Ir al contenido principal

Llegó el día


Esperé tanto este día que ahora no sé como contarlo.Viajar y todos los detalles que ello conlleva, son horrendamente estresantes. Si bien Dios provee, hay muchos inconvenientes que teníamos que soportar como familia que eran inevitables. Este viaje fue complicado. El lunes pasado Lucas tenía que estar en el Hospital Gutiérrez porque tenía turno para una tomografía, el martes un eco cardiograma, el miércoles una espirometría, el jueves y el viernes consultas.

Los pasajes estaban nuevamente pagados por esa familia que de corazón nos dona desde julio del 2011 cada vuelo. En setiembre hubo un problema y no pudieron ayudarnos. Los turnos de Lucas eran para setiembre, pero como no teníamos pasajes no nos fuimos y empezamos a juntar plata para poder viajar en octubre.  No quise usar este medio (ni ninguno) para pedir ayuda.  Quería pagarlos yo. Cuando estaba decidida a viajar en colectivo, Dios volvió a mover su mano y llegó de nuevo la donación de los vuelos. Siempre me llama la atención como Dios cuida de Lucas, hasta en los pormenores.

  
La cosa se puso color de hormiga cuando el domingo a la madrugada perdió el vuelo. Me puse nerviosa. La hago corta, una madrina mas de Lucas de esas que me dicen siempre “si necesitas algo no dudes en llamarme”, me ayudó a pagar la multa y el remise, porque para ir en el vuelo de la noche  la multa era tan cara como otro pasaje. Así que tenían que salir el lunes a las 5:30 y estar a las 8:00 en Palermo, llegando por Ezeiza. Fue una odisea, Lucas hizo el viajazo en ayunas para poder llegar y hacerse la tomografía.

El lunes en Buenos Aires para transitar por las calles se necesitaba un barco no un colectivo o auto. Llovía con ganas. Pero llegó y cada día de esta semana Arturo lo llevó al Hospital. Por supuesto hospedados en la Fundación Argentina de Trasplante Hepático, con quienes contamos siempre, nosotros y muchas familias más.  De no ser así también tendríamos que conseguir para un hotel. Cuyo costo mínimo es de 120 pesos por día.

Pero todo esto es una macana si nos ponemos a pensar en la razón del viaje. 
Confirmar que no hay cáncer de nuevo. No se imaginan el miedo que tenía a que las noticias no sean buenas.  Volver a dejarlo todo acá, mis hijas,  mis proyectos, mis planes. Mentiría si les dijera que no tengo miedo. Tengo fe, Dios ha sido fiel conmigo y de El no dudo, pero si el decidiera que yo vuelva a pasar por esta prueba ¿Qué podría reclamarle yo?
Dice el libro de Job: (mi cuate) ¿Aceptaremos sólo las cosas buenas que vienen de la mano de Dios y nunca lo malo? (Job 2:10) 
Creo ferviente que Jesús sanó a mi hijo, pero Dios es soberano y el decide finalmente lo que vaya a suceder. Mi compromiso es seguir siendo fiel a Él, sea cual fuere la circunstancia que tenga que atravesar. 
Traté de no permitirme pensar en que sucedería si mi esposo me dijera : “hay que empezar la quimio de nuevo” cada vez que me venía un pensamiento como ese obligaba a mi mente a cambiar de tema. 
Pero Dios lo tenía todo planeado.

Cada estudio que Lucas se hizo salió bien. Mejoró inclusive su insuficiencia pulmonar, secuela de la operación de biopsia. La psicóloga dijo que le demos más cosas que estudiar aparte de la escuela porque es muy inteligente.  Eso ya lo sabíamos, jeje mis cuatro hijos son así.
Pero, no solamente todo salió bien, lo que me hizo suspirar, es que ya no tendrá controles. El próximo control será en un año. Llegamos a ese momento en la vida de un paciente oncológico tan esperado, controles anuales. Solo queda un viaje, en febrero para un control de endocrinología para prever algún desajuste pero con oncología nada.
No más tensión por los viajes.
Quiero agradecer a Edgar, porque tener solo 700 blancos el jueves, no le impidió llegar hasta el Hospital de Niños para llevarle un reloj de regalo a Lucas ( Lucas siempre quiso un reloj como este).
Esas son para mi caricias al alma. Fuerza Edgar, vas a salir como un campeón de esta también.


Qué felices son los que temen al Señor
    y se deleitan en obedecer sus mandatos.
Sus hijos tendrán éxito en todas partes;
    toda una generación de justos será bendecida.

 Ellos mismos serán ricos,
    y sus buenas acciones durarán para siempre.
La luz brilla en la oscuridad para los justos;
    son generosos, compasivos y rectos.
Les va bien a los que prestan dinero con generosidad
    y manejan sus negocios equitativamente.
A estas personas no las vencerá el mal;
    a los rectos se les recordará por mucho tiempo.
Ellos no tienen miedo de malas noticias;
    confían plenamente en que el Señor los cuidará.
Tienen confianza y viven sin temor,
    y pueden enfrentar triunfantes a sus enemigos.
Comparten con libertad y dan con generosidad a los necesitados;
    sus buenas acciones serán recordadas para siempre.
    Ellos tendrán influencia y recibirán honor.

Los perversos lo verán y se pondrán furiosos.

    Rechinarán los dientes de enojo;
    se escabullirán avergonzados con sus esperanzas frustradas

Salmo 112 me sorprende como el Rey David sabía de mi vida. J

Gracias a todos los que hicieron posible este viaje de Lucas.



Comentarios

VaneRV dijo…
Qué linda noticia! Qué bendición!
Sin palabras... es lo que esperamos en cada control,-Vuelvan en un año... Qué alegría!!!!! Para vos Eldita y para Lucas, sé perfectamente por lo que pasa cada vez que van a un control, si nosotros tenemos miedo... imaginate ellos!!! No es menor. Mandale un beso re grande a Lucas,su fuerza es muy grande!!!

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…