibió el perdón de nada más y nada menos que de la boca de Dios, ahí en su último suspiro. Y lo más cercano a nosotros es que también sé, que Montanaro conoció ese perdón, y que probablemente Dios lo haya perdonado.
Esa justicia tampoco es justa. Dios garantiza ese perdón a cualquier persona que crea que Jesús pagó el precio del perdón. No importa la magnitud del pecado. No sé donde está Sabino Montanaro. Si se arrepintió por qué no vino a pagar su deuda con la justicia y predicó en la cárcel, no sé. Pero si pidió perdón señoras y señores está garantizada su salvación. No pagó en la tierra porque la justicia humana no funciona. Y no pagará en la eternidad porque la misericordia y el perdón de Dios no tienen límites. Espero no herir los sentimientos de nadie pero era mi obligación explicarles la magnitud del perdón de Dios. Si no te arrepentís te vas al infierno por poca cosa, y si te arrepentís Dios te perdona aun el genocidio y la tortura.
Y sí, esta es la justicia de Dios.


Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
    Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
    El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.
     Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.
     Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.





Comentarios

JB dijo…
La verdad, asi mismo es. No podriamos comprender como Dios obra, pero se que esa mismoa misericordia que le toco al ladron, estando en la cruz junto a Jesus, Jesus le dijo HOY mismo estaras conmigo en el paraiso.
Nunca pasa una mañana de Pascua sin que se reviva ávidamente la experiencia del ladrón en la cruz y la seguridad de Jesús de que estaría con él en el paraíso ese mismo día."Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas 23: 42, 43).

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…