Ir al contenido principal

Lo que me enseñó este blog


Se acerca el día del blog, están todos cordialmente invitados.
Hace unos cuatro años, el 13 de agosto del 2010 para ser exacta, este blog se llevaba un premio.
Nada mas y nada menos que El mejor blog del Paraguay, ante el asombro de muchos y sobre todo de la que suscribe.
Es que este blog no se había hecho como para participar de ningun concurso. Solo era un blog, un medio (nuevo para mi) que me permitía salir de mi casa, sin salir.
Este blog me enseñó a escribir en "público".Compartir lo que uno siente o vive de manera inteligente,  no es tan fácil.  Es que mi historia no era un invento. No se trataba de un cuento, se trataba de mi vida, que a pesar de estar llena de situaciones de otro planeta, era real.
En sus inicios se llamó Mi hijo y yo en la lucha contra el cáncer. Con el tiempo aprendí que era un título muy largo, y que el dominio Blogspot, no era visto como "serio".
Blog que se respete debe estar alojado en un  punto com. Ademas la palabra cáncer ya me pesaba. Prefería no verla.
Ganar el premio me abrió las puertas a un mundo que no conocía en lo mas absoluto.
Casi una élite de intelectuales con internet: los bloguers, los comunicadores independientes.
Eran casi todos de una franja etaria muy específica, eramos pocos los "viejos" (36 años era mucha edad para esto).
Una vez alguien me tuiteó preguntando cuales atributos debía tener su blog para ganar el concurso, que por cierto solo se llevó a cabo en dos oportunidades y nunca se volvió a realizar ni siquiera algo parecido: en el 2010 el año en que gané y el 2011 donde tuve el privilegio de ser  jurado.
Volviendo a la pregunta via TW, me lo preguntaba como diciendo que "accesorios" eran necesarios. Si diseño o artilugios, o formas de enlazarlo a las redes sociales.
La verdad es que nada de eso sumó para que este blog sea premiado. Mi diseño era una plantilla común y gratuita de blogger y mis enlaces a redes sociales eran nulos.
No usaba Twitter, la red social de los mas entendidos. Mis lectores asiduos eran mis ex alumnos, mis conocidos y alguna mamá que se prendió al blog atraída por el llamativo título. Sin duda yo era una absoluta caradura utilizando esta plataforma.
Ah casi me olvido, me comía acentos y muchas a veces tenia faltas de ortografía. Gracias a Dios tengo buenos amigos que al ver errores me avisan.
Entonces Elda ¿qué fue lo que el jurado vio en tu blog?
Supongo que encontró los sentimientos de una mamá haciendo de todo para salvar a su hijo de una enfermedad que mata. Tal vez la historia de miles de familias. Una historia de esperanzas, de solidaridad, de amistad, de crisis, de una mujer cualquiera en un blog cualquiera, pero con muchas situaciones que si otros conocían tal vez...podrían sentirse animados.
Este blog me enseñó también que no debo preocuparme por las opiniones de los que no entienden.
Aquellos que no entienden de medios digitales, los que no entienden de cáncer, y los que no entienden nada. Sobre todo de estos últimos.
Una preocupación de otros medios es la cantidad, los likes, los números, el posicionamiento. Y la verdad es que con el tiempo me gustaría que nadie tenga que pasar por aquí atraído por la etiqueta #cáncer o #cancerinfantil. Con el tiempo me gustaría cerrar el boliche, y de hecho varias veces quise cerrarlo porque quería estar lejos del tema principal.
Pero no puedo. Si bien Lucas esta sano, y si tengo problemas referentes a sus controles u otras cosas ya no quiero hacerlos públicos, este blog trajo a mi vida a muchas otras familias que apenas inician sus propias luchas contra el cáncer y otras enfermedades complejas y caras. Por este medio sigue la solidaridad, los contactos. Acá todavia me encuentran. Y si bien se agregó, Facebook, Whatssapp, Skype, Twitter, y cuanta red social existe para encontrarme (Hasta Google + sirve para eso), este blog es como la central de las sucursales.
Sigo tratando de hacer lo posible por guiar a los papas que necesitan ir a Buenos Aires a buscar esperanzas, trato de guiar a los que se quedan acá, trato de consolar a los que tienen un hijo en terapia intensiva, trato de conseguir drogas, pasajes, viáticos, hospedaje. llevo yo misma familias hasta los hospitales argentinos. Todo esto gracias a los amigos que me apoyan los que gané gracias a Internet, al blog al premio y sobre todo porque Dios sigue dándome el mayor y mas grande de todos los logros de mi vida: un sobreviviente sano que ya esta por cumplir 14 años en pocos días.
Quisiera poder hacer mucho mas, quisiera que ninguna mamá pase por lo que yo pasé.

Esa es mi historia, es el alma de este blog, eso y nada mas lo hace importante.
Gracias a todos ustedes por seguir haciendo clic por acá.
Les comparto algunos lindos momentos en fotos.
Para lo que sea estoy en elda@mihijoyyo.com
El dia del blog es en la Universidad Autónoma de Asunción, el próximo 15 de noviembre,  acá van mas datos

Revista Ella http://www.highclass.com.py/elda-y-lucas/ 





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

Soy experta

Hoy estaba en el supermercado seleccionando verduras y en ese contexto llegó este post a mi cabeza. Repollo, tomates a diez mil guaraníes el kilo, olores y colores, ese fue el detonante inspirador.  Todo comenzó cuando estiré del rollo ese de donde se desprenden las bolsas de polietileno. La corté de un solo tiro. Eso no es fácil, son años. Después encontré papel higiénico de oferta, mientras calculaba los ingredientes que me faltaban y hacía las cuentas mentales para no comprar lo que estoy segura es más económico en otros comercios. Al salir de ahí fui a dos lugares más, un distribuidor de lácteos y otro supermercado. Casi todos los días hago eso, si no lo hago yo, envío a alguno de mis hijos teniendo en mi mente cada góndola y precio, cada vendedor callejero y sus horarios. Además, manejo los “metadatos” (información de la información) Y un diagrama de flujo mental que me dice en segundos las posibilidades de cambiar o no la característica del producto o no según presupuesto o exist…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…