Cuando uno no es dueño de nada

La biblia dice que somos mayordomos, que nada es nuestro en realidad. Todo es de Dios. Solo pensando así, uno puede desprenderse de las cosas y de las personas, porque nada le pertenece a uno.
Lucas viajó y les confieso que esta semana estuve miedosa en todo sentido. Le tocaba un control en mayo, y no me había percatado de que mas de la mitad de mayo ya se iba, y yo no había organizado el viaje. Cuando me di cuenta que había dos días feriados, llame al Hospital a ver turnos, lo conseguí para el lunes 14. Era jueves. Cuando marco un turno en oncología del Gutiérrez yo se que tengo que ir si o si. Cada turno es demasiado valioso.  Escribí para pedir el pasaje, y la duda de un no sé si esta vez te cubren el pasaje, me dio miedo.

Y si me dice que no? Y si la bendita persona que me regalo los pasajes de por vida me dice que no hay esta vez? de donde saco 600 dolares para el viaje. Y el viatico?  Dejé unos cuadros en la oficina de una señora que quería verlos y si vendía alguno... tal vez. Pero de repente me dio un ataque de inseguridad terrible. Ustedes saben que yo hago todo lo posible para que otras mamas no estén así, que no les falte pasajes para llevar a sus niños a Argentina. Pero saben, yo no me ocupo de mi porque eso siempre se lo deje a Dios. Su promesa dice que si yo me ocupo de ellos, él se va ocupar de mi y de mis detalles. Al final esa bendita familia me respondió y tuve los pasajes, Lucas viajó, pero lo mas importante no era llegar ni volver, si se ponen a pensar. Lo mas importante era escuchar a la doctora Gabriela decir, "esta todo bien, nos vemos en octubre" :) Y en este mayo cumple cuatro años de remisión. ¿Cuanta plata podría comprar eso? La salud de Lucas no podría conseguirla aunque fuera millonaria. Saben, alguna vez soné con tener un auto. Esas cosas que uno sueña y dice "algún día". Y de verdad mis entradas no dan para comprarme un auto o una casa. (Todavía)
Pero a Dios le encanta, hacer las cosas así sin que yo las entienda. Y de un día para el otro, alguien quiso bendecirme para que pueda vender mis cuadros, muchos de ellos muy grandes para llevarlos en colectivo. Y me prestó una camioneta. Si así como lo leyeron. Técnicamente tengo una camioneta para trabajar. En la teoría no tengo nada, no es  mía, no esta a mi nombre. Pero en la practica estoy manejando una, y si puedo ofrecer y vender mis cuadros es gracias a ese apoyo. ¿Es mía? no, ¿la tengo? Si. Como la salud de Lucas, como los pasajes que quedan por pagar por el resto de la vida y los controles de Lucas. Como la salud que yo  misma necesito para pintar, mis ojos, mis manos.  Nada es mio, no se que va pasar mañana conmigo, no se como va seguir mi historia. Pero de algo estoy segura, todo lo que es de Dios, esta mas seguro que si fuera mio. Su Banco en el cielo es el mas confiable.  Nada mejor que saber que no tengo nada, sin embargo nunca me falta nada. Vivo por fe. Camino sobre el agua, aunque la ley de la gravedad diga que debería hundirme. Y es lógico que haya tenido inseguridad y miedo, porque caminar sobre el agua no es fácil, pero poder se puede, ya me ven.

Entonces clamarás, y el Señor te responderá; lo invocarás, y él te dirá: “Aquí estoy. Si quitas de tu medio el yugo, el dedo amenazador, y el lenguaje hueco; 10 y si compartes tu pan con el hambriento y satisfaces el hambre de los afligidos, entonces tu luz brillará entre las tinieblas, y la oscuridad que te rodea será como el mediodía.” 11 Entonces yo, el Señor, te guiaré siempre, y en tiempos de sequía satisfaré tu sed; infundiré nuevas fuerzas a tus huesos, y serás como un huerto bien regado, como un manantial cuyas aguas nunca faltarán. 12 De generación en generación tus descendientes edificarán las ruinas y los cimientos de antaño, y tú serás conocido como reparador de ruinas y restaurador de calzadas otrora intransitables

2 comentarios:

Faith dijo...

Señales las hay por todas partes, el detalle esta en ver y reconocer esas señales. No estamos solos, recibimos ayuda constante. Dios se vale de muchos ángeles para hacerlo, muchos de ellos están aquí en la tierra, colaborando para los pasajes de niños que necesitan ir a su control, o prestando sus camionetas, o comprando obras de arte. Solo hay que tener fe, dejar fluir las cosas, mantener la mente en positivo y ver como suceden las cosas. Un abrazo Elda, me alegra que todo vaya bien.

Anónimo dijo...

Siempre me dejas llorando Elsa, siempre, el Senhor no solo te usa para las familias necesitadas, sino para ensenhar a sus Hijas Fe, en medio de un mundo material, a mirar mas alla de nuestra necesidad, te quiero leer siempre, no dejes de escribir!!! Diana Graf

No, no trabajo…

               Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy es...