Ir al contenido principal

Dos caras de una misma moneda

Hace mas de un año mi hija cumplía 15. En las primeras entradas de este blog escribía sobre ella, sobre la madurez y el amor con el que protegió a mi otra hija que por esas épocas era un bebé.
Ella tenía diez años, la bebé 11 meses, y la otra 4 años.
Con su corta edad se convirtió en la protección que ellas necesitaban, ante el repentino abandono, ella fue la mamá emocional de sus hermanitas. Se las arregló sola con el colegio, y además se ocupó del bebé que no dormía sin ella, tampoco comía de otra persona, llámese abuela o lo que sea.
Les llevó mas de una semana lograr que la pequeñita tomara la mamadera de otra mano.

Los que tuvieron hermanos o hijos con cáncer saben perfectamente a lo que me refiero. 
Saben que esta situación se prolongó por años. Saben que fueron relegados a un segundo plano porque el enfermo necesitaba toda la atención, todas las fuerzas y todo el dinero de la familia.
Saben lo que significa ser "el hermano de" y saben lo que sus padres sufren por eso, sin poderlo remediar. 

Hace un año me invadió en el alma la necesidad de que ella tuviera una fiesta de 15 años. 
Pero no tenia los recursos. Solamente le dije a Dios que quería que ella supiera lo mucho que la queríamos y que haríamos lo mismo por ella que por su hermano, no solo para que este viva, si no ademas para que sea feliz. 
Y Dios me escuchó. Lorena una gran amiga, organizó a fiesta de 15 años mas linda del mundo.
Sencilla, emotiva. 
Dios hizo que todo sea perfecto. 

Pero hace unos días recordé que hubo dos personas que me demostraron las dos caras de la moneda.
Lo que algunos perciben no siempre es lindo. 
Cuando una amiga mía comentaba que estaban colaborando con varios amigos para regalarle la fiesta a Anita, la persona en cuestión dijo que yo (si yo) utilizaba la enfermedad de mi hijo para sacar provecho económico de eso. 
Por otro lado, Lorena les comentó la situación a unos desconocidos. 
Un matrimonio que no me conocía, no sabia de mi historia, nunca vieron a Lucas. Nunca. 
Pero ellos al escuchar el porqué de mi deseo, no dudaron en apoyarla. 
Ellos sin conocernos, ni conocer remotamente a Ana, le regalaron la ropa para hacer la sesión de fotografías y cuadros enmarcados después de a fiesta. 
¿Algo tan superficial como la ropa de una adolescente para una sesión de fotos?
¿Que fue lo que movió a este matrimonio a entender mi anhelo, sin siquiera escuchar o leer sobre mi? 
Un día los conocí. Bastante tiempo después.
Carlos me contó su experiencia.
Me dijo algo parecido a esto: 
"Durante mi infancia nadie sabia si yo iba al colegio, tenia ropa o comía, lo único que recuerdo es a mi papá y a mi mamá con mi hermana en sus brazos.
Perdimos todo, teníamos recursos, casa, pero mis padres lo vendieron todo para salvar a mi hermana.
En esa época no se los llevaba a Argentina, había que llevarlos a EEUU, mi hermana tenia leucemia. 
Fueron años. Nadie sabia como yo crecía. Pero si a mi hermana le dolía la cabeza todos temblaban. 
Yo viví lo que vivió Anita, y hubiera querido que mis padres me honraran como vos a ella, por eso sin dudar haría lo que sea para verla feliz".   
Carlos y Aída ahora son mis amigos, los quiero mucho. 
La otra persona no sabia, por eso habló así. Pero Dios puso a muchos otros que si entendían.
Comparto eso con ustedes porque creo que muchas veces juzgamos sin saber. 
Intentaré con mi vida honrar a mis otras hijas porque se lo merecen.
Aunque tal vez nunca deje de temblar cuando Lucas tenga dolor de cabeza.


Ah, mañana es el día del blog, están invitados. 
Soy parte del panel de bloggers.
Para mas información clic acá. 



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…