Ir al contenido principal

Feliz Navidad

Cada familia tiene su forma especial de festejarla. Así como en la primera noche, los ángeles cantaron, los pastores saludaron y los reyes obsequiaron costosos regalos. Familias  con flores coco o nieve, familias humildes y sencillas y con cenas elegantes de rojo y dorado, familias con pesebres adornados con todo lo lindo que encontraron por ahí y familias con frondosos pinos. Todo para festejar a un Rey bastante extraño. 
Voy a recordar una vez más al protagonista de hoy. Hace como 2000 años (nadie se pone de acuerdo) el pueblo de Israel había sido conquistado por el Imperio Romano. Políticamente hablando, era un pueblo sufrido, que buscaba ser libre, del "opresor" que ellos creían que era Roma. Su Dios les había prometido a través  de los  profetas un Mesías.
Un Salvador, un Caudillo. Un personaje político, influyente, con valor para enfrentar al  tirano, que los libre de los impuestos de la esclavitud, de los abusos. Ellos esperaban un rey como en épocas anteriores que los gobierne según las leyes y las creencias judías.
Pero cuanto fue el desconcierto cuando Dios les envía un personaje tan raro, que en vez de nacer en un Palacio, nace entre animales. Que clase de Rey es este. Más adelante empieza a tener “discípulos” pero en vez de formar un ejército de valientes,  forma un ejército de gente que tiene como mandato amar al enemigo y bendecir a quienes los maldicen. Dice que los que lloran son bienaventurados y que de los niños es el reino de los cielos. En varias oportunidades dice que el ser rico no es motivo de orgullo, y el que ocupa el lugar más importante es el que sirve, no el que manda. Y así dice tantas cosas “fuera de lugar” que las autoridades intelectuales de esos tiempos concluyen con que este no puede ser el Rey.  Dicen que transgredió la ley y por eso recibió su merecido. Es que El sabia que el "opresor" no era Roma.
En el 2011, hoy mucha gente espera caudillos. Muchos buscan líderes que cambien su situación social.  Y muchos buscan al mismo Rey con los mismos intereses. Que cambie la economía, que mejore la vida, que nos haga triunfadores, que nos de reconocimiento, que nos haga sobresalientes.Que nos sane. Que el mundo aplauda a los cristianos porque seguimos al Rey.
Pero este Rey no vino para eso. Hay una realidad espiritual no legible sin fé. No es analizable desde la razón.  Este Rey no vino a liberarnos de nada de eso. El Rey de Reyes y Señor de Señores vino a liberarnos del pecado que nos llevaba al infierno. Vino con un propósito eterno. No vino a cambiar nuestras cosas pasajeras, vino a hacernos libres del pecado. De la miseria del alma, de la pobreza del corazón. Del odio del rencor, de la falta de amor al prójimo, del egoísmo. Vino a enseñarnos que sobre un burro se hace más que desde un auto de marca, si uno sabe bien su propósito. Vino a decirnos que el cuerpo es más importante que la ropa y la vida más que la comida. Aplicando ese pensamiento no sufriríamos por falta de regalos o cosas materiales y como consecuencia cambiamos nuestra realidad terrenal y la de los que nos rodean.

Más que nada quiero desearles feliz navidad a esos amigos que cruzaron el océano para reunirse con sus seres queridos, a los que viajaron horas, y a los que no pueden viajar porque no pueden salir del país donde están. Y a otro grupo muy especial: aquellos a los que los viajeros se les adelantaron, a esos que hoy por primera vez van a pasar Nochebuena esperando ansiosos el día en que pasando a la eternidad además de ver a Jesús, puedan ver a esa persona que se fue sin pasaje de vuelta. Para ellos hoy ningún regalo será suficiente, ninguna explicación. Pero sí, la fe y la esperanza de que un día vuelvan a reencontrarse con ellos. Porque para eso vino Jesús para traer y salvación y eternidad.
También a los luchadores que no se cansan, a los que valoran la vida más que a la comida, porque saben como yo, lo que significa estar al filo. A los que saben que cualquier ropa sencilla es más linda que la ropa de cama de hospital. Y que aunque pases la navidad en una casita humilde o en una sala de Terapia Intensiva eso es vida todavía hay que honrarla y estar agradecidos.
¡Feliz Navidad!
El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.
                                                                                                              Jesús  

Comentarios

Faith Sunflower dijo…
Que hermoso!
Feliz Navidad Elda!!!
Un abrazote!!!

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…