Ir al contenido principal

¿Servicio Militar Obligatorio?

Las noticias en este país no dejan de sorprenderme.  De repente y  por orden de no sabemos quién, empiezan a pedir “la baja” a los varones en los lugares de trabajo.
 Escuché la noticia entre los quehaceres de mi casa. No le presté mucha atención hasta que mi esposo empezó a decir que era bueno el servicio militar. Ahí me di cuenta, de lo que la palabra “militar” guardaba en mi memoria, y les diré no recordé nada bueno.
Para mi infancia en Argentina, la palabra en cuestión, era sinónimo de abuso, violación, muerte, Plan Condor, torturas y Golpe. Y una frase que escuché decir a mis primos: “me salve por número bajo”.


Cuando hablábamos de valor, héroes y guerra no me sonaba la palabra militar, me venía la palabra soldados, como esos a los que les enviábamos huevos de pascuas y pulloveres que se juntaban en la escuela, en el 82.
Pero cambiemos de escenario. En el 91 llegué al Paraguay.

Un día de esos de mucho calor, una amiga política, que tenia parientes militares, me invitó a la casa de su no se que, para bañarnos en la piscina. Entonces vi algo que me llamó la atención, pero no le di mucha importancia porque con mis ignorantes 16 años no entendía nada.

Pero hoy me acorde muy bien de lo que vi.
Un “soldadito” (asi llaman en Paraguay a los soldados de bajo rango) traía galleta (pan paraguayo) y limpiaba el jardín de un militar de más alto rango. Era, con su uniforme verde, una especie de secretario multiuso. Según mi opinión, era la versión masculina de la criadita paraguaya.
Esa que yo sepa no era una estrategia militar que estaba aprendiendo ese jovencito en el ejército.
Y así, fui recordado las historias que mi papá me contaba. Y las historias de mamas que todavía buscan los cuerpos de sus hijos desaparecidos mientras cumplían el SMO.
Y por supuesto termine despotricando contra mi pobre marido que solo dijo “es bueno”. 
Sería bueno, si hubieran recursos, educación, justicia militar decente, y salud. Pero en este país, donde la guerra no es probable, por no decir es imposible, los soldados están de más. Y si hubiera que invertir en las Fuezas Armadas, mejor invertir en salud, o educación.  El ejército no hace a nadie más macho.

Me perdona ese amigo entrañable militar que siempre me lee. Pero es lo que pienso, aunque no tenga toda la razón.
Los valores que se “predican” en el ejército, esos de las películas, sinceramente no existen por estos lugares del mundo…
Porque seguro no soy la única mamá que piensa así, hoy vi en el noticiero que un batallón de muchachos en edad de prestar servicio militar, corrieron a presentar su “objeción de conciencia”
¿Y que esperaban? ¿Que vayan corriendo a enfilarse a un ejército que no tiene ni un poco de credibilidad?


Si alguna vez he decidido pertenecer a un ejército, ese es el de Cristo. El único líder que da órdenes precisas seguras, y eternas. El único ejercito que busca vida y no muerte. Pero bueno esa fue mi decisión. Digo, por si a alguno le interesa enfilarse es lo único que les puedo recomendar.




Comentarios

Nelson Adorno dijo…
en partes coincido en partes no Elda, en este bello país que es Paraguay se desbordó lo que sería la democracia al libertinaje, hoy día hay muchachones que corrigen a sus madres por no decir azotan x la falta de educación y disciplina en el hogar y hablo con conocimiento de causa, en ese sentido es muy bueno el servicio militar y para ese tipo de gente, porque se les enseña a amar a la patria y a la madre, se les enseña los valores de la familia, a trabajar en equipo, el respeto a los superiores y las autoridades y a ser hombres de bien. Coincido plenamente con Arturo: hace falta el S.M.O. ... para estos muchachos que no saben para donde tirar, ociosos, que hoy día están consumiendo drogas, vendiendo hasta la ropa interior de sus hermanas y amenazando de muerte a sus madres, hace falta. Dios bendiga nuestro Paraguay.
Nelson Adorno dijo…
en partes coincido en partes no Elda, en este bello país que es Paraguay se desbordó lo que sería la democracia al libertinaje, hoy día hay muchachones que corrigen a sus madres por no decir azotan x la falta de educación y disciplina en el hogar y hablo con conocimiento de causa, en ese sentido es muy bueno el servicio militar y para ese tipo de gente, porque se les enseña a amar a la patria y a la madre, se les enseña los valores de la familia, a trabajar en equipo, el respeto a los superiores y las autoridades y a ser hombres de bien. Coincido plenamente con Arturo: hace falta el S.M.O. ... para estos muchachos que no saben para donde tirar, ociosos, que hoy día están consumiendo drogas, vendiendo hasta la ropa interior de sus hermanas y amenazando de muerte a sus madres, hace falta. Dios bendiga nuestro Paraguay.
Elda Cecilia dijo…
Nelson, gracias por tu opinión, es importante para mi y para todos escuchar otras campanas.
Sé que hay militares buenos, y sé que si es su vocación, esta bien, pero obligatorio, no.
Mis respetos a los pocos militares íntegros. Es mi opinión como mamá gallina.Y creo que la disciplina y el respeto a la mamá lo enseña el papá y no el ejército.(evidentemente soy anti-ejercito nomas luego)
VaneRV dijo…
Resumo en algo que vos dijiste Elda:
A la Milicia le falta CREDIBILIDAD. Nuestra milicia, en general, es una tomadura de pelo. Yo ni muerta dejo que mi hermano se vaya a un boliche donde le traten de criadito y se exponga a abusos sexuales, verbales. Eso no es "la vida te hace más fuerte", a quién le quieren joder?
Vuelvanla una institución creíble y digna, que vuelva a sus principios y propósitos, y ahí hablamos.
Elda Cecilia dijo…
Vane, mas claro imposible.Sin pelos en la lengua.
Los principios y valores que regirán nuestras vidas los aprendemos en la familia. Y por más bellos ideales que tengan ciertos militares, honestos y buena gente, la realidad es que existen muchos.. yo diría demasiados, militares que viven vidas desordenadas, nada ejemplares, violentos en la casa, borrachos, y hasta drogadictos. Eso quiere decir que hacer el "servicio" no es una garantía.
Elda Cecilia dijo…
Gracias Angélica es cierto, no es garantía de nada.
Carolina Cano dijo…
El problema principal es que nuestro país no crea un espiritu de patriotismo en las personas, si uno se sintiese orgulloso de su país quien duraría de servirlo en la milicia.
En los hogares debemos formar el orgullo de ser Paraguayos y que donde quiera que estemos sepamos defender a nuestra nación, no importa si es delante de amigos que te dicen que mientas en tu IVA, o en la facultad que te dicen que copies nomas total todos lo hacen.
La nación se empieza a defender aprendiendo a cumplir con ella en todo y luego se pasa a defendarla con la vida.
Si un pueblo tiene orgullo por su Nación nunca dudaría en dar su vida por ella.
Formemos en el hogar el amor a la Patria asi unicamente construiremos un mejor país en un futuro.
Anónimo dijo…
Seria bueno ke algunos ke otros paraguayos estemos preparados para no atacar de nuevo con machetes a algunos paises ke cn 1 dedo nos podrian eliminar... No solo por la tierra sino hoy dia por la escases de agua... Y del criadito de verde hace cuanto años hace... Hoy dia hay derechos humanos, y no se les puede tratar así a soldados, y tambien que no dejan ke se atrapen a los delincuentes "EPP"

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…