Ir al contenido principal

Miedo

El miedo paraliza. El miedo saca la capacidad de hacer cualquier cosa. El temor es el amigo de la duda y el peor enemigo de la fe. Pero a veces aparece. No sé que lo desata , pero aparece. Tal vez fue recordar ese sueño hace como cuatro años donde vi perfectamente a Lucas con 12 años. Tal vez fue enterarme de la partida de Danita, una nena con cáncer por la que se hizo mucho, pero se fue. Tal vez me preocupé demasiado por cosas secundarias y cuando me di cuenta me había olvidado del mayor de mis problemas que a veces se convierte en el único y a veces no existe. Tal vez dejé de escribir porque no quería acordarme de la razón de mi blog, y hay días de verdad en que no quiero que este blog exista porque me recuerda eso. Soñé dos veces que lo veía salir de una sala de operaciones otra vez. Quizás solo sea una excusa para estar triste, pero el miedo esta y si lo niego, seria una mentirosa.
No sé si todas las mamas de chicos que tuvieron esta maldita enfermedad sienten esto, me gustaría saberlo. Pero yo si lo siento. Y que seria de mi si no pudiera decirle a Dios : "tengo miedo", no me dejes, no mires mis dudas, no mires mis incapacidades. No mires mis errores, solamente te pido que no me dejes de cuidar. Que no dejes de contestarme, no permitas que no te sienta, no permitas que la locura de mi fe sea tragada por la razón.
Y si se puede que Lucas y este blog estén siempre.

Escucha, oh Dios, mi oración, 
    Y no te escondas de mi súplica.

   
 2 Está atento, y respóndeme;
    Clamo en mi oración, y me conmuevo,
   
 3 A causa de la voz del enemigo,
    Por la opresión del impío;
    Porque sobre mí echaron iniquidad,
    Y con furor me persiguen.
   
 4 Mi corazón está dolorido dentro de mí,
    Y terrores de muerte sobre mí han caído.
   
 5 Temor y temblor vinieron sobre mí,
    Y terror me ha cubierto.
   
 6 Y dije: !!Quién me diese alas como de paloma!
    Volaría yo, y descansaría.
   
 7 Ciertamente huiría lejos;
    Moraría en el desierto. 
    Salmo 55 
 8 Me apresuraría a escapar
    Del viento borrascoso, de la tempestad.

Comentarios

Carola y Paula dijo…
Eldita:
Es normal el miedo que sentís, seguramente tooodo eso que contás hace que revivas tus miedos más profundos, pasados, cuando cada palabra era casi una cachetada, cuando la incredulidad se apoderaba de vos, cuando el "esto no puede ser" era. No se trata de estar perdiendo la fe, seguramente se trata de reafirmarla, no se trata de estar olvidando, sino precisamente de que estas recordando todo el tiempo. Y ese miedo precisamente, también es el que te ayuda a seguir encontrarndo la fortaleza para seguir. Yo a veces lo comparaba, con la ausencia de bombardeo en las grandes guerras. Cuando las personas se acostumbraban a escuchar pasar los aviones, las bombas a lo lejos, a seguir, los momentos de silencio, donde el cielo no era surcado por aviones, daba miedo.
Tal vez un poco de susto a acostumbrarte al silencio, a empezar de nuevo, ya lejos de los pensamientos que siempre te ocupaban por entero.
Pero volvé a buscar ese rinconcito de seguridad que vos tenés tan claro, y seguí adelante con la serenidad de saber que sos excelente madre de tres hijos, esposa y transmisora de paz a través de tu blog.
Te quiero mucho y estoy segura que vas a transformar ese miedo en fortaleza.
Caro
Anónimo dijo…
Elda estoy pasando momentos muy fuertes con mi salud y cada vez que decaigo me acuerdo de ti y Lucas. Vengo leyendo tu blog hace un par de meses. lo he leido dos veces completo y cuando la ansiedad y el miedo me invaden leo esta entrada, me tranquilizo y puedo dormir. Gracias. bendito y alabado sea el Señor. bendiciones para Lucas y tu familia. desde Yucatán México Liz Hernández .
Anónimo dijo…
Yo solo se que el miedo siempre viene acompañado del valor.....si tienes miedo tambien tienes valor....sino tienes valor tampoco miedo..descubrete de tener miedo de ser un valiente ......o un valiente con miedo.....

Entradas más populares de este blog

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

Soy experta

Hoy estaba en el supermercado seleccionando verduras y en ese contexto llegó este post a mi cabeza. Repollo, tomates a diez mil guaraníes el kilo, olores y colores, ese fue el detonante inspirador.  Todo comenzó cuando estiré del rollo ese de donde se desprenden las bolsas de polietileno. La corté de un solo tiro. Eso no es fácil, son años. Después encontré papel higiénico de oferta, mientras calculaba los ingredientes que me faltaban y hacía las cuentas mentales para no comprar lo que estoy segura es más económico en otros comercios. Al salir de ahí fui a dos lugares más, un distribuidor de lácteos y otro supermercado. Casi todos los días hago eso, si no lo hago yo, envío a alguno de mis hijos teniendo en mi mente cada góndola y precio, cada vendedor callejero y sus horarios. Además, manejo los “metadatos” (información de la información) Y un diagrama de flujo mental que me dice en segundos las posibilidades de cambiar o no la característica del producto o no según presupuesto o exist…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…