Ir al contenido principal

Teletón ¿si o no?

El año pasado me invitaron a participar de la organización del Twitterton. Que no es otra cosa que el Teleton de las Redes Sociales. Alli conocí que es Teletón, que hacen y quienes están al frente.

Para que tengan una idea del concepto que tenia de Teletón, aclaro que crecí en la Argentina y que en toda mi infancia nunca escuche nada parecido. Lo mas cercano a eso era Sábados de la Bondad, un programa con esas características, en donde se hacia una maratón para apoyar a algún  hospital.
(Quien recuerde ese programa estará delatando su edad indefectiblemente).

Por ende, no llevaba conmigo la carga que llevaban la mayoría de los paraguayos con esa imagen del Teleton anterior corrupto e inútil para la gente necesitada. Ya que lamentablemente la administración anterior fue un fiasco, una estafa, y eso era lo que había quedado en la memoria del paraguayo.

En esa reunión conocí a los nuevos administradores. Pero no solo eso. Suelo pecar de ingenua. Entonces me adentré a averiguar, porqué en Argentina no hay Teleton y después escuché y leí las opiniones de los detractores, y sus razonables "porques".
Y saben, en muchas cosas tienen razón. Cuando un pueblo paga sus impuestos, estos deberían estar destinados a cubrir la salud, y las necesidades de las personas. Subsidios, sillas de ruedas, terapia, asistencia, etc. No es necesario que el pueblo nuevamente saque de su bolsillo para eso. Cierto.

Es verdad que el estado debería ocuparse de cubrir esas necesidades. Y un ejemplo de ello lo es Argentina, donde una persona con discapacidad, ( a veces con mucha burocracia de por medio) tiene lo que necesita.
Si no tiene obra social, el estado cubre en gran manera sus necesidades. No siempre y no del todo pero lejos, mucho mejor de lo que vive un discapacitado paraguayo.
Ahora bien, todo bien en soñar con que el estado paraguayo se ocupe. De hecho eso es primordial. Pero mientras tanto, ¿que pasa con la gente que necesita ayuda  inmediatamente, ahora, hoy,?
Uno de los cuestionamientos que  "casi me convencieron" fue el de Asistencialismo versus Solidaridad. Y me veo muy identificada con eso. ¿Yo que hago, solidaridad o asistencialismo?
Esta mal que las empresas tengan publicidad mediante su ayuda, "desinteresada" dicen, está mal que los ricos ayuden a los pobres porque eso es verticalismo.
Bueno ahora voy yo con mi opinión. La mía, lo que piensa Elda después de todo lo que vio, leyó y pensó.

Quiero que se metan en los zapatos de alguna de las familias de los niños con discapacidad, y se pongan a pensar si van a poder esperar que el estado, los senadores, diputados, y otros bichos rastreros se ocupen de ustedes, o que una empresa sea cual fuera su "oscura" u "oculta intención", los ayude a salir adelante.

Quiero que me digan si ustedes no pudieran caminar, les importaría un bledo de donde viene la silla de ruedas. Claro al menos que sepan bien que es robada o algo así. ¿Me explico?
Mientras esperamos que los que saben de derechos humanos y esas cosas ganen su batalla "contra" el  gobierno paraguayo, tratando de convencerlos de que aprueben leyes, para que este país sea mas habitable para las personas con discapacidad, mientras esperamos que Paraguay avance, mientras esperamos....... 


Teletón hace.

Mientras se quejan, un equipo de gente, recuperó la credibilidad y re-organizo una fundación hecha pedazos.
Mientras tanto, ya hay familias que estarán eternamente agradecidas.
Prefiero confiar en mi sexto sentido, que me dijo el día que conocí a Andres Silva Chaves que era un hombre que hace lo que hace de corazón y no con algun interés detrás. Prefiero confiar en mi ingenuidad que me dice que en las miradas de Andres y Víctor hay ese brillo de humanidad que solo podemos detectar los tontos como yo.
Porque vi las lágrimas en los ojos de los que asistieron a esa reunión, porque escuche a un papá agradecido que, como yo, daría cualquier cosa por su hijo y no tenemos tiempo de andar analizando como se hace.
No es pereza mental. La necesidad es urgente. ¿Porqué mejor no trabajamos juntos? Y los que saben mucho, hacen fuerza hacia arriba para que el estado de una buena vez haga lo que tiene que hacer. Y los que pueden apoyar a Teletón, lo apoyen para que haya una salida rápida para tantas familias. Y entonces un día, ya no sera necesario Teletón, pero habrá muchas personas con discapacidades que crecieron con mejores oportunidades porque existió Teletón. Y ellos ocuparán lugares en el gobierno, y ellos se ocuparan de que haya un mejor contexto.
Por eso yo apoyo a Teletón.

Comentarios

Nadya dijo…
De acuerdo en casi todo lo que decis Elda. En lo unico con lo que no estoy de acuerdo es en que sea solo para niños con discapacidad. Existen miles de niños "normales", que tambien necesitan, que caen enfermos por cosas de la vida, digamos una meningitis, dengue, neumonia, a quienes no le alcanza la solidaridad de esta gente, y nunca lo va hacer porque no existe un Teleton para la gente normal como esos niños de la calle, digamos "sanos", quienes estan expuestos a tanto y a quienes tambien el estado esta obligado a ayudar y no lo hace. Si lo hacemos por los niños discapacitados y por sus padres, porque no hacerlo por tooooooodos los niños?? No se si me explico pero es algo asi. Un abrazo y como siempre 10 puntos a tu blog Elda.

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…