jueves, 30 de mayo de 2013

El ministerio actual de Elifaz

Comparto e intercambio inquietudes con gente que esta luchando contra el cáncer a diario.
No solo me escriben porque necesitan ayuda económica, si no tambien porque necesitan escuchar palabras de aliento, pero con coherencia.
 
Cuando yo les hablo de fe, hablo de una fe que implica seguir las indicaciones medicas, y no dejar de confiar en Dios. Ambas cosas juntas. 

Yo conozco el dolor, y se que a veces se va orando, a veces adorando y a veces con morfina.
Los milagros ocurren pero no es magia ni brujería.
La provisión de Dios está, el es Fiel, pero no puedo hacer aparecer cien dolares hoy en mi cartera.

Quiero hacer un llamado a los hermanos (específicamente a la comunidad evangélica que me lee) porque es necesario que analicemos nuestras palabras antes de juzgar ministrar a los enfermos.

Son muchos, por no decir demasiados, los "Elifaz" que al saber del mal que aqueja a otro hermano, lo primero que hacen es buscar la causa espiritual de la enfermedad, acusarlos de falta de fe, de pecados ocultos, de falta de perdón. Respeto esos enfoques teológicos que intentan (sin mucha suerte) explicar el sufrimiento humano, pero mi respeto termina cuando la aplicación de un asunto "teológico" y "teórico" da como resultado la falta de amor.

Y quiero decirles que no ayudan en nada. El enfermo necesita aliento, solidaridad, fe, y sobre todo amor.

No se imaginan el daño emocional y espiritual que hacen cuando dicen "decile al dolor que se vaya y se va ir" o "declara (proclamá, confesá, decretá) y ya estas sano" y la persona sigue con el dolor.
En muchas ocasiones el que declara la sanidad sobre el enfermo, simplemente saluda y se va.
Como si fuera que tienen algún poder en sus palabras.
Cuando lo que el enfermo necesita es apoyo real, concreto que se vea y toque.
No niego el poder de la oración, pero la oración con amor y mejor aun, en lo secreto.
No mal entiendan, yo creo en los milagros como los de Bartimeo, pero debemos aprender que hay enfermedades se curan luego de un proceso, y es en ese proceso cuando los hermanos deberíamos ser de contención para los necesitados.
Y otras mis hermanos queridos, que no se curan.
Porque los cristianos, por mas devotos y santos que sean, se enferman y mueren igualito que los niegan la existencia de Dios.
La muerte no nos hace diferentes del "mundo" , los que no hace diferentes son los frutos, en vida.

Si no saben quien es Elifaz acá les dejo el pasaje donde Job le contesta.

Disculpen si soy dura, pero tenia que decirlo.
Porque nunca se sabe cuando el cancer (u otra enfermedad difícil)  pueda llegar a tu familia, lo proclames o no.

Job responde

16 Entonces Job respondió:

2 «Todo eso ya lo he oído antes.
¡Vaya consuelo el que recibo de ustedes!
3 ¿A qué vienen tantas palabras sin provecho alguno?
¿Qué clase de consuelo me ofrecen?
4 Es cierto que yo también hablaría como ustedes lo hacen
si ustedes estuvieran en mi lugar.
Contra ustedes sería brillante al debatir,
pero al menos les tendría compasión.
5 Les diría algo que los animara;
con simpatía les daría esperanza.
La Biblia, Libro de Job, pueden seguir leyendo aquí 

viernes, 10 de mayo de 2013

¿Y si regalamos vida, por el mes de las madres?

No pude dejar de emocionarme hasta las lagrimas cuando conocí la historia de la mamá de Tatiana.
Te invito a tomarte el tiempo de conocer la historia de esta valiente mamá.

Hay un montón de mamas cuyo único deseo hoy, es encontrar un donante.
Nadie sabe hasta cuando va vivir , pero hoy sabemos que podemos seguir bendiciendo a otro, después de que ya no estemos en este mundo. 

Ella es Lilian Insaurralde, madre de la pequeña Tatiana, ahora de 7 años, quien en 2007 fue transplantada con un corazón de una pequeña de Ciudad del Este.

Dice Liliana: “Nunca conocí a la mamá donante, nunca nos vimos a la cara, pero me dijeron que ella tiene una foto de Tatiana. No conozco a quien donó su corazón para Tati, pero aprovecho para decirle a su familia ¡Gracias! ¡Ella está acá, gracias a ustedes!. Ella, como yo, es mamá; y todas las mamas sabemos que el momento más feliz es justamente cuando nuestros hijos nacen, cuando damos vida. 
Por eso le digo: GRACIAS por dar a Tatiana una nueva oportunidad de vida.”




El banco Itaú sigue con su campaña de apoyo a la donación de órganos en el país y, en este sentido, por el Día de la Madre, hará una donación al Instituto Nacional de Ablación y Transplante (INAT) del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

El aporte consistirá en el auspicio de un sitio en la página web del instituto, a través del cual se facilitará  la inscripción de donantes voluntarios, en vez de acudir personalmente a las oficinas de la institución.

“En el día de la madre queremos seguir ayudando a dar vida. Como hemos visto con los últimos casos que nos conmovieron, el ser donantes puede cambiar no solamente la situación de una persona y su familia sino de todo el país y el mundo. La mayor transformación pasa adentro nuestro en las cosas que hacemos y en nuestra conciencia”, dijo Claudia Bobadilla, gerente de Marketing de Itaú

Podes registrarte como donante ahora mismo en www.regalemosvida.com.py  o través del sitio del INAT y del propio banco.







Diamante

Yo voy, vos no te lo podes perder, pensado para nosotras desde el corazón de Dios.
Talleres y Plenarias exclusivamente para mujeres. 
Entrada Libre

lunes, 6 de mayo de 2013

High Class, especial, mes de las madres



Elda y Lucas

Madre e hijo en la lucha contra el cáncer

Aunque el blog que la hizo famosa empezó en el año 2009, su historia y la de su hijo empezaron mucho antes. En el 2007, a Lucas le diagnosticaron cáncer y Elda Cecilia Martínez, su mamá, inició la guerra contra esta enfermedad, una que no se podía permitir perder. Su batalla la llevó a salir del país en busca de tratamientos para su hijo y hoy, el cáncer de Lucas está en remisión. Actualmente, Elda trabaja activamente con otras familias para ayudarlas a sobrellevar el peso emocional y económico que implica ser padres de un niño con esta enfermedad.
Por Patricia Luján Arévalos
En el año 2007, Lucas recibió el diagnóstico de Linfoma de Hodgkin a sus tiernos 6 años de edad. “Yo trabajaba como profesora de Artes Plásticas en un colegio. Se me cayó la vida en ese momento. Tuve que dejar mi trabajo y a mis tres nenas para vivir en el hospital. Me cambió todo. Lo único que podía hacer es estar en el hospital con él”, cuenta Elda Cecilia.
A finales del 2007, las necesidades de tratamiento de Lucas la llevaron a Buenos Aires. Madre e hijo llegaron a Argentina pensando que pasarían solo un mes fuera de casa, ya que el tiempo de tratamiento que requería el niño era precisamente ese. Sin embargo clic aquí para seguir leyendo 

sábado, 4 de mayo de 2013

El Dios de ayer

Gracias Federico Vuyk por hacernos parte de este mensaje.

Todavía el transforma corazones, 
Todavía él hace al ciego ver, 
En el pasado el obro milagros enviando ángeles, Y quien dijo que hoy no puede volver a hacer? 
A lo mejor no buscamos como antes, A lo mejor nos falta un poco más de fe. 
El Dios de ayer es el mismo de hoy Y quiere obrar en ti en mí 
Yo puedo sentir que la unción esta aquí, La recibiré

Todavía el trae la calma en la tormenta Y él puede abrir puertas cuando el Hombre las cierra. 
Lo que parece imposible a la ciencia Para él es tan fácil un milagro operar 
A lo mejor no buscamos como antes, 
A lo mejor nos falta un poco más de fe. 
El Dios de ayer es el mismo de hoy 
Y quiere obrar en ti en mí Yo puedo sentir que la unción esta aquí, La recibiré
Todavía el rompe cadenas que ya parecían que no quebrarías jamás. 
Él es el dueño del oro y también de la plata,
Él te proveerá todo lo que haga falta, El sana hoy la enfermedad recibe el milagro Que Dios aquí esta. 

El Dios de ayer es el mismo de hoy 








Gracias por compartirlo

Mis libros son de

Atención

Si encuentran alguna explicación médica, es únicamente lo que yo como mamá, en el proceso, entendí.

Nada de lo que esta escrito debe ser usado como referencia de diagnostico o síntoma.

Hoy Lucas esta en remisión, y vive normalmente.