Ir al contenido principal

Aparici

Ser alumno de él era frustrante para muchos. Si algo le faltó al tipo fue el don de la hipocresía. 
Siempre te decía la hiriente verdad. 
"Tu dibujo es horrible"o "dedícate a otra cosa". 
Algunos se quejaban de sus exigencias con las marcas de pintura y la calidad de los pinceles costosos, o las hojas.
Su respuesta era esta: "Si no tienes plata vete a estudiar a la escuela de educación física" 
Muy motivador el español. 
Verlo pintar provocaba aun más desilusión, yo creo que la magia estaba en probar el pincel con su saliva...
Ah sí, chupaba el pelo y si no se ponía de punta, el pincel en cuestión era inútil.
Supongo que ahí estaba el secreto, su saliva habrá tenido algún químico que hacía que los colores y las sombras se vean como se ven. Y aunque me niego rotundamente a pensar que era la nicotina o el tabaco, la duda está. 
Las clases eran imposibles, yo con asma y embarazada, el fumaba y nadie podía hacer nada para evitarlo, supongo que ni el mismo. 
Vi gente llorar, no podían terminar la carrera de 5 tediosos años porque no conseguían aprobar la temida clase de acuarela con Aparici. 
Si uno podía madurar y entenderlo, entender sus chistes, ir más allá de sus bromas e ironías, y captar lo que sus manos hacían, en pocas horas y con la poca luz de las sufridas aulas de Escuela de Bellas Artes (hoy ISBA); se llevaba la más alta técnica de acuarela que haya pintado algún ser en el Paraguay.  
Mirar con sus ojos, mezclar como él, seleccionar los colores y marcar las perspectivas. 
Aprender a despreciar las acuarelas baratas y carentes de pigmentos vivos, y descartar papeles que no fueran Canson fue una maña que adopte de él. 
Sus excesos de mañas y delicadezas dieron fruto en sus obras y gracias a él en las mías.  
De él aprendí a usar como prioridad materiales de  la mejor calidad, porque como siempre digo, la gente no va preguntar con que se pintó si no quien lo pintó.

Lo que nos dejó es extraordinario.
Algunas acuarelas son paisajes de su tierra natal, otras son del país que le dio amparo y donde dejó su herencia, hijos, cuadros, nietos…Y a los que tuvimos el privilegio de ser sus alumnos y escuchar sus terribles chistes, aprender a ver, a dibujar y a pintar.
Si hubiera escrito algo así “el profe Aparici era un encanto” ahora mismo se levanta de su tumba y me reta, y de paso me manda al %&^*  porque mis pinceles son de mango negro y no azul.  Así que tengo que hacer honor a su memoria.
Para completar la historia de este profesor que me dijo que yo tenía la forma de un cambushi (cántaro en guaraní) conocí a su hija con quien entablé una amistad tan importante que hoy de puro gusto me aguanto el humo del cigarrillo para charlar con ella, y feliz vuelvo a mi casa con ataques de asma, pero ella lo vale. Es la razón por la cual no puedo tomar café con ella dos días de seguido, o me entierran. Así es la vida.



Pd. Si quieren los cuadros de Emili ya quedan pocos, son un lujo y están en venta. Directo de la casa de su hija. Me pueden escribir a elda@mihijoyyo.com  




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

Soy experta

Hoy estaba en el supermercado seleccionando verduras y en ese contexto llegó este post a mi cabeza. Repollo, tomates a diez mil guaraníes el kilo, olores y colores, ese fue el detonante inspirador.  Todo comenzó cuando estiré del rollo ese de donde se desprenden las bolsas de polietileno. La corté de un solo tiro. Eso no es fácil, son años. Después encontré papel higiénico de oferta, mientras calculaba los ingredientes que me faltaban y hacía las cuentas mentales para no comprar lo que estoy segura es más económico en otros comercios. Al salir de ahí fui a dos lugares más, un distribuidor de lácteos y otro supermercado. Casi todos los días hago eso, si no lo hago yo, envío a alguno de mis hijos teniendo en mi mente cada góndola y precio, cada vendedor callejero y sus horarios. Además, manejo los “metadatos” (información de la información) Y un diagrama de flujo mental que me dice en segundos las posibilidades de cambiar o no la característica del producto o no según presupuesto o exist…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…