Ir al contenido principal

¿Porque todavía tengo fe?

Tengo que contestarle a Yadira, que me escribió al comenzar la semana.
Yadira, no hay nada que me haga doler más el alma que saber que hay chicos que siguen la batalla. Y me dolió mucho saber lo de la piernita de tu niño por esta infame enfermedad a la que odio con todas mis fuerzas. 


A veces cuando conozco a otras mamas que siguen la batalla, y a otras que tienen a sus niños en el cielo, me siento mal, porque me pregunto porque yo sigo con Lucas a mi lado y ellas no. Es un privilegio verlo sano y sonriendo, que tal vez no me merezco. Me preguntabas como sigo con fe, a pesar de todo lo que pasamos. Y me preguntas si vi sufrir a Lucas. Sí y mucho. Lo vi soportar y gritar de dolor, respirador artificial, agujas, vómitos, dolor, nervios, rechazo, (hay gente muy ignorante y cree que cuando un nene está con barbijo es porque contagia, no piensa que lo usa para protegerse porque él, es que tiene bajas defensas). 

Lo veo sufrir aún hoy, cada vez que tenemos que ir al control, y hace unos días lo vi tan manso y sumiso, (entregado es la palabra) cuando la doctora lo desnudaba para revisarlo; él tiene 11 años y no es fácil, pero el sabe que no tiene opción. Lo veo sufrir cuando me escucha que estoy sacando pasajes para viajar, ni él ni yo queremos viajar al hospital. 
El cáncer golpea, y más si es a tu inocente hijo, como bien me decías, pero....


Lo vi lagrimear hace unos meses (y fue la primera vez) (tanto que cuando lo recuerdo yo misma lagrimeo) porque le conté que falleció una compañerita de lucha. Jugaba con ella en la fundación, y se la llevo la leucemia. Hasta hace poco, él no tenia mucha percepción de "los que nos van dejando" pero ahora es grande y consciente y cada vez que viajamos el ve otros chicos que siguen con quimio, con sonda nasograstrica, sin pelo, y lejos, muy lejos de su familia. También nos dolió, la distancia, la soledad, y te mentiría si no te digo que también la necesidad económica. Me dolió separarme de mis hijas, recibir ayuda me conmovió, y no faltó alguno que reclamó que me ayudó y que tenia que recibir algo a cambio. Y todo lo que de seguro tu ya sabes, la relación de pareja, los otros hijos que dejas a su suerte, el trabajo...


Cuando era chica conocí a Cristo. ¿Como? Bueno, creí como una niña que era lo que me contaban de la Biblia. Y aprendí a hablarle, y él me contestaba. No oí nunca su voz, pero me pasaban cosas que solo él podía saber, porque eran parte de las oraciones, que nadie escuchaba. Creí cada palabra que leía en ese libro. 
Un salmo dice: 
Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo: 
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. 

Ese verso no dice que me sacaría del valle de sombra de muerte, dice que el estaría conmigo allí. Y se que está. Y aunque hubiera preferido no pasar nunca por esto, si El lo permitió es por alguna razón, que yo nunca justificara, pero que hoy puedo entender vagamente. Si Dios mismo me pedía permiso obviamente le decía que no. Pero los permisos para hacer lo que quiera con mi vida ya se los di hace mucho, cuando le entregue mi vida a Cristo y tome la decisión de ser parte de sus soldados. El perdonó mis pecados y me dio vida eterna, y esa misma eternidad la tiene Lucas, y ahí la muerte no tiene poder.

¿Conoces la historia de Job? también esta en la Biblia, sufrió mucho mas y su fe era inquebrantable, porque sabia que Dios no permite que sucedan las cosas sin alguna razón. Con eso no digo que Dios mande las enfermedades, no, pero las permite. Y no es porque no le creemos o no tenemos fe, porque yo la tenia pero igual me pasó. 
Juan, el apóstol, dice la biblia que era el discípulo amado, se recostaba en el hombro de Jesús. Caminaba con Dios. Pero estaba en la cárcel, viejo, enfermo y había visto morir a sus mejores amigos comidos por los leones, solo por hablar de Jesús, a quien, por cierto vio morir injustamente en una cruz. 

Pero escribió en el Apocalipsis: 
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron 

Juan creía, a pesar de que nada era lindo en su vida, porque su esperanza estaba en la eternidad y en un Dios que el sabia que decía la verdad.
Estos últimos meses estuve muy desanimada. Desde hace un tiempo, vengo usando este medio para pedir ayuda para otras mamas mas desafortunadas. Me preguntaras...¿mas? si mas. Porque ademas de tener un niño con cáncer, no tienen medios para llevarlos al medico, conseguir tratamientos y hacer controles. Vi esa realidad en Argentina en la fundación donde Lucas y yo nos hospedamos, y son mamas paraguayas que van sin recursos con sus niños, solo pensando que el sacrificio podrá darles alguna esperanza.
Así, mucha gente que leyó el blog y mis pedidos, cada mes, colaboran y cada mes estas mamas viajan, y siguen.  Ese desanimo hizo que yo piense que nadie mas quería ayudar.  Pero para mi sorpresa, dos personas que conocen mi historia y entienden la lucha, organizaron dos eventos solidarios. Una de ellas se llama Angélica, ella armó un concierto para ayudar a una de las niñas que figuran en la pestaña "quiero ser padrino". 

Evelyn con tres añitos y leucemia, viajó y ahora tiene la promesa de un padrino que la va ayudar. Y Nancy de 15 años, también sin recursos económicos para seguir en la lucha contra su linfoma leptomeningeo, pudo viajar porque también consiguió un padrino. Todo porque yo me atreví a contar nuestras historias en este blog. 
La enfermedad de Lucas debió ser una desgracia. Pudo haberme dado suficiente desanimo para decir: Dios no me quiere, y quitarme la vida. Porque siempre le creí y siempre lo adoré y de todos modos me paso esto. Pero preferí que el cumpla lo que dice este verso en el salmo 84 

Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas,
En cuyo corazón están tus caminos. Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente

La semana que viene es el día del niño en Paraguay, y un amigo diseñador de paginas web, que no tiene un enfermo en la familia, o un caso cercano, decidió hacer algo por los chicos que luchan, y con el apoyo de una comunidad de Community Managers, organizó una charla donde la entrada es un juguete para llevarles en su día a los chicos internados, a los que hacen quimioterapia, a los que están en los hospitales. Gustavo, conoció mi historia, y como Angélica, entendió y se solidarizo con los niños. Estoy tan emocionada porque para mi eso es una muestra mas de Dios, que me dice que a pesar de todo el sigue con la idea de ayudar. Todo este movimiento, es cambiar el valle de lágrimas en fuente...

¿Porque tengo fe? no porque mi hijo esta vivo o sano, si no porque sé que Dios esta allí, y me prometió que un día estaremos con el, en un lugar donde no va haber cáncer, y donde el mismo va secar cada lagrima que derramamos. Mientras tanto, ya que no podemos hacer milagros de sanidad, (yo creo en eso también, pero no siempre suceden) seremos un milagro pequeño para ellos....


Solo te puedo decir que nuestra oración hoy será a favor de ustedes. Me comprometo a creer que Dios va hacer algo grande con tu niño. Aunque también entiendo, que el hecho de que esté un día mas con vida es un milagro, que solo los que pasamos situaciones extremas sabemos apreciar. El es tu milagro, y un día si te animas a creerlo, Jesús enjuagará tus lagrimas con sus propias manos. 

Gracias por escribirme, y es un compromiso para mi orar por ustedes.

Comentarios

Yadira dijo…
Muchas gracias por contestarme, se de la labor que has realizado por lo que he visto en tu blog y la verdad que gusto que ayudes a las personas. Nosotros somos de Mexico y estamos en la lucha tambien contra esta enfermedad tan terrible, mi hijo perdio la pierna pero confio en que saldra adelante, afortunadamente el tratamiento lo ha pagado el gobierno mediante el Seguro Popular pero ahora estamos luchando por una medicina y hemos recibido una respuesta tan buena de muchas personas de buen corazon que la verdad es que se le levanta a uno el animo. Si gustas puedes ver el caso de mi niño en axelvscancer.net , te agradezco tus palabras yo estoy un poco dolida con Dios pero como dice mi madre si no tiene uno fe, que tiene? Y mas en casos tan duros como tener a tu hijo con cancer. Asi que lo que me comentas me ayuda a tratar de darle perspectiva a esto. Te mando un abrazo y a Lucas tambien, que todo siga bien. Saludos.

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…