Ir al contenido principal

Los chanchos

Ayer fue el día internacional del cáncer. Mientras trataba de invitar a las diferentes fundaciones a un congreso que mi querida amiga Edith  y su equipo de la Fundación Flexer realizará en Buenos Aires, investigué un poco sobre las fundaciones de ayuda al niño con cáncer en nuestro país. (Paraguay).
Encontré varias organizaciones que hacen el esfuerzo de ayudar a familias afectadas por este mal. Entre esos gratos contactos que se presentaron, telefónicos o vía redes sociales, intercambié experiencias comunes con mujeres valientes que también tuvieron que mover cielo y tierra en el exterior o en Paraguay para salvar a un hijo, que quizas no sobrevivió pero por el cual se hizo todo el esfuerzo humano posible. Y otros casos como el mío, en donde el tratamiento fue exitoso y el cáncer remitió.
Después de esas conversaciones creí necesario exponer ciertas cosas que por ignorancia suceden en nuestro país. Creo que la ignorancia mata mas gente que el cáncer.

Hay un dicho en guaraní que está cerca, pero que creo que la cosa ya es mas grave.
''La tavy ndañandejukai, ñandeguerko asnte''
 La ignorancia no mata pero nos hace vivir muy mal, en guaraní.  

El cáncer no se cura con un remedio, es un proceso y un trabajo de equipo y aun así a veces no funciona. Solo Dios en su soberanía sabe que va pasar con los enfermos y con los sanos, porque nadie tiene la vida comprada. Para que un niño reciba el tratamiento adecuado, necesita el diagnóstico correcto (cuando mas temprano, mejor) y el plan de tratamiento (protocolo).
Y por supuesto el tratamiento en sí y los cuidados.

¿Quienes son los responsables de esto?

Diagnóstico: (estudios costosos), lo realizan los médicos especialistas con conocimiento y experiencia con el soporte de especialistas en estudios complejos provistas por el Estado.
Plan de tratamiento: especialistas.
Tratamiento en la practica: licenciados (enfermeros)
Cuidado: familia
Medicamentos y procedimientos hospitalarios: Estado

Imaginemos que una familia llega a un hospital público paraguayo. Hay un niño con nariz sangrante en episodios que se repiten , sin apetito, muchos moretones sin explicación y con mucho desánimo. La abuela ya le dijo mil veces a la madre que tiene "bichos" y le dio varios remedios yuyos sin resultados. En la escuela le dijo la maestra que su hijo es "pashá" (haragán en guaraní) y no hace bien educación física por malcriado. Entonces sin suerte en los Centros de salud, llega a Asunción enviada por algún clínico o pediatra del interior, que por cierto, en su centro de salud no la pasa bien porque recursos...cero. Pero bueno, nuestra historia sigue y se le recomendó a la mamá llevarlo a Asunción.  
Ya se habló incansablemente de que en nuestro país el Estado no provee, en muchos casos, los estudios complejos. Ahí se frena lo principal : el diagnóstico temprano. No obstante eso va mejorando, y veo que en muchos casos se realiza bien y de manera gratuita.
Recuerden nada es absoluto. Ni en tiempo ni en espacio. A veces hay, a veces no.
Supongamos que se ha realizado el diagnóstico certero y los médicos contaron con el apoyo del Estado paraguayo en eso, y hay que arrancar el tratamiento.
Hasta allí todo marcha sobre rieles. Pero ahora las indicaciones del médico, que estableció el plan de quimioterapia, que tenia el conocimiento, que hizo el esfuerzo de ir al exterior y puso todo de sí quemándose las pestañas, o tal vez no fue a otro país pero asistió a congresos y sabe lo que hace.  Ahora todo está en manos de los licenciados. La lista está , las indicaciones, la rutina, los nombres de los medicamentos, suponiendo que los medicamentos no faltan, y el enfermero comienza a administrar el tratamiento, un enfermero que se recibió en Santa Librada. Y mezcla mal los químicos, y apura el goteo porque esta apurado porque es el día de los enamorados y ya se quiere ir. Soy irónica. Pero la razón quizas sea algo mas lógico, como que no tiene guantes o lo que sea que no está a su alcance resolver.
Y hace mal el trabajo. Por ejemplo, en la indicación  dice Ondasentron  y no tiene la droga. Y la mamá no sabia que era necesario porque no preguntó si le pusieron todas las drogas que indica la orden...y el nene vomita y se deshidrata después de la quimioterapia. Y ahí ¿quien tuvo la culpa?. No fue el médico, el dio la órden correcta. El licenciado no puede comprar la medicina de su bolsillo. La mamá no preguntó o no tenia dinero para comprarlo.
Volvamos a iniciar el bucle de nuevo supongamos que hubo medicamento, y todo salió bien. Fue el Estado, o el médico se dio cuenta porque controló el procedimiento y el licenciado le avisó, y gracias a alguna asociación o fundación o persona solidaria o redes sociales o lo que sea, todo salio bien.
Entonces le avisan a la mamá que va tener que quedarse en Asunción un mes para continuar con el tratamiento.  Entonces la organización Sol, Fe y Amor le ofreció albergue a la familia.

Entonces la mamá dice: no puedo quedarme tanto tiempo, si yo no vuelvo a mi casa nadie va darle de comer a mis chanchos, y no puedo perder todo por un enfermo. Si va morir, va morir nomas.
Y vuelve a cuidar a sus chanchos.

¿Entienden porque muchos niños mueren en el Paraguay?


Obs: Los datos en los que se pueden  encontrar enlaces son reales.
Si encuentran  algún parecido con la realidad no es coincidencia. .


Puede reemplazar en la frase la palabra "chancho" por "marido".





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…

Soy experta

Hoy estaba en el supermercado seleccionando verduras y en ese contexto llegó este post a mi cabeza. Repollo, tomates a diez mil guaraníes el kilo, olores y colores, ese fue el detonante inspirador.  Todo comenzó cuando estiré del rollo ese de donde se desprenden las bolsas de polietileno. La corté de un solo tiro. Eso no es fácil, son años. Después encontré papel higiénico de oferta, mientras calculaba los ingredientes que me faltaban y hacía las cuentas mentales para no comprar lo que estoy segura es más económico en otros comercios. Al salir de ahí fui a dos lugares más, un distribuidor de lácteos y otro supermercado. Casi todos los días hago eso, si no lo hago yo, envío a alguno de mis hijos teniendo en mi mente cada góndola y precio, cada vendedor callejero y sus horarios. Además, manejo los “metadatos” (información de la información) Y un diagrama de flujo mental que me dice en segundos las posibilidades de cambiar o no la característica del producto o no según presupuesto o exist…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…