Ir al contenido principal

Paz

Después del atentado de París habré leído tantos hoax (noticias falsas que se propagan por internet) y tantas formas violentas ¿? de reclamar paz que sinceramente mi TL (línea de tiempo) de Facebook se volvió muy deprimente. Fotos de acontecimientos trágicos, dolor, peleas referentes al filtro de perfil que sugirió Zuckerberg , y mil cosas más. 
Mi pregunta es ¿a eso le llaman PAZ, enserio?
Mi hija tiene una frasecita que no me gusta mucho pero me viene como anillo al dedo en este momento: "déjame en paz"
Hoy cuando leía otra noticia falsa pensé ¿qué hacemos todos los días en nuestro entorno por la calma? ¿qué puedo hacer yo para que haya sosiego a mi alrededor?
Uf, eso está más complicado que la paz del Medio Oriente. Porque esa serenidad es mi responsabilidad, como lo leíste mía, tuya. Nos rasgamos las vestiduras por los "inhumanos" de otras culturas pero ¿y nosotros?
Este mensaje no va dirigido a la gente violenta, no. Este mensaje va para vos mamá, papá, hijo, hermano, suegra, nuera, yerno, cuñado, compañero de trabajo, empleado, chofer, a vos, que nunca en su vida manipuló un arma. A vos que tu mayor arma es la palabra. Nosotros decidimos como responder a una mala actitud, con una palabra con la textura de las manos de una madre, o con una con olor a pólvora. Ese segundo en el que tomamos la decisión de contestar mal o de sembrar concordia , puede hacer mucho. Ese instante en el que damos paso al apurado, ese minuto en el que evitamos seguir una conversación donde se habla mal de alguien, esa coyuntura de la conversación en la que perdonamos al que agrede porque no vale la pena iniciar o continuar un conflicto.
Yo no puedo hacer mucho por mejorar las circunstancias del mundo, pero puedo cambiar mi cosmos, ese universo donde soy influyente, este pequeño lugar donde soy el líder. El único territorio donde yo soy la que declara la guerra o la paz.
Y por ahí muchos granitos hacen playa ¿no?





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Diez años

No sé qué fue lo que desató el recuerdo. Tal vez, este dolor de muela que no me deja dormir. Un tratamiento de conducto complicado. Algún rostro, algo que leí. Sin embargo ya me traiciona la memoria y no recuerdo algunos nombres, se me empezaron a borrar los detalles, es que pasaron diez años ¡diez años!.. Tuve que tomar decisiones que traerían consecuencias pero no tenía  tiempo para analizarlas o siquiera pensar en ellas. Cientos de voces diciéndome que hacer y qué no. Juicios. Apoyo incondicional, ayuda, indiferencia. Meses de confusión, miedo, confianza, fe, impaciencia, buscando en el futuro, un “hoy”. Trato de recordar sin revisar mi libretita donde documenté los hechos. Y qué bueno que sin ella, no me acuerde. Pero lo que no me olvido son los sentimientos, esos no se pueden editar. Los meses medidos con reloj de arena. Interminables pasillos de hospital. Llantos. Los llantos de los niños, los que no se dejaban poner la vía, esos no eran peores que los de las madres y padres. E…

No, no trabajo…

Hace unas semanas empecé a hacer usufructo de uno de los premios más importantes y más difíciles de usar que recibí. Estoy estudiando Ciencias de la Comunicación. Soy comunicadora autodidacta, pero no periodista con un titulo.   No me está siendo para nada fácil, y no hablo de estudiar, leer o entregar tareas. Y Precisamente este nuevo ambiente “Universitario” en el que me muevo y al que estoy volviendo después de unos años, me ha confrontado con esta pregunta perturbadora, que  desató este post. Cuando entablo una conversación con cualquier persona, sin importar edad, o condición, aparece como regla de cortesía la preguntita esa   ¿trabajas? Y…A ver 5:30 a 6:00  Levantarse y preparar 4 desayunos, y tres uniformes, a veces cuatro si uno considera la ropa del marido. (Cocinera, limpiadora, secretaria personal) 6:00 Mientras busco el libro perdido del día, o el zapato con vida propia que se escapo de la casa, o la toallita del jardín que salió de la mochila…escucho los relatos…

Sufrir

Hoy en CFA Radio hablé del proceso que pasamos cuando Lucas se enfermó de cáncer.
Es muy fácil juzgar con liviandad el sufrimiento. El padecimiento no tiene una explicación lógica como muchos otros misterios de la vida no lo tienen. Sabemos que Dios quiere que estemos siempre bien, y lo dice en innumerables versos, también sabemos que la Biblia es un todo que no funciona “por partes” (texto sin contexto= pretexto) Hemos de enfrentar situaciones dolorosas las entendamos o no. Tarde o temprano vamos a exponernos en mayor o menor medida a alguna circunstancia complicada, difícil y hasta irreparable. El asunto crucial no es tener la salida del problema, el punto es como lo vivimos. Si Dios permite o no el sufrimiento en nuestras vidas creo que no es nuestro negocio averiguarlo. Con más razón todavía si hablamos de enfrentar la pérdida irremediable. Lázaro resucitó, con el propósito de mostrarel poder de Jesús pero algún día, mes o año posterior a  ese impresionante suceso se murió, ni lo d…