Creer de todos modos

Esta semana Dios me bendijo mucho.  Eso no quiere decir que todos mis problemas se solucionaron y ya ando caminando sobre el agua, pero no hubo mayores dificultades que las cotidianas. Una de las nenas estuvo enfermita con dolor de panza y estamos todos (menos una) engripados, pero nada mas. Somos felices.
Mi familia es mas linda de lo que alguna vez soñé.
Pero el dolor vino de otra parte. Y me dolió mucho. Dos amigas y uno de los niños por los que oramos que sufren cáncer, no la pasaron bien. Esas situaciones en las que uno se queda sin palabras. Y en ningún caso se trata de algo simple, son situaciones realmente graves, sin solución. Desastres, calamidades. Muerte.
Primero me gustaría explicarles que cuando alguien sufre la pérdida de un hijo, esa pérdida NO es reemplazable con otro hijo, aunque la pérdida sea de un embarazo. Porque ese pequeñito que fue buscado y anhelado, era la respuesta a mucha oración, a muchas esperanzas a mucho esfuerzo. Y no hay nada de cierto en un -“son jóvenes” lo pueden seguir intentando-
Tener un hijo no es jugar a la quiniela a ver si uno le pega o pierde lo que apostó.  Simplemente no me puedo poner en ese lugar, y solo puedo compartir el dolor pero no tengo la capacidad de consolar.  En otro de los casos, fue el dolor de la traicion, la mentira. Es un dolor del corazon, no es del cuerpo pero a veces duele mas. Y cuando es tu amiga, una persona con la que compartis la vida, afecta.
El tercero fue recibir la noticia de que uno de los chiquitos pasó a cuidados paliativos. Ya no hay curacion posible, para la medicina, ustedes saben lo que yo pienso, si Dios decidiera lo contrario, puede .

Bueno Elda, ahora explicame como crees que Dios es bueno , igual con todas estas cosas….

Dios es eso, Dios. Soberano. Nada cambia en El aunque a nosotros se nos caiga el mundo encima. Cuesta seguir dandole Gloria y Honra en medio de estas situaciones. Pero honrar, adorar y ser fiel, es cuestion de conocer profundamente al Dios de Israel, y saber que El sabe porque lo permitió, aunque nosotros nunca lo comprendamos. Y cuando digo nunca, digo: nunca será para mi razonable que mi hijo haya padecido cancer. NUNCA.  Aunque me digan que habia mil propósitos, que se curó, que mucha gente es bendecida, bah, a mi eso no me importa. Lo mejor hubiera sido que esto no me haya sucedido, ni a mi ni a mis amigas, ni al nene que pasó a cuidados paliativos.

Job dijo  
Creer en Dios, va mucho más allá de simplemente saber que uno va recibir lo que pide, creer en Jesús, significa tener la plena confianza en El, al punto de entender que todo lo que hace o permite fue su decisión , aunque nosotros no lo comprendamos.  
No se trata de resignación o rendirse, se trata de una confianza más allá de la razón. Es seguir honrando al Dios de Israel aunque la higuera no florezca, porque no lo adoramos porque las higueras florecen, lo adoramos porque es Digno de Adoración siempre.

Esta entrada va con amor y sin intención ninguna a que mis amigas queridas la comprendan o me entiendan, yo entiendo el dolor que se siente cuando las cosas no tienen sentido .Estoy orando por ustedes, es lo único que puedo hacer. 

2 comentarios:

Faith dijo...

Palabras ciertas. Los hijos son irremplazables. Mi sobrino falleció a causa del cáncer hace 12 años, aun sigue vivo en nuestros corazones, aun lo recordamos y lloramos, aunque tenga un hermano, y primos, ninguno ha podido ocupar su lugar. Perdí a mi segundo hijo a los 4 meses de gestación, hace casi 3 años. Aun lloro por el, aunque me digan que no había nacido y que no debería extrañarlo. Era vida, vi su corazón latir y lo escuche en la consulta del obstetra, estuvo vivo, aunque no nació. Su hermano de 5 años, y su hermano menor que viene en camino han sido incapaces de reemplazarlo. Quien no ha perdido un hijo o no ha estado a punto de perderlo (de la edad que sea), no puede opinar, porque no lo ha vivido y no sabe lo que se siente. El dolor nunca se va.

Que Dios nos envía cosas malas? O cosas buenas? No lo se. No se si somos nosotros mismos quienes con nuestras acciones provocamos ciertas cosas. No se si existe un libro en el que todo esta escrito y nosotros simplemente representamos una obra de teatro. Suelo pensar que venimos al mundo con una misión y al cumplirla, nos vamos, aunque los que se quedan sufren por la ausencia. Una terapista angelical un día me dijo, que muchas almas vienen al mundo con una especie de contrato, para darle luz a la humanidad, esos son los niños que enferman y mueren. Con su acción nos dan luz. He leído que los niños que enferman así, pagan karma de vidas pasadas. Pienso que son nuestros propios sentimientos, nuestras emociones los que causan las enfermedades, y que hay que curarse desde dentro para poder sanar de verdad.

Opiniones hay muchas. Religiones hay muchas también. Cada persona tiene sus creencias, pero al final la verdad es una: Dios esta presente, Dios no nos abandona, aunque pasemos por momentos de tristeza, de dolor, esta ahí, tomando nuestra mano, permitiéndonos llorar en su regazo. Queda en nosotros tomar todas esas experiencias que vivimos, y las que vivimos a través de otras personas para crecer, para crecer como seres humanos, para crecer espiritualmente, y poder hacer algo de provecho, poder ayudar, poder acompañar a quien lo necesite. Nos transformamos a través de esas experiencias, algunos se endurecen, otros logran descubrir su camino. Y quienes podamos ayudar a los otros, siempre contamos con el apoyo de Dios, porque eso es lo que el quiere, que seamos uno, que nos acompañemos y nos cuidemos mutuamente.

Un abrazo Elda, Respira profundo y sigue adelante.

www.tierradeangeles.com
Www.theblueleaf.net

Carola Esperanza dijo...

Nos acompañan para siempre, no sé si el dolor, pero que él es parte de todo lo que pienso, hago y quieron está siempre. Me acompaña y me va a acompañar por el resto de mis días.
Creo que hay que disfrutar de todos y cada uno de los ratitos. Mientras hay vida hay esperanza y los paliativos es la generalidad y cada nene es la singularidad. Y como decis vos la fe puede mucho y poder disfrutar cada momento, más allá de lo que pueda resultar es lo que mantiene vivo. Con mucho amor te mando un beso Elda, y tengo toda la fuerza que me dejó mi Joaco para transmitirles.
te quiero mucho

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...